Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maica López Galán Presidenta del Real Club Náutico de Gran Canaria y candidata a la reelección

Maica López Galán: «Queremos finalizar los proyectos que no pudimos completar por la pandemia»

La presidenta del Club Náutico aspira a revalidar el cargo en los comicios que se celebran este viernes para poder rematar el proyecto de renovación que comenzó en 2019.

Maica López Galán, presidenta del Club Náutico de Gran Canaria y candidata a la reelección. JUAN CASTRO

Maica López Galán se convirtió en 2019 en la primera mujer en presidir el Real Club Náutico de Gran Canaria en sus más de 100 años de historia. Durante este tiempo ha tenido que hacer frente a la pandemia y ahora se presenta a la reelección para rematar el proyecto de renovación de la institución que comenzó tres años atrás. Como principales retos, la adquisición de parte de la concesión y el nuevo aparcamiento.

Tres años atrás, su candidatura prometió recuperar la esencia del club. ¿Lo han logrado?

Creo que sí. Pese a la pandemia, el club vuelve a latir, a estar vivo. Solo hay que estar en la puerta para ver entrar y salir a gente joven y mayor. El club tiene vida, aunque la situación nos lo puso complicado. Al final hemos conseguido que la gente vuelva a sentir el club como su casa. Muchos que ya no venían, que pagaban la cuota como por costumbre, vuelven a hacer uso de las instalaciones, vienen a tomarse algo a la cafetería, a jugar al bridge o a la canasta, a escuchar un concierto...

¿El Náutico es hoy un club más joven que 2019?

Sí. Antes a los niños les costaba venir, ahora están volviendo a hacer pandilla, que es lo que hicimos nosotros en su momento. Eso es lo mejor del mundo que nos puede pasar, porque significa que el club tiene futuro. Nosotros lo dijimos cuando vinimos, tenemos que hacer algo porque si no, cuando seamos mayores no vamos a tener club al que ir, porque no hay nadie por debajo que esté con la esencia del cariño que nosotros le tenemos al club, y si no creamos ese cariño en la gente joven, el día de mañana no van a ser socios en el club. 

¿En qué medida trastocó sus planes la pandemia?

La idea era activar mucho la vida social, cultural y náutica, y todo eso se tuvo que parar. Nosotros, en tres años, solo hemos celebrado unos Carnavales, una fiesta de Fin de Año, una fiesta de la espuma, una Feria de abril... Intentar reactivar la vida social cuando las fiestas del calendario oficial están acotadas y no se pueden hacer es muy complicado. Nos tuvimos que reinventar haciendo muchísimos conciertos en la terraza, con un cine al aire libre en familia para que vinieran en verano... Aparte de que la norma cambiaba cada quince días. Todo esto, en un club en el que entran más de 1.000 personas al día: había que adecuarlo para intentar mantener al covid fuera de las puertas, que gracias a Dios lo hemos conseguido. Ahora todos ya estamos un poco más relajados, ya existe vacuna... Nosotros estuvimos abiertos sin vacuna. 

¿Cómo recuerda el cierre?

Cerramos un poco antes del confinamiento, porque habían anulado las clases y nos empezó a llamar mucha gente preguntando si estaba la ludoteca abierta, porque iban a venir los abuelos con los niños al club, y ahí es cuando se creía que los niños eran los grandes contagiadores.  Fue la primera vez en la historia que cerrábamos el club, incluso antes de que la norma lo exigiese.  Fue una de las grandes decisiones que tuvimos que tomar y no fue nada fácil. Luego abrimos en cuanto se pudo. 

¿Y el retorno a la actividad?

Por ejemplo, en la náutica los niños tenían que estar separados y con mascarillas antes de entrar en el barco, los grupos tenían que ser más pequeños, había que contratar más entrenadores, la limpieza se duplico... Fue muy complicado, pero lo importante era que el socio se sintiese seguro en su segunda casa. También dejamos nuestras instalaciones para favorecer la vacunación de la población, porque entendíamos que era única forma de salir de esto. Tuvimos mucho trabajo, pero poco vistoso.

