Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gorka Urtaran Agirre Alcalde de Vitoria-Gasteiz

Gorka Urtaran: «La MetroGuagua ha sido un éxito en Vitoria»

El alcalde de la capital vasca analiza la implantación del BRT y las claves tras el éxito de las políticas de sostenibilidad de su ciudad

Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria-Gasteiz. LP/DLP

El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran Agirre, participa este lunes en un foro sobre ciudades sostenibles organizado por Coalición Canaria. El primer edil de la capital vasca destaca las claves de las políticas de desarrollo sostenible que han hecho de su ciudad un referente europeo en las últimas décadas.

Llega a Las Palmas de Gran Canaria para participar en un foro sobre ‘Capitales de éxito al servicio de las personas’. ¿Cuál ha sido el recorrido de Vitoria en este sentido?

El éxito fundamental de Vitoria ha sido que esto no se ha conseguido de la noche a la mañana, ni solo por un alcalde. Esto se ha conseguido por muchos alcaldes, por muchas corporaciones de diferentes partidos políticos, que han hecho una apuesta clara por la sostenibilidad en nuestra ciudad, empezando por el alcalde José Ángel Cuerda, que estuvo 20 años, desde 1979 a 1999, y que fue quien sentó las bases de una ciudad amable, pensada para las personas y donde también la movilidad sostenible y activa ha tenido un protagonismo especial. En cierta manera hemos heredado un trabajo que se hizo previamente y que tenemos que seguir cultivando.

¿Cómo se consigue que diferentes partidos puedan coincidir en algo que en otros lugares genera tanta controversia?

Probablemente, porque en Vitoria-Gasteiz la sostenibilidad se ha elevado a marca de ciudad. Uno de los éxitos es que es capaz de mantener un equilibrio perfecto entre la política sostenible y el desarrollo industrial en una ciudad donde el PIB local de la industria es del 25%. Ese carácter industrial y ese carácter verde forman parte de la marca de ciudad. Eso es algo a lo que ningún alcalde ha querido renunciar. 

Una de las claves de este tipo de procesos es la reducción del espacio disponible para los vehículos. ¿Cómo se ha acometido en su ciudad?

Ahora están muy de moda las zonas de bajas emisiones, porque es uno de los proyectos que hay que desarrollar casi de forma obligatoria para poder acceder a los fondos europeos de la movilidad. En Vitoria ya se impulsó a principios de los 80 con José Ángel Cuerda, que peatonalizó gran parte del centro, no sin mucho conflicto con los comerciantes y vecinos de la zona. Esa peatonalización devino un éxito de su política y se ha extendido también a otras partes de la ciudad generando unas sendas urbanas y haciendo que hoy prácticamente la mitad de los desplazamientos sean a pie.

¿Fue necesaria mucha pedagogía para convencer a la ciudadanía y a los comerciantes?

Sin duda. En todas las casas cuecen habas, no hay que pensar que todo lo que reluce en Vitoria es oro. Somos una ciudad en la que evidentemente hemos avanzado bastante, pero todos esos cambios han requerido de mucha pedagogía y de no pocos debates internos sobre las bondades y los inconvenientes de todo este tipo de políticas, que lo que han demostrado es que han mejorado la calidad de vida de las y los vitorianos. Todo proceso de transformación y de cambio genera unas resistencias que en Vitoria también se dieron en su día y hoy se siguen dando también en otros proyectos.

Acaban de inaugurar un servicio similar a la MetroGuagua. ¿Cómo han sido los inicios?

El BEI (Bus Eléctrico Inteligente) lleva dos meses en funcionamiento, desde el uno de marzo. El incremento de usuarios de este autobús eléctrico con prioridad semafórica y carril exclusivo, la MetroGuagua como le llamáis aquí, ha sido significativo, al punto que prácticamente estamos ya en los niveles de usuarios que teníamos antes de la pandemia. Es un éxito total, porque aparte de que es totalmente eléctrico, reduce las toneladas de CO2 en 1.500 al año y los tiempos de tránsito. La línea tardaba 50 minutos en hacerla entera; ahora, 35 minutos. Las frecuencias han bajado de diez a ocho minutos y vamos a estar enseguida en siete. Une catorce barrios de la ciudad, prácticamente 120.000 personas, que es casi la mitad de los vecinos y vecinas de Vitoria-Gasteiz. En ese sentido, está siendo un éxito, pero también tiene su cruz. 

