Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Mayor: «Un pesquero chino nos pidió 20 toneladas de hielo y por error les proporcionamos 20 toneladas de hierro»

El presidente de Oneport participa en las 'Conversaciones Francas' que organiza la Zona Franca de Gran Canaria

José Mayor durante su participación en las Conversaciones Francas organizadas por la Zona Franca de Gran Canaria.

José Mayor preside la Federación de Operadores Logísticos y Servicios Portuarios de Canarias (Oneport), cargo que acaba de confirmar tras su reelección el pasado mes de enero. Cuatro años más por delante que suma a su cuaderno de bitácora con 47 páginas, las mismas que años lleva vinculado al Puerto de Las Palmas. Mayor interviene como protagonista de la serie Conversaciones Francas impulsada por el Consorcio de la Zona Franca de Gran Canaria (ZFGC).

A los 20 años se inició en este mundo, aunque resulta curioso que su familia no tenga nada que ver con el mundo portuario. Comenzó en Frucasa, consignataria muy potente en la época. Se casó con la hija de un cambullonero, circunstancia que le ha permitido una mayor comprensión de esta actividad.

Sin embargo, sus tres hijos sí ampliarán la saga, «lo cual me proporciona una satisfacción enorme, incluyendo a mi esposa que también está integrada». El problema, sonríe con sana ironía, «son los consejos de administración». Mayor revela también que su actividad engloba un concepto muy amplio que abarca a empresas vinculadas al puerto, como amarradores, transitarios, talleres, consignatarios, transportistas, terminales, etcétera.

Aguantar los tres primeros meses

«Nuestra razón de ser», explica acerca de Oneport, «es promocionar el Puerto de Las Palmas, atraer el mayor número de negocios posible, defender nuestros intereses ante las administraciones, fomentar la formación en los diferentes sectores, formación que hasta hace poco se adquiría únicamente con la experiencia y ahora la apoyamos con una estrategia formativa reglada».

«Ya no tienes que ir a la punta del muelle León y Castillo a esperar la llegada del barco; hoy lo sigues por internet desde casa, así que ahora el trabajo es más virtual y menos físico».

José Mayor - Presidente de Oneport

decoration

Consciente de que «los tiempos han cambiado», Mayor reconoce que es necesaria una actualización «con las nuevas tecnologías y los avances en el conocimiento». El dominio del idioma «es una de nuestras tareas pendientes que ya estamos solventando», aclara. El Puerto es una ciudad abierta las 24 horas. «Quien aguanta los tres primeros meses, ya está dentro», agrega. Mayor considera que «las nuevas tecnologías han suavizado» la dureza del trabajo a pie de muelle: «Ya no tienes que ir a la punta del muelle León y Castillo a esperar la llegada del barco; hoy lo sigues por internet desde casa, así que ahora el trabajo es más virtual y menos físico».

Garantizar que la mercancía no sufra daños es una de las tareas más importantes. «En ello he de decir que tenemos un alto nivel profesional, tanto de estiba como de almacenamiento. Estoy satisfecho», abunda. Mayor se refiere a las mercancías peligrosas que están clasificadas en tres sectores, «dependiendo de su propia peligrosidad», e insiste en que «se trabaja con altos criterios y protocolos de seguridad».

En el Puerto no existe la rutina

En el puerto ningún día es igual que el anterior. Es un trabajo muy alegre y dinámico, sobre todo en un puerto como éste que es muy plural. «Aquí nos divertimos, no existe la rutina», celebra Mayor, aunque admite que no deja de tener sus aspectos de gestión y tensión.

La gran habilidad del Puerto de Las Palmas es que ha sabido ser evolutivo. «Hemos sabido adaptarnos a la pesca, a los contenedores, al carburante, la conexión permanente con África... Cómo ha crecido en las últimas décadas en superficie y actividad, aunque siempre se nos queda corto», detalla.

A modo de reflexión en voz alta, Mayor expone que cuando se para y observa la evolución de las infraestructuras portuarias es «consciente de la transformación que ha experimentado, lo mejor es que ha sido un crecimiento sólido».

El cambullonero, primero en dar el empujón al Puerto

Cuestionado acerca de a la persona que más ha trabajado por el auge del Puerto, no reseña uno, sino que incluye a un colectivo: los cambulloneros. «Fueron los primeros en dar un empuje a la imagen».