Antes, a los niños les costaba venir; ahora están volviendo a hacer pandilla»

Maica López Galán - Presidenta del Club Náutico y candidata a la reelección

decoration

La normalidad regresa a la vez que la convocatoria electoral. ¿Qué les motiva para volver a presentarse? 

Nos daría pena dejar el club ahora, porque es cuando realmente estamos volviendo a disfrutar. Queremos finalizar todos los proyectos que teníamos en mente y que no hemos podido por la pandemia. En primer lugar, la adquisición de parte de los terrenos que están en posesión de la Autoridad Portuaria, que es algo que está muy avanzado. En mayo tenemos una reunión con Puertos del Estado, porque tanto Costas como la Autoridad Portuaria ya lo han aprobado. También está bastante avanzado el parking con el Ayuntamiento. Falta culminarlo, pero es que ha sido complicado hasta mantener reuniones.  

¿Cómo se ha materializado durante este tiempo su promesa de delegar y crear un sistema de toma de decisiones conjunto entre toda la directiva?

En líneas generales, menos las decisiones intrascendentes, el resto se toman en consenso, en sede de la junta directiva. Incluso cuando no nos hemos podido reunir se ha hecho a través de Teams o incluso de WhatsApp en algunos momentos que había que tomar una decisión porque había pasado algo. Siempre ha sido votación, incluso a veces en contra de lo que yo votaba. Hemos sido muy democráticos en ese sentido, porque era uno de los objetivos. Al final, el presidente o la presidenta somos personas, a lo mejor podemos tener una visión sesgada de algo por cualquier motivo, y es importante que las decisiones se tomen en grupo. Al final, todos íbamos a una.

¿Qué calendario manejan para la concesión de la Autoridad Portuaria?

La adquisición de parte de los terrenos de la Autoridad Portuaria pasa por la aprobación de Puertos del Estado. Todavía no tenemos el OK definitivo para poder empezar a mover ficha, pero se prevé que sea en el corto plazo.

¿Y para el retranqueo?

Está bastante avanzado también. Tenemos un proyecto y estamos pendientes de pinceladas con el Ayuntamiento para llevarlo a la junta de socios, que son los que tienen que tomar la decisión, porque la junta directiva no tiene potestad. 

La compra al Puerto va a requerir una gran inversión. ¿Cómo piensan acometerla?

Durante estos años, como hemos sido muy conscientes de eso, hemos hecho un poco de caja. Ahora mismo tenemos tres millones de euros en el banco, es de las veces en las que el Club Náutico está en mejor posición económica para poder afrontar la entrada de una hipotética hipoteca. La intención es que se haga con los terrenos o con el inmueble, porque casi todo el edificio es propiedad del Club Náutico y está libre de cargas. 

¿Prevén aumentos de cuotas para hacer frente a la compra?

A priori, no. Estamos intentando evitar el aumento de las cuotas y de derramas, queremos que sea vía capital propio. Por eso se ha hecho así, con hipoteca o préstamo en su caso. 

«Tenemos tres millones en el banco, el club está en posición para afrontar una hipoteca»

Maica López Galán - Presidenta del Club Náutico y candidata a la reelección

decoration

¿Qué grado de continuidad y renovación hay en la plancha? ¿Cómo se ha conformado?

Es impresionante la cantidad de gente que seguimos. La plancha son quince personas y de ellas falleció una que nunca repusimos, una persona muy importante para nosotros y para la que nos costaba ver un sustituto. De catorce, hubo un puesto que salió al principio de la candidatura y tampoco se cubrió nunca, y de los trece que quedamos, nueve repetimos. Significa que hay un porcentaje muy alto de continuidad del proyecto. Me honra, después de tres años en los que la situación ha sido complicada para todos, que aun así continuamos nueve. Eso quiere decir que creen en el proyecto e ir de la mano de ellos es un lujo. Como vicepresidente hemos cogido a un perfil que ya está jubilado, tiene tiempo para estar en el club, y en toda la parte náutica sí que hay un cambio importante. Cambian comodoro, vicecomodoro y vocal náutico. Son gente que trabaja, de empresas, que adora la vela en todos sus sentidos, que tienen hijos haciendo vela, que ellos navegan en cruceros... Creemos que le van a dar el impulso que necesita. 