«Uno de nuestros éxitos es mantener un equilibrio entre la política sostenible y el desarrollo industrial»

Gorka Urtaran Agirre - Alcalde de Vitoria-Gasteiz

decoration

¿Cuál es?

Muchos usuarios del vehículo privado han visto, especialmente en algunas zonas, cómo se les ha complicado el tránsito, porque el vehículo privado pierde espacio en favor del transporte público. Esto forma parte de la hoja de ruta del pacto verde europeo y de las ciudades modernas, de futuro, que quieren ser verdaderamente sostenibles. 

¿Ya han podido detectar cambios de hábitos de usuarios que antes optaban por el vehículo privado?

A nivel cuantitativo no, pero a nivel cualitativo, sí. Ya se nos acerca más de un ciudadano diciéndonos que ahora utiliza este sistema, porque ve que es mucho más ágil y eficiente, pero son casos concretos, no podemos extrapolar esa reflexión al conjunto de la sociedad. Todavía no tenemos información sobre ello, pero en Vitoria estamos haciendo una apuesta clara por el transporte, con las tres eses de la movilidad: segura, sostenible y saludable. Hablamos de movilidad activa, sobre todo desplazamientos a pie y en bicicleta. Las dos terceras partes de los desplazamientos se hacen a pie o en bicicleta. Sostenible, porque apostamos por un transporte público totalmente electrificado, con la extensión del tranvía o la MetroGuagua. También, por otro lado, que sea segura porque el desarrollo de proyectos de supermanzanas donde el espacio destinado al peatón se incrementa de forma significativa en detrimento del espacio que se destina al vehículo privado.

¿Cuál es la oferta completa de transporte público de Vitoria?

Tenemos el tranvía, un sistema de éxito que también generó mucha polémica y mucho conflicto cuando se implantó allá por el año 2006. Cada año que pasa bate récords de usuarios, su rentabilidad social es muy elevada. Luego están las líneas de transporte urbano, convencionales, con sistemas diésel o híbridos, con muchísimos usuarios, y ahora hemos incorporado la línea del BEI, que también está incrementando de forma importante sus usuarios. 

¿No tienen sistema de alquiler de bicicleta?

Hay sistemas de alquiler de bicicleta, pero especialmente para turistas y no son excesivos. Hace unos diez años se decidió con los colectivos de ciclistas que se quitara el servicio porque prácticamente en todas las familias de Vitoria hay bicicletas y su uso supone el 16% de los desplazamientos urbanos en toda la ciudad con un crecimiento exponencial. 

Los pactos verdes supondrán un gran desembolso. En el caso de Las Palmas de Gran Canaria, muchas inversiones irán dedicadas al agua. ¿En qué se van a centrar en su ciudad? 

Lo que van a hacer en Las Palmas de Gran Canaria es muy importante. En Vitoria se hizo desde la última sequía en el año 1991, con una inversión la red de saneamiento y abastecimiento de agua que ha reducido prácticamente el consumo anual en un 40%. No tanto porque consumamos menos, que algo menos consumimos, sino porque la red no tiene tantas fugas, tantas pérdidas como tenía antes. Esas inversiones son muy adecuadas. Nosotros vamos a trabajar en el impulso de las energías renovables, en la movilidad sostenible para impulsar la movilidad activa con desplazamientos a pie, en bici o si no en transporte público eléctrico, en la rehabilitación de vivienda en clave de eficiencia energética, y en impulso a la economía circular para valorizar residuos. Por último, en incrementar los sumideros de CO2 para llegar a la neutralidad climática.

Muchas ciudades ponen en marcha iniciativas similares, pero no todas logran el éxito. ¿Qué fórmulas de cooperación pueden ayudar?

Eso es muy importante, la alianza de las ciudades. El siglo XXI va a ser el siglo de las ciudades, van a tener más poder que los estados porque al final las grandes y principales decisiones para atender los retos del planeta se van a producir en los entornos urbanos y las alianzas en las ciudades son clave para aprender las unas de las otras, pero también para colaborar en proyectos compartidos. En ese sentido, por ejemplo con los fondos europeos hemos hecho una alianza con otras ciudades en la que está Gijón, Valladolid, Valencia, Logroño, Fuenlabrada y Vitoria. Estamos trabajando en proyectos compartidos que dan respuesta a los retos que tenemos las ciudades. En Euskadi, las tres capitales estamos trabajando en diferentes proyectos.

Compartir el artículo

stats