Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Chesa Padrón: «Hay que resolver el encuentro de la ciudad con el mar en la autovía»

«Se tendría que haber planteado una rehabilitación integral y la ampliación del Museo Néstor», asegura el arquitecto

Ramón Chesa Padrón, en su despacho. ANDRES CRUZ

El arquitecto Ramón Chesa Padrón (Las Palmas de Gran Canaria, 1949) habla de la rehabilitación del Museo Néstor y de otras asignaturas pendientes de la ciudad, como la remodelación de la Avenida Maritima o la desembocadura del Guiniguada. Plantea la necesidad de resolver el encuentro de la ciudad con el mar y remodelar el frente marítimo, que no deja de ser «una cinta dura sin vegetación y sin espacios agradables».

Parece que todos coinciden, incluido el propio Ayuntamiento, en que fue un error no encargar desde un principio un proyecto integral de rehabilitación del Museo Néstor, lo que usted y su socio Javier Mena han denominado un error de partida, ¿Es ese el origen del retraso en la actuación?

El Ayuntamiento quiso inicialmente solucionar los problemas inmediatos que tenía el museo; hablamos de seguridad, accesibilidad y una serie de problemas básicos que había que resolver por la antigüedad que tiene. Y eso es lo que en principio nos demandó. Otra cosa es el planteamiento de fondo que tenía que haberse hecho desde el principio, haciendo un estudio global del museo y de sus necesidades, contando con el director Daniel Montesdeoca y estudiando no sólo las cuestiones puntuales necesarias sino tener una visión más global de las necesidades de ampliación. Eso habría sido lo pertinente, pero no sé si por un problema de dinero o por otras razones, en las que no entro, lo que se intentó resolver por parte del Ayuntamiento fue la necesidad perentoria que tenía en ese momento con los problemas del sistema contraincendios, de accesibilidad, iluminación, las cuatro cosas básicas que nosotros nos limitamos a hacer. Hubiera sido más interesante plantearlo en su globalidad, seguramente, pero no entro en si el Ayuntamiento tenía financiación y podía hacerlo o no.

Ustedes comentan en un artículo que además de resolver las necesidades básicas del museo, plantearon otro proyecto para conectar el edificio con la antigua oficina del consumidor en León y Castillo.

Esa fue una solicitud que nos hizo el Ayuntamiento posteriormente y después quedó aparcado, al parecer. La casita donde estaba la antigua oficina de información y turismo, siempre se quedó descolgada. Se propuso que el parque de La Caleta, que está pegado al museo, fuese una continuidad del mismo; es decir, darle una salida posterior a la plaza de La Caleta como jardín privativo del Museo, con elementos escultóricos y lámina de agua, y utilizar la casita como una tienda para vender libros, las publicaciones del museo y una pequeña cafetería aneja al parque, que le daba utilidad a la casa, así como restaurarla. Y eso fue lo que hicimos y ahí quedó.

¿Y por qué se rechazó después ese proyecto?

No lo sabemos, Nosotros hicimos nuestro trabajo y punto. Hasta ahí llegamos.

«No se está protegiendo adecuadamente la arquitectura de interés histórico»

decoration

Tampoco se les encargó el proyecto integral, una vez que el Ayuntamiento decidió apostar finalmente por ello ¿Le hubiera gustado hacerlo?

Hombre, claro que sí. Incluso la posibilidad de ampliarlo y resolver todos los problemas anejos que tiene la relación del museo con el resto de la edificación de Néstor; no cortocircuitar la zona del museo y dejarla sin relación con el resto, que yo creo que hay una vinculación interesantísima y muy inmediata que nunca se ha tocado. Hay zonas de la parte superior que están sin utilizar y es una lástima tenerlas así.

Y la conexión con el hotel Santa Catalina, que ustedes rehabilitaron, ¿no?

Existe esa conexión a través del arco que accede a la plaza interior como está en la actualidad, la respetamos y no hubo otra intervención al quedar fuera del ámbito del encargo.

¿Considera normal que el museo lleve cerrado cuatro años?

Ya he dicho que no, aunque en esos temas yo no puedo entrar, porque la administración tiene sus procedimientos y si entra un organismo competente que es la que encarga (el Ayuntamiento) y hay otro que es el que tiene que resolver el expediente por ser un edificio BIC (el Cabildo) nosotros nos limitamos a cumplir las exigencias de ambos. Nos limitamos a cumplir con lo que se nos encargó, resolviendo de manera profesional y según nuestro criterio los problemas.

¿Cómo define la intervención de Miguel Martín-Fernández de la Torre en su conjunto arquitectónico del Pueblo Canario?

Es un historicismo que está ahí y que tiene su sentido en la época en que se hizo, con ese carácter folclórico que le dio Néstor. Y ya que está, me parece bien restaurarlo, rescatarlo y potenciarlo, no dejarlo morir. Porque ahí había una serie de actividades de bailes, la propia ermita que se utilizaba para bodas, la tienda de flores, el restaurante hoy rehabilitado, etc. Si no es así, el conjunto se muere, no tiene sentido. Aunque la mano que ejecutaba y que proyectaba era Miguel, Néstor era el alma del Pueblo Canario. Hay que verlo en su contexto y en la época que se hace. Yo ahí no puedo entrar porque veo de otra manera la arquitectura en este momento. Simplemente lo respeto.