Y subraya que «el denominador común de este Puerto es que el barco es lo primero. Considero que los servicios que proporcionamos son de alta calidad y organización, desde talleres eléctricos y un montón de empresas, o los transitarios, que hacen que los repuestos lleguen lo antes posible... hasta suministros, con productos acordes a sus costumbres alimentarias, sea del punto del planeta de donde venga esa tripulación».

«El Puerto, sin duda, es lo que más une oriente con occidente. Aquí recalan tripulaciones de todo el mundo»

José Mayor - Presidente de Oneport

decoration

El Puerto de La Luz le debe mucho a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. La seguridad, una sanidad de primer nivel y una urbe atractiva. «Todo ello suma en ese binomio puerto-ciudad». José Mayor lo ve con nitidez: «El Puerto, sin duda, es lo que más une oriente con occidente. Aquí recalan tripulaciones de todo el mundo con puerto base en Las Palmas. Esto es un vínculo de unión histórico».

La importancia de los idiomas

La cuestión idiomática es importante: «No basta con saber inglés. El ruso, coreano, japonés o el chino son idiomas que van en auge y que son muy comunes aquí». Mayor subraya que resulta «crucial para cerrar un negocio», porque «Si no hay comunicación, poco se podría hacer; esto es una mezcla de culturas enorme».

Sobre la relación que desde Oneport existe con la Zona Franca de Gran Canaria, considera que «no se ha utilizado en la medida de su valía». Mayor considera que hay que «emplearla como medio de atracción y de llamada de inversión extranjera». Las condiciones, recalca, «son estupendas, hay que darle más publicidad en el exterior». El Puerto, continúa, debe de ayudar a mover estas potencialidades y hacer del nuestro un recinto más importante aún».

Las ventajas arancelarias que ofrece la ZFGC o la ZEC son un estímulo para el inversor extranjero. «Tenga en cuenta que el 95% de Canarias es comercio exterior. Contamos con una seguridad jurídica y conectividad plena y estas herramientas hay que darles uso"». La Zona Franca «es un producto importantísimo para llamar y reclamar a los operadores mundiales garantizándoles ventajas y experiencia».

Eliminar la Tasa de Actividad

En este sentido, el presidente de Oneport anima «al político canario a otorgar más eco a nuestras ventajas». Significa que «Canarias debería tener delegaciones en otros países para hacer una mejor defensa y promoción de nuestro Puerto e incrementar nuestra actividad internacional».

De eliminar alguna de las cargas tributarias vigentes a día de hoy, José Mayor apuesta, sin dudar, por la tasa de actividad, «ya que es gravosa y la forma leonina que te obliga a pagar por facturación. Ya lo hemos hecho llegar a las instituciones para eliminarla, pero es por ley y admito que es muy difícil de conseguir».

También reseña el IBI que considera muy alto, «puesto que no dejamos de ser inquilinos porque la propiedad no es nuestra. Para ser competitivos necesitamos tener menos cargas. A la Administración se le han abierto los ojos con la llegada de la pandemia y esa cura de humildad, espero, nos vendrá bien a todos los empresarios vinculados al puerto». De hecho, la Autoridad Portuaria ha hecho una valoración actualizada del suelo «y baraja una reducción», asegura.

Las 20 toneladas de hierro

Rotundo, critica el por qué en el Puerto se valora más a una actividad respecto a otras. «Eso no debe ser así. No es más importante una gran terminal que un transitario... si un punto del eslabón no funciona, no funciona nadie».

«Hay que destacar la seriedad y la atención que todos los operadores que trabajan en el Puerto de La Luz ofrecen a sus clientes»

José Mayor - Presidente de Oneport

decoration

Como ya viene siendo tradicional en la conclusión a estas conversaciones francas, el entrevistado comenta la anécdota de su trayectoria: «Una vez un barco oriental nos pidió 20 toneladas de hielo para refrigerar la pesca. Finalmente, le proporcionamos 20 toneladas de hierro [sonríe indisimuladamente]; el idioma y la dichosa pronunciación de la R pudieron ser la causa de esta confusión».

Como sello de rúbrica, Mayor significa «la seriedad y la atención que todos los operadores que trabajan en el Puerto de La Luz» ofrecen a los clientes. Todo ello, agradeciendo la entrevista y la preocupación de la Zona Franca de Gran Canaria por el Puerto.

Compartir el artículo

stats