Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resumen de una intervención

Un error de inicio con el Museo Néstor

Fachada del Museo Néstor, en una imagen del año pasado. | | JUAN CASTRO

Ante la polémica generada en la que se nos cita en torno a la rehabilitación del Museo Néstor, lamentablemente cerrado y con la pinacoteca desmontada desde hace más de dos años, siendo nosotros autores de los Proyectos de intervención en el mismo, desearíamos aclarar losiguiente:

1. Nuestra participación en la rehabilitación del Museo Néstor se resumió en dos actuaciones.

En primer lugar en mayo de 2017 se nos encarga una intervención limitada exclusivamente a adaptar el Museo a la normativa vigente, tanto del Código Técnico como de la normativa autonómica, sobre Seguridad de Utilización y Accesibilidad, que se resumíaen resolver el desnivel del acceso incipal, la situación de un ascensor interior y la elevación de las barandillas de planta alta, aparte de otras intervenciones, que se concretaron en un Proyecto refundido en el 2018, al que se le añadían otras actuaciones como la renovación de los aseos en sótano o la incorporación de la Sala de exposiciones/conferencias en la planta alta sobre las antiguas tiendas de artesanía del Pueblo Canario.

En segundo lugar en esta misma fecha realizamos otro Proyecto complementario, con objeto de integrar la Plaza de la Caleta y la antigua oficina de la OMIC en el ámbito del Museo, colocando un nuevo acceso desde León y Castillo, con una tienda del Museo y una cafetería adscrita al mismo, vinculada al Parque anexo al Museo Néstor, que se utilizaría como ampliación al aire libre del mismo, separándolo del Parque Doramas.

2. Conviene señalar que, paralelamente a nuestros Proyectos, se encargó a un equipo de ingenieros la actualización de la iluminación del Museo y la instalación de aire acondicionado, Proyecto en el cual colaboramos para conseguir que los conductos de impulsión y extracción, así como la maquinaria necesaria, quedaran ocultos en los falsos techos o bajo las cubiertas del edificio, de forma que no fueran visibles, para no afectar visualmente al Museo protegido. Parece ser que, sin contar con nosotros, esas ideas han sido recogidas en la remodelación.

3. Sobre el primer Proyecto se emitió por parte de Patrimonio del Cabildo un Informe que lejos de ser «demoledor», como en algún medio se ha publicado, simplemente proponía una diferente solución para el acceso desde la calle, mediante una plataforma elevadora en fachada, modificando la disposición de los peldaños de piedra originales, en lugar de la rampa de cristal antideslizante que proponíamos y que no modificaba el edificio antiguo, dejando a la vista tanto la escalera de piedra como el pavimento de la plaza. Un segundoreparo era buscar otra ubicación para el ascensor interior (diseñado con paramentos de cristal), fuera del hueco de la escalera existente, como era nuestra propuesta, ya que no se cumplían estrictamente las medidas normativas para ascensores adaptados a personas con movilidad reducida. Un tercer reparo era resolver el acceso de un par de peldaños para subir a la Sala del Poema del Mar.

4. Hay que decir que, aunque en ningún caso se trató de un Proyecto de renovación museística integral, como quizá debería de haber sido y que no era objeto del encargo, nuestras propuestas estuvieron consensuadas desde el principio con D. Daniel Montesdeoca, Director del Museo y el mayor conocedor de los problemas del mismo.

5. El primer Proyecto, junto con el Informe del Cabildo, se llevó a la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento, donde expusimos nuestras razones para mantener la rampa como un elemento que afectaría en menor grado, por su trasparencia, al edificio existente y respecto al ascensor, justificamos que, si bien la cabina no cumplía estrictamente con las medidas de la normativa, era perfectamente utilizable, única condición que establecen las normas vigentes cuando se interviene en un edificio existente, máxime con el nivel de protección que tiene el Museo Néstor.

Respecto al acceso a la Sala del Poema del Mar, debido a la riqueza compositiva y de materiales de los pavimentos originales de Miguel Martín en esa zona, proponíamos, con objeto de no destruirlos, seguir manteniendo una rampa desmontable, como se venía haciendo en los últimos tiempos. La Comisión de Patrimonio decidió optar por dar el visto bueno a nuestro Proyecto tal y como lo habíamos diseñado.

6. Respecto al Proyecto de integración en el Museo de la oficina de la OMIC y la Plaza de la Caleta, no hubo mayores desavenencias con Patrimonio, si bien por razones que no nos atañen, parece ser que, en contra de los deseos de D. Daniel Montesdeoca, se decidió por parte del Ayuntamiento no asignar esos espacios al Museo.

7. Retrasada la aprobación definitiva, debido a una tramitación que siempre es compleja cuando hay dos Administraciones (Cabildo y Ayuntamiento) que informan sobre el mismo Proyecto, se pasó la anualidad y se complicó aún más el desarrollo del Proyecto por la aparición del COVID. En esas circunstancias, el Ayuntamiento decidió realizar las obras, modificándolas de la manera que consideraron oportuna, con su equipo de técnicos municipales.

Después de todo lo expuesto, pensamos que queda medianamente claro que las distintas paralizaciones y retrasos en el desarrollo del expediente, poco tienen que ver con nuestra participación en el mismo, sino más bien con el error de inicio de no haber acometido para el Museo un Proyecto de rehabilitación integral, coordinado con D. Daniel Montesdeoca y con la participación, de origen, de todas las Administraciones implicadas, única forma de garantizar una gestión adecuada para volver a abrir en el menor tiempo posible uno de los atractivos turísticos y culturales de mayor importancia en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, como es el Museo Néstor.

Compartir el artículo

stats