Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conmoción en San Roque por el asesinato de una vecina

Angelines era muy querida en el barrio y a los vecinos les cuesta creer que su sobrino la matara a golpes el pasado fin de semana y luego intentara quemarla

9

Crimen en el barrio de San Roque Guayre Mayor

El asesinato de Angelines, una mujer nonagenaria de San Roque a la que presuntamente mató a golpes su sobrino el pasado fin de semana, ha causado gran conmoción en el barrio. La Policía Nacional detuvo el pasado domingo a un hombre de 79 años, llamado Francisco, por agredir a su tía y golpearla supuetamente hasta la muerte, después de una discusión, y después intentar quemarla en un horno en el interior de la vivienda en la que ambos vivían. La última vez que lo vecinos vieron a Angelines estaba regando y barriendo la acera de su casa, como solía hacer a diario. La tradicional tranquilidad del barrio de San Roque se ha visto quebrada de la noche a la mañana por este nuevo caso de violencia machista, que ha causado en muchas personas que conocían y apreciaban a la víctima.

La policía acudió al lugar, tras la denuncia de otra sobrina, a la que el supuesto agresor no dejó entrar en la casa para ver a su tía, según aseguran los vecinos. La sobrina, extrañada porque Angelines no respondia al teléfono, se personó en el domicilio de la calle Florinda, pero el supuesto asesino no la dejó entrar, al tiempo que le aseguraba que estaba en casa de otra prima, siempre según la versión de los vecinos.

Quien iba a pