Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Muelle Grande gana seguridad con una inversión de 429.000 euros

La Autoridad Portuaria adjudica las obras de renovación de la zona de operaciones

Un pesquero japonés permanece atracado en el Muelle Grande del Puerto de Las Palmas. ANDRÉS CRUZ

Arranca la actualización del dique con más solera de La Luz. El Muelle Grande, a partir del cual surgió el Puerto de Las Palmas hace más de un siglo, comienza una etapa de transformación que a lo largo de los próximos años abarcará tanto los equipamientos puramente portuarios como los servicios disponibles para los buques que atracan en él. La primera fase tendrá lugar en la zona de operaciones, la más cercana al agua. La Autoridad Portuaria de Las Palmas acaba de adjudicar los trabajos para renovarla por completo, unas obras con las que la infraestructura ganará en seguridad y comodidad para sus usuarios.

La unión temporal de empresas (UTE) compuesta por las sociedades Freyssinet y Drasemar ha sido seleccionada por la administración de los Puertos de Las Palmas tras ser la única oferta recibida durante la fase de licitación de las obras. Los trabajos, adjudicados por un total de 429.000 euros –cantidad que se encuentra un 28,5% por debajo del presupuesto base–, tienen una duración prevista de nueve meses.

Una unión temporal de empresas se hace cargo de los trabajos, que durarán 9 meses

decoration

Los elementos estructurales que constituyen el Muelle Grande han ido sufriendo desperfectos con el paso de las décadas. Los principales problemas detectados por la Autoridad Portuaria de Las Palmas en sus inspecciones se encuentran tanto en la superestructura como en la zona de operaciones, sobre todo en la solera de hormigón de esta última, que presenta «irregularidades y grietas de importancia», según consta en el pliego del proyecto de renovación. Esta situación, agrega el documento, puede causar accidentes a las personas que transitan por él, o caídas de la mercancía que se carga o descarga con la consecuente pérdida económica. 

Los trabajos estarán centrados en todo el martillo del muelle y en puntos concretos a lo largo de las alineaciones naciente y poniente. Las empresas adjudicatarias de las obras se encargarán de demoler el hormigón con distintos espesores en función de los daños que presente el material y aplicarán nuevas capas. También se cambiarán las tapas de las arquetas –algunas de ellas se encuentran deformadas por el paso de vehículos– por otras nuevas. 

Electricidad para buques

Al margen de la renovación de la zona de operaciones, el Muelle Grande es uno de los primeros protagonistas de la adaptación de La Luz a la electrificación de las infraestructuras portuarias. El proyecto se encuentra desde hace algún tiempo sobre la mesa de la Autoridad Portuaria, aunque ha encontrado problemas técnicos por el camino. Los barcos que suelen atracar en él funcionan a una frecuencia diferente a la habitual en la Isla, por lo que es necesario realizar un conversión de la energía cuyos equipamientos duplican con creces los 900.000 euros que la administración estimó necesarios en un primer momento para acometer los trabajos.

La transformación del Muelle Grande también incluye a las empresas que tienen concesiones en sus explanadas. La firma Frioluz Coldstore, que cuenta con un gran almacén frigorífico de 80.000 metros cúbicos en doce cámaras, planea desplegar una planta fotovoltaica en la cubierta de su nave para reducir su huella energética.

Compartir el artículo

stats