¿Qué reformas quedan pendientes en el edificio y cuales prevén acometer en los próximos años?

Ya tenemos aprobados en la junta de presupuestos de 2021 para empezar en 2022 los vestuarios; la escuela de vela, que necesita un arreglo importante; la cancha que necesita de nuevo la pavimentación, el césped del pádel... y otros proyectos que son menos vistosos, como seguir con el programa antiincendios, la captación de agua más subterránea... Otro proyecto que se quedó en el tintero y que pretendemos acometer en el corto plazo es la sala de adolescentes, que teníamos prevista en un sitio que no tenía demasiada ventilación y tuvimos que paralizarla por completo, porque con el covid no era la mejor opción. El baby room, también tenemos el sitio para hacerlo y entendemos que se realizará en el corto plazo, igual que el cambio de la sala náutica y de administración, que pretendemos hacer que se junten y se creen sinergias entre ellos. También la gestión documental, todavía tenemos mucho papel y llevamos trabajando bastante en eliminarlo. 

«Me iría muy feliz dentro de tres años si hemos adquirido la concesión al Puerto y culminado el parking»

Maica López Galán - Presidenta del Club Náutico y candidata a la reelección

decoration

¿Qué propuestas tienen para devolver la vida recreativa y cultural al club tras la pandemia?

En este periodo construimos una discoteca con el objetivo de atraer a gente joven y la intención es que ellos sean la prioridad. Creíamos que no la íbamos a conseguir abrir en este mandato, pero al final se ha conseguido porque se quitaron las restricciones. Ha sido un éxito, estamos muy contentos. Queremos que todos tengamos el calendario de eventos lo   en mente, la fiesta del Carmen, los Carnavales, Fin de Año, el Oktoberfest, la Feria de Abril, que es ahora, el día 30. Necesitamos que todo eso vuelva a empezar a calar de nuevo en la mentalidad del socio y por supuesto, la actividad cultural, que se vuelve a reactivar. Se han hecho muchísimas cosas: se creó un club de lectura, se hace senderismo, muchísimas charlas informativas de nuevas tecnologías... 

¿Y con la náutica?

Queremos volver a tener toda la vida que teníamos. Se han hecho muchos campeonatos y actividades, pero necesitamos que vuelva a los estándares de eventos de otros años. En formación, de 2018 a 2021 tenemos 12 entrenadores más. Esto significa que existen niños que están aprendiendo. También hemos impulsado la escuela de vela adaptada, que antes tenía una flota pequeña. La hemos ampliado y les hemos puesto entrenadores; de hecho, tenemos al campeón de vela adaptada en nuestra plancha. En estos tres años hemos invertido casi 300.000 euros en lanchas, en motores... Todo para que la actividad náutica siga siendo el orgullo de cualquier socio del Club Náutico. 

¿En qué consiste la figura de los capitanes de flota que incluyen en el programa náutico?

Dentro del club, que haya una persona encargada de cada flota. De los snipes, de los cruceros... De tal forma que exista un interlocutor con la sala náutica que exponga todos los problemas, todas las mejoras que crean que se pueden hacer, o las inquietudes que tienen. 

¿Qué club le gustaría dejar a su sucesor o sucesora dentro de tres años si sale reelegida?

Me iría muy feliz si dentro de tres años hemos adquirido la parte de los terrenos que se puede adquirir de la concesión y hemos renovado el resto, y si hemos culminado el parking y ese escenario queda aparcado. Y por último, si a París van muchísimos regatistas de nuestro club y el Náutico tiene vida social, cultural y deportiva que haga que cualquier persona de Gran Canaria quiera ser persona. Que los socios sientan de nuevo que esta es su segunda casa, con la esencia familiar y de club.

Compartir el artículo

stats