«Un exceso de celo peatonal puede ser tan malo como no hacer accesible la ciudad»

decoration

Hablando de las asignaturas pendientes de esta ciudad, usted y Javier Mena elaboraron un proyecto para resolver la desembocadura del Guiniguada, entre Vegueta y Triana. ¿Cómo ve que aún no se haya intervenido en ese ámbito más de 30 años después y qué propone?

Nosotros participamos en un concurso convocado por el Ayuntamiento. Quedamos primeros exequo. Estaba de concejal González Chaparro y de alcalde Juan Rodríguez Doreste y las bases ponían que el ganador del proyecto era el que lo hacía. Como no había dinero lo dejaron exequo para no adjudicarlo a nadie, la típica triquiñuela. Propusimos hacer una cosa elemental, que era demoler el Scalextric, ya desaparecido; y luego resolver el tema de la autovía que cortaba la conexión entre Vegueta y Triana, reconvirtiéndola en un bulevar y haciéndola más accesible y que el casco histórico no quedara partido por una solución desarrollista de una autovía dentro del casco urbano. Eso fue lo que propusimos, una idea muy sencilla, rehabilitar las zonas anejas de plazas y patios en el entorno de Vegueta, proponiendo un circuito o recorridos alternativos por el interior del patio del Obispado, así como circuitos peatonales por patios de Juan de Quesada. Es una adecuación sin más pretensiones que hacer la ciudad más humana y que el tráfico no sea un tajo tan radical entre Triana y Vegueta. 

¿Algo parecido a lo que proyecta hacer el Ayuntamiento?

Sí, eso creemos. Nosotros se lo propusimos al concejal Javier Doreste. Le llevamos nuestro proyecto hace ya un tiempo. Creo que van a hacer algo parecido, pero no sé en qué situación está.

¿Qué opina de la propuesta de abrir el barranco?

A estas alturas, creo que es un dispendio absurdo levantar la losa, existiendo ya experiencia en otras ciudades donde incluso se ha hecho y el fondo del barranco, no deja de ser eso. Va a quedar sucio y en total abandono. Y ese coste me parece desmesurado cuando se puede resolver en superficie, tratando toda esa zona de manera adecuada, con una intervención inteligente, haciéndola más amable, más peatonal, más accesible, más verde, sin tener que romper toda esa obra que está debajo y que en cualquier momento el barranco puede destrozar en un episodio de lluvias fuertes.

¿Qué le pareció el proyecto que hizo Busquets?

Busquets optó por una solución de meter el mar hacia el interior frente al Teatro actual, haciendo una especie de lago natural. Lo veo un poco utópico porque la autovía pasaba por debajo del mar, aunque técnicamente es factible. Todas esas cosas quedan muy bien en el proyecto, pero después viene la realidad, que es muy tozuda y, sin menoscabo de la idea que puede ser interesante, yo veía un poco fuera de escala intervenir de esa manera tan drástica, sabiendo que se puede hacer de otra manera más sencilla y más de andar por casa sin tanta inversión.

Otra asignatura pendiente es la remodelación del frente marítimo, ¿qué plantea para esta zona de la ciudad?

Nosotros le presentamos en su día al entonces concejal de Urbanismo Rafael Molina Petit una propuesta para el frente marítimo. Ese frente es una asignatura pendiente para la ciudad. En la época en que se hizo, con el desarrollismo de los años 70, la autovía parecía la solución, pero ahora mismo creo que hay que resolver el problema del encuentro de la ciudad con el mar, que no está hecho. Para ese problema hay alternativas como soterramientos de la autovía, hacer zonas ajardinadas verdes encima de la misma, aceras más accesibles en los edificios del frente marítimo, evitar la solución de los tetrápodos, aceptando la utilización del borde marítimo por el ciudadano, mediante gradas, etc. Nosotros hicimos una propuesta, pero hay muchísimas más de compañeros, que parecía interesante porque la Avenida es ahora mismo una cinta dura sin vegetación, sin zonas agradables. Aquello es un ir y volver, no hay otra posibilidad, con un carril bici pintado encima de un pavimento; con problemas de seguridad con la autovía al lado, sin protección, con los pretiles de bancos en estado lamentable. Creo que eso requiere una pensada por lo menos por parte de profesionales -no de ideas felices-, bien a través de un concurso o como consideren oportuno, para resolver ese frente, que es importantísimo para la ciudad. Es su tarjeta de presentación.

