Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El muelle de Cambulloneros acogerá una planta de aceite de pescado

La empresa Stormalda solicita 7.000 metros cuadrados junto al futuro almacén de lubricantes de MH Bland y la base de remolcadores de Boluda

Vistas aéreas del muelle de Cambulloneros en el Puerto de Las Palmas. AUT. PORTUARIA

El muelle de Cambulloneros continúa atrayendo proyectos de inversión que abren la puerta a nuevos negocios en el Puerto de Las Palmas. La empresa Stormalda ha solicitado a la Autoridad Portuaria de Las Palmas 7.053 metros cuadrados para dedicarlos a un almacén de aceite de pescado. El proyecto se suma a otras concesiones otorgadas en los últimos meses en la misma zona para una base de remolcadores y una nave dedicada a lubricantes y aparejos marítimos. 

La solicitud de Stormalda, compañía vinculada a inversores con larga experiencia internacional en este sector, se encuentra en trámite de competencia de proyectos desde la semana pasada. Durante el próximo mes, otras empresas interesadas en el mismo suelo pueden presentar sus propios proyectos, que también deben tener como objeto la instalación de una planta dedicada a las labores de clasificado, pretratamiento y almacenamiento de estas mercancías.

Los productos que la empresa quiere almacenar en el muelle de Cambulloneros tienen una amplia variedad de usos. Los aceites de pescado son utilizados como complemento alimenticio por su alto aporte nutricional, pero también sirven como base para piensos que pueden ser utilizados en la acuicultura, la ganadería o el sector veterinario, entre otros.  

Zona codiciada

La planta de almacenamiento de aceite de pescado es la última propuesta recibida por la Autoridad Portuaria de Las Palmas para una de las zonas más codiciadas del recinto de la capital grancanaria. Las explanadas del muelle de Cambulloneros, hasta ahora libres de edificaciones, acogerán en los próximos años varios proyectos que han escogido este emplazamiento por su céntrica ubicación, en un punto central de La Luz a medio camino de la dársena interior y la exterior, y la posibilidad de operar prácticamente a pie de muelle, con las ventajas logísticas que esto conlleva. 

La primera solicitud llegó a mediados del año pasado de la mano de Remolcadores y Barcazas de Las Palmas (Rebapa), la empresa de la corporación marítima Boluda que presta este servicio portuario en La Luz. La compañía ya ha recibido el visto bueno del consejo de administración para ocupar 516 metros cuadrados en el tramo sur de Cambulloneros, la parte del muelle más cercana a la terminal de contenedores de Opcsa. 

En este suelo, Rebapa quiere levantar un inmueble con oficinas y un área de almacenamiento para dar servicio a las once unidades que tiene destinadas en el Puerto de Las Palmas. Junto a él podrán atracar los remolcadores, que además podrán apagar sus motores mientras se encuentren amarrados, ya que el proyecto de la filial de Boluda incluye la posibilidad de conectar los buques a la red eléctrica de tierra. 

Lubricantes y aparejos

La agencia MH Bland también ha anunciado su intención de instalarse en Cambulloneros. La firma superó en otoño el trámite de competencia de proyectos para su solicitud de 2.585 metros cuadrados en los que quiere instalar un almacén de aparejos. En concreto, lo utilizará para guardar lubricantes marinos y otros aceites de uso técnico, tanto a granel como envasados, y dispondrá de canalizaciones en el subsuelo.  

Las tres solicitudes se sitúan en las explanadas localizadas en la parte más meridional del muelle, que son utilizadas en la actualidad para gestionar la línea de Fred. Olsen Express y Baleària a Huelva. Su futuro traslado al muelle de Cory liberará las parcelas para los nuevos proyectos. El suelo más cercano al silo de cereales de Haricana continuará en manos de la Autoridad Portuaria para que pueda ser utilizado en proyectos logísticos de grandes dimensiones o ante cualquier necesidad imprevista. 

Versátil y bien localizado

El muelle de Cambulloneros, nacido en las últimas décadas a partir de los rellenos de tierras que también dieron forma a las terminales de contenedores de la zona, es una de las infraestructuras marítimas más versátiles del Puerto de Las Palmas. En sus noráis han amarrado sus cabos tanto buques de pasajeros –ahora, Fred. Olsen y Baleària; antes, Naviera Armas– como de mercancías. Cuenta con dos alineaciones, una norte de 470 metros y otra sur de 336, y casi 15.000 metros cuadrados de explanadas que pueden ser utilizadas para la descarga de piezas sobredimensionadas, como palas para aerogeneradores. Dispone, además, de tres rampas para la carga y descarga de mercancía rodada y de tomas de combustible para el suministro a buques.

Compartir el artículo

stats