Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amaranto, cuatro años sin respuesta de Servicios Sociales

Vecino de Schamann, con un 87% de minusvalía y las dos piernas amputadas, y 600 euros de pensión, espera ser atendido por los Servicios Sociales

Juan Amaranto Martín responde a los periodistas en presencia de Francis Candil y Héctor Suárez. | | LP/DLP

Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha vuelto a denunciar, esta vez con nombre y apellidos, la delicada situación que atraviesan los Servicios Sociales municipales, que cuentan con una larga lista de espera para las ayudas de emergencia, competencia del Consistorio. Los Servicios Sociales carecen de los recursos humanos necesarios para afrontar los miles de casos existentes en la ciudad que demandan ayuda social. «Casos», explica el edil de CC Francis Candil, «que viven una gravísima situación personal y que requiere de la atención de este Ayuntamiento, como es la historia de Juan Amaranto. Sin embargo se encuentran con la indiferencia y el silencio del alcalde, Augusto Hidalgo, y de su grupo de Gobierno».

Así, Juan Amaranto Martín, vecino de Las Palmas de Gran Canaria y residente en la zona de Schamann, explicó su caso. Cuenta con un 87 por ciento de discapacidad y las dos piernas amputadas. Se vale de una silla de ruedas y de la ayuda de sus hermanas para poder hacer su día a día. Ha conseguido una cama articulada de alquiler por la que tiene que pagar 180 euros todos los meses y cobra una pensión no contributiva desde hace cuatro meses de 600 euros. Afirma que lleva 4 años esperando una respuesta por parte del Ayuntamiento tras su petición de ayuda de emergencia de 2017, porque hasta ahora nadie le ha contestado. En marzo tiene su primera cita para una valoración, y pide al Ayuntamiento que le ayude para poder pagar tanto la cama como los empapadores y otros elementos que necesita a diario para mantener una higiene adecuada.

«Desgraciadamente no puedo valerme por mí mismo sin la ayuda de mis hermanas para ducharme o ir al baño. Genero unos gastos mensuales que apenas puedo cubrirlos con los 600 euros que cobro. Cruz Roja es quien me está echando una mano dándome con comida o prestándome asistencia en los desplazamientos. He solicitado la ayuda a la dependencia, que tengo aprobada desde el 2020 y aún no he recibido; también una casa adaptada, pero aún sigo esperando, y tampoco tengo ninguna ayuda por parte del Ayuntamiento. Pido atención humana», denuncia Juan Amaranto. Con todo, demanda también al Consistorio que elimine las barreras arquitectónicas que tiene la ciudad para personas discapacitadas como él.

Por su parte, Francis Candil recordó que en junio del año pasado se promovió un plan de choque para incorporar a 71 trabajadores sociales al Ayuntamiento. «Nunca llegaron. Se mintió sin escrúpulos. No reforzaron los Servicios Sociales y, no hay ninguna respuesta inmediata para que eso vaya a ocurrir. Por eso hemos solicitado un pleno extraordinario en materia de Servicios Sociales. El Ayuntamiento machaca sin piedad a las personas más vulnerables con su nefasta gestión en este área», afirmó Candil.

Compartir el artículo

stats