Imagino que en esa remodelación habrá que tener en cuenta la subida del nivel del mar

Sí, bueno, eso es resoluble. No creo que sea un problema. El nivel del mar, ojalá lo viera yo, pero sube ocho o diez centímetros en un periodo de 20 años. No creo que sea el problema básico. El problema fundamental es como llega el ciudadano al borde del mar para poderlo disfrutar, no teniendo que ir por pasos elevados o subterráneo oscuros o sucios y mal acondicionado para después encontrarte con una cinta dura, poco amable, que sólo tiene el interés de la vista. No hay ni un árbol ni una zona de sombra donde la gente se pueda sentar a contemplar el mar o entrar en él.

La zona de Sanapú en el Puerto está llamada a convertirse en un gran parque, o al menos eso es lo que se ha anunciado en los últimos años, ¿qué le parece?

Aquella zona protagonizó hace años los concursos de la Gran Marina. Hubo una cierta discusión, incluso a nivel profesional, entre el Colegio de Arquitectos y el Ayuntamiento porque se hicieron encargos de proyectos directamente a personas, cuya valía no pongo en duda, pero ahí se mezclaban muchos intereses personales, inmobiliarios... Había alternativas respetables y hechas por profesionales que yo nunca voy a criticar, pero fue el procedimiento usado lo que creó esa aspereza.... Hay tantos proyectos metidos en el cajón. No me lo explico.

Parece el sino de esta ciudad que, por ejemplo, tampoco ha sido capaz de sacar adelante el parque de la música que se proyectó en su día en el Barranco de Tamaraceite, en El Rincón

Efectivamente, como este caso hay otros proyectos de corredores verdes entre la costa y la zona alta de la ciudad. Proyectos interesantes que, por lo menos, se podían considerar con una visión de futuro, que si no se pueden hacer ahora, sí ir dejando previstas una serie de líneas maestras para que la ciudad vaya retomando esas ideas si son buenas. Pero no entiendo que las cosas se pidan y luego se meten en un cajón y según la situación política del momento, se deja, se quita, se pone. Y nosotros somos profesionales, no políticos.

Quizá esos proyectos no se hacen porque su duración va más allá de un mandato y no se pueden rentabilizar políticamente

Seguramente, pero una persona que está en política tiene que mirar por la ciudad y no por su condición política. Y si el bien de la ciudad tiene un planeamiento adecuado, hecho por la corporación que sea, habría que seguir manteniéndolo y defendiéndolo. No sé si es el caso actual, pero suele ocurrir demasiadas veces.

«A estas alturas, me parece un dispendio absurdo quitar la losa del barranco Guiniguada»

decoration

El actual gobierno municipal se plantea hacer una ciudad más sostenible y habitable en la que el coche pierda protagonismo, ¿cómo ve el proyecto de la metroguagua ?

Potenciar la accesibilidad y el transporte público me parece estupendo, pero también hay que ponderar que el comercio, todo lo que está rodeando al mismo se pueden morir si no tienen una accesibilidad adecuada como ha ocurrido en algunas zonas del Puerto. Un exceso de celo peatonal puede ser tan malo como no hacer accesible la ciudad. Hay que buscar un equilibrio. Todo no es quedar bien con carriles bici. El carril bici me parece bien pero lo de León y Castillo, por ejemplo, no es sensato. Por lo menos hasta que tenga un servicio público que me permita hacerlo. Y luego la ciudadanía es cómoda. Cada coche va con un pasajero. Cada uno quiere ir de la puerta de su casa al trabajo en su coche. Y claro, hay que pensar que en una ciudad como ésta eso ya no es viable. Si el servicio de transporte colectivo fuera adecuado y eficaz, que no sé si será con la metroguagua, bienvenido sea. Pero no podemos olvidar que hay una parte importante del tejido comercial que vive de la accesibilidad de las personas y si estas no llegan, el tejido se muere.

¿Qué le parece el urbanismo de igualdad, hacer la ciudad más habitable para las mujeres?

A mí eso me parece una soberana tontería. La ciudad es para sus habitantes, hombres y mujeres. No tiene que haber una ciudad distinta para hombres o para mujeres. Somos ciudadanos todos, con igualdad de derechos y de deberes y a mí que haya más accesibilidad para mujeres o que sea más pensada para ellas, me parece una tontería. La ciudad es de los ciudadanos, hombres, mujeres, niños y ancianos, para todo el mundo. Y no hay nadie por encima de nadie.

Precisamente lo que pretende ese urbanismo es hacer la ciudad más habitable para todos y para todas

En eso estoy de acuerdo, pero yo no he visto arquitectura para hombres o para mujeres, he visto arquitectura para todos los ciudadanos. No veo diferencia entre una cosa u otra. El urbanismo es genérico para todo el mundo.

¿Qué es lo que hay que resolver en la ciudad de manera más urgente?

A mí algo que siempre me preocupó, porque soy en ese aspecto muy romántico, es que no se está protegiendo adecuadamente la arquitectura de interés histórico. Hay zonas en la ciudad importantes que no están teniendo la protección adecuada, no tanto en el casco histórico, como en otras zonas urbanas. Hay edificaciones de los años 50 o 60 que son ejemplo de una arquitectura de esa época que se desprecian o no se tienen en cuenta porque no es el típico edifico del siglo XIX o de un racionalismo ejemplar.

Compartir el artículo

stats