Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Cambio de guardia’ en Alborotados

Alberto Arencibia, director de la murga más especial del Carnaval –TrapaStar–, se pone al frente de Los Payasos Alborotados a cinco días del inicio del concurso

17

Murgueros de Tenerife ensayan con la murga Los Payasos Alborotados. Andrés Cruz

La murga adulta Los Payasos Alborotados, fundada por Jonny Alonso y Juan Carlos Roca para salir al Carnaval 2020, vivió el pasado sábado un día intenso. Y no solo por la sesión continua de los ensayos, que arrancó por la mañana, con la llegada de la docena de chicharreros que colabora en el proyecto de esta edición para afrontar un ensayo que se intensificó por la tarde hasta intentar dejar todo niquelado, sino porque formalizó el cambio al frente de la dirección.

A cinco días de que se celebre el certamen de la crítica y el pasacalle en el parque Santa Catalina –miercoles 2 y jueves 3, con la vista puesta en la final del sábado 5–, Los Alborotados depositan su confianza en Alberto Arencibia, director de TrapaStar –la murga más especial del Carnaval– para que se ponga al frente del grupo, en sustitución de Jonny Alonso, una decisión que obedece a motivos interno. «Esto es lo que hay ahora mismo», apostilla Juan Carlos Roca, el presidente, quien limita a motivos internos el cambio de guardia en la murga y agradece la implicación de sus compañeros para continuar tirando del carro.

Alberto Arencibia Pulido, que desde 2009 militó en Rockefeller y Tororotas, se incorporó en 2013 a Trapasones. Vinculado al mundo del fútbol –con el Bañaderos, donde precisamente hace tres semanas se marchó el entrenador y tuvo que asumir también dicha responsabilidad– participaba en el proyecto Las Palmas I+I (Ilusión e Inclusión). De ahí surge la idea que crear la murga TrapaStar, constituida por personas con diversidad funcional, después de que Juan Hormiga, el presidente de Trapasones, le diera todas las facilidades de integrarse en la sociedad con la única condición de que la gestionara el propio Alberto Arencibia.

«La mayoría de la veintena de integrantes vienen del fútbol, aunque luego se sumaron más», precisa, al referirse a la fundación en 2018 para estrenarse en el Carnaval 2019 y volver a salir en 2020, cuando llegó el parón por la pandemia. El próximo día 15 Los TrapaStar se reencontrarán con los escenario en la gala de la integración, donde interpretaran entrada y despedida.

Es la faceta más social del nuevo director artístico de Los Payasos Alborotados, que el pasado viernes se puso al frente del grupo por primera vez y que al día siguiente recibió la encomienda de continuar con la batuta.

La murga que preside Juan Carlos Roca vivió un sábado alborotado, que comenzó recogiendo en el puerto a los primeros murgueros de Tenerife que colaboran este año en el proyecto, con Christian Mapesi como armonizador, y el tándem de los letristas Bruno Pérez Barrios y Roberto Arias. Basta ver el cuartito de percusión en el local de CrazyTrotas, donde ensayan de prestado a la espera de tener su propia sede, para ver la integración de canariones y chicharreros: junto a Fran, Álvaro y Jonás, que juegan en casa, los visitantes Carla y Adrián, de Trabachones. «Álvaro es nuestro niño prodigio», comentan los compañeros, para elogiar la formación musical en piano que cursa en el Conservatorio de Gran Canaria de este joven llegado de Fuerteventura.

«En total somos cuarenta y cinco componentes: treinta y tres cantando, seis en percusión y el reto de parodia», explican, para precisar que algún integrante de Tenerife, como José Alberto Vázquez, de Zeta-Zetas, se tuvo que decantar por salir en Los Alborotados cuando su director, Javier Lemus, le dio a elegir, entre cantar en las filas de una u otra murga. Aunque los preparativos en Los Alborotados arrancaron en noviembre, José Alberto ya estaba desde enero ensayando con la murga y prefirió no dejarlos tirado, aunque sea a costa de no poder subir en Tenerife con su murga. No ocurre lo mismo con aquellos que participen en la parodia, caso de Roberto Arias, Brito o Minguito –este último de La Traviata que vio la luz en el Carnaval 2022 en Zeta-Zetas–. ¿El motivo? Como el propio Lemus hizo parodia con Twittys en 2020, permite esta misma licencia a sus compañeros.

Roca agradece la colaboración que han sumado tanto de CrazyTrotas como de Chacho Tu y Tramposas que les han dado todo tipo de facilidades para que Los Alborotados puedan ensayar en sus locales en el antiguo acuartelamiento de Infantería de Marina Manuel Lois, a la espera de poder disfrutar de su propio cuartel general. «Eso está encarrillado ya», zanja Roca.

El presidente de Los Alborotados explica que decidió crear junto a Jonny Alonso el proyecto «cansado de ir a murgas a caballo ganador». En 1987 y 1988 salió en Marchosos, para luego fundar Trapasones y Twittys, para sumarse a Totorotas; antes había militado en Atrabancados –murga de barrio, en los ochenta–. De casta le viene al galgo, pues es hijo de Eladio Roca, quien fue director musical de la comparsa Río Bamba, y también su madre, María, hacía cachos de disfraces para la murga.

Roca conoció en los Marchosos a Domingo Santana, quien celebra este año sus 40 años como murguero en el Carnaval, y con quien precisamente volvió a coincidir en Alborotados, en 2020. «Salí con 23 años en Marchosos, y Roca tenía 15», precisa Mingo, el veterano de la murga, que fue cinco años director de la murga infantil Revoltosos, un ADN murguero que ha contagiado en su familia. Es tío de la exdirectora de Golisnionas, Abenchara Santana. Además, su primogénito ha participado en Serenquenquenes como figurante y el más pequeño, en Los Guanchones de Agüimes. «El del medio se fue para Lanzarote y no quiere saber nada de murgas», comenta casi como resignación, con dosis de humor. Pero para humor, que llamen a Arcadio, que anima al grupo en la recta final al concurso.

Compartir el artículo

stats