Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mascaritas terrícolas

Los nervios, la lluvia y el apagón no pudo con los concursantes que se apoyaban tras bambalinas

9

Concurso de Disfraces Adultos Andrés Cruz

El parque Santa Catalina se inundó ayer de mascaritas terrícolas. Y es que el Carnaval de la Tierra fue el encargado de devolver la diversión y la fiesta tradicional de esta época a la capital. Detrás del escenario los nervios se notaban, así como las ganas de fiesta y de volver a vivir estos eventos que se paralizaron con la pandemia. Sin embargo, ni eso, ni la lluvia y menos el apagón por unos minutos pudo con ellos.

Yshia Taisma con la alegoría Aléjate prima, de diseño propio, quiso representar «los seis elementos: tierra, agua, aire, fuego, alma y carnaval» ganó el concurso en la categoría individual. Mientras, Uniks, conformado por dieciséis madres, abuelas y algunos amigos obtuvo el primer lugar en el grupal. Estos se unieron para simbolizar el aire, la tierra, el agua y el aire, junto a sus dioses y guerreras para salvar al planeta. Bajo la alegoría ‘Tienes una nueva oportunidad, el mundo es tu tierra’, bailaron en el escenario con trajes imponentes llenos de detalles dorados, en especial los que representaban a los cuatro elementos y que fueron diseñados por los miembros del grupo, según explicó Livia González.

El amor por la isla bonita y su forma de resurgir de las cenizas como el ave fénix también se hizo presente en el concurso de disfraces de adultos, gracias a la alegoría: Al Carnaval de la Tierra de Las Palmas con plátanos de La Palma, de Juan Lola Suárez cuyo traje lleno de la fruta característica del Archipiélago ha sido diseñado por él y Cale Medina. Las importancia del planeta quedó representada en el disfraz de Marta Martín con una alegoría que llama a la reflexión: La magia, el carnaval y la vida están en la Tierra, salvémosla. Vestida de vegetación, mar y asteroides, bailó al ritmo de canciones a favor del cuidado del globo terráqueo.

Pero ellos no fueron que estuvieron entre dioses y es que los 20 amigos y amigas de la agrupación Amanecer rociero hizo salir a sus sirenas y a Neptuno desde el centro del mar para llegar al centro del planeta y dar forma así a su alegoría ‘Amanecer marino en el centro de la Tierra’, así lo hizo saber Emilia Atencia, quien también relato que el diseñador de estos disfraces fue Augusto Quesada. Las flores también se hicieron presentes en el concurso con 26 componentes de Los cachorros del Carnaval que quisieron regresar al escenario con la alegoría ‘Arrállate un millo Maryflor’ diseñada por Josué Quevedo. Luis Martínez, es el creador de este grupo de 46 personas y decidió volver a la puesta en escena tras 15 años de parón.

Alexia Rodríguez de Enseñanzas Artísticas Alexia Rodríguez presentó la alegoría Las diosas del sol. «Venimos a dar luz, que es lo que nos hace falta en estos tiempos tan complicados», reseñó. Por ello sus trajes (diseñados por Carmen Elías) deslumbraban el escenario junto a unos toques florales como señal de que la luz es lo que hace renacer al planeta. Los animales también estuvieron presentes con la alegoría Tierra de Guerreros del grupo Enseñanzas Artísticas Silvia Barreras. Mientras, el océano fue representado por B de baile con la alegoría ‘Entre dos bailes’ cuyos disfraces fueron diseñados por Belén Padrón, con el que quisieron simular el mar en su totalidad. Nailik Alonso quiso ir más allá y encarnar «el arte español» con un traje mitad toro y sevillana de Neftalí Betancor bajo la alegoría ‘Viva el Carnaval y olé’. Ana Pilar Suárez, por su parte, quiso representar a una indígena de una tribu africana que descubrió el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria y quiso disfrutarlo. De ahí que su alegoría sea ‘Ansias de libertad’.

Tras bambalinas, los concursantes se daban ánimos para su puesta en escena. En la primera imagen, los Uniks y abajo, Los cachorros del Carnaval. |

Compartir el artículo

stats