Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La capital defiende en el Senado su plan de movilidad basado en el consenso

Ramírez quiere «conquistar» para la bici y la patineta la parte alta de la ciudad con 37 nuevos kilómetros de carril verde

José Eduardo Ramírez en el Senado.

No le está resultado fácil al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria llevar a cabo todas las acciones y proyectos contenidos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) aprobado en 2013 con el que se está tratando de restar protagonismo al automóvil privado e impulsar el transporte público y el uso de los medios verdes como la bicicleta y la patineta. La particular configuración urbana y orográfica de la ciudad es un hándicap que determina toda estrategia, pero los responsables municipales del área creen que se están cumpliendo los objetivos y que una de las claves del éxito es el consenso con el que están trabajando.

Este fue uno de los mensajes que trasladó este miércoles el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, durante su participación en una jornada celebrada en el Senado sobre ‘Bicicleta, Ciudad y Estrategia’ en la que representantes de distintas administraciones de toda España expusieron sus proyectos. «Creemos que lo que estamos haciendo está dando resultado aunque nos queda mucho por hacer», aseguró Ramírez antes de concretar que en 2011, fecha de la firma del Pacto por la Movilidad Urbana, siete de cada diez personas de la ciudad utilizaban el vehículo privado para moverse, y que en la actualidad, tras las medidas adoptadas fundamentalmente desde 2015, esa cifra se ha reducido a menos del 50%. «Se ha disparado el desplazamiento a pie, hemos triplicado el uso de la bici y nuestro reto es doblar esos resultados», afirmó el concejal.

Ramírez comenzó destacando la complejidad de la puesta en marcha de estos planes de movilidad sostenible en un ciudad con «una parte baja pegada al mar donde están todos los centros tractores, administrativo, comercial y de ocio, y otra parte alta con varios desniveles donde vive una gran parte de la población». Consideró así que «la clave es el consenso», explicando en este sentido que desde de la firma del primer PMUS (2013) se han sucedido en la capital gobiernos de tres colores políticos distintos sin que ninguno de ellos cambiara la estrategia pactada. «Sin el consenso logrado es muy difícil desarrollar este tipo de políticas», recalcó en el panel donde intervino sobre ‘Movilidad cotidiana: políticas y retos para la promoción de la bicicleta en las ciudades españolas’ junto a responsables del área de ciudades como Madrid, Santander, Logroño, Valladolid, Vitoria y Elche.

Destacó la «política muy agresiva en la capital para intentar que el vehículo privado pierda protagonismo en favor de la movilidad sostenible, con grandes espacios peatonalizados y espacios verdes». Explicó después algunas de las medidas emprendidas, como la creación de entornos escolares seguros, las medidas de calmado de tráfico, con zonas de limitación de la velocidad de los coches a 30 kilómetros por hora.

Desde el 2011 se ha reducido a la mitad el número de personas que usan el vehículo privado

decoration

Resaltó entre otras medidas la futura puesta en circulación de la metroguagua, «un sistema BRT (Bus Rapid Transit) que tiene todas las prestaciones de un tranvía pero que se trata de una guagua de alta capacidad que tiene una plataforma exclusiva de tránsito». Aclaró que en la actualidad el proyecto se encuentra en obras. También puso en valor el servicio público de bicicletas ‘sítycleta’ que el actual equipo de gobierno ha impulsado. Explicó así que hasta el 2010 únicamente había 9 kilómetros de carril bici, la mayoría pegados a la costa que eran más bien de uso deportivo, pero que tras los distintos planes y la gestión en 2019 y 2020 la red se amplió en 32 kilómetros, la mayoría exclusivamente en calzada, y con 12 kilómetros más pendientes de acabar. Y recordó que la mayor parte de esa expansión de los carriles bici se hizo en plena campaña electoral de 2019, pese a lo cual, aseguró, al equipo municipal «no le fue mal» en términos políticos. 

A partir de aquí, identificó los proyectos de futuro, entre ellos la creación de un parque de 'sítynetas', como complemento a las bicis de alquiler, que será un servicio público y de gestión municipal directa y que contará con 40 estaciones y 320 patinetas. “Podemos conquistar así la parte alta de la ciudad», afirmó Ramírez.

Otro reto inmediato será crear 37 kilómetros de carriles bici y patineta para la ciudad alta. «No es fácil en una ciudad atravesada por barrancos y con desniveles importantes, pero tenemos una propuesta de red asumible y que va a resolver bastantes problemas», insistió el concejal. 

Recordó en este sentido que este jueves hará cuatro años que se implantó el sistema de ‘sitycletas’, que en la actualidad cuenta con 49 estaciones, 400 bicis, de las cuales 200 son eléctricas, y con la perspectiva de adquirir otras 400 (220 eléctricas). El sistema cuenta con más de 72.000 usuarios registrados, 20 minutos de media de uso, cuatro millones de kilómetros recorridos, y 780 toneladas de C02 evitadas. 

Junto a los representantes municipales participaron en la jornada, entre otros, el presiente de la Red de Ciudades por la Bicicleta y senador Antoni Poveda, y la secretaria general de Transportes y Movilidad del Ministerio, María José Rallo, quien explicó la estrategia de movilidad emprendida por ese departamento con participación de muchas administraciones y colectivos y especialistas.

Compartir el artículo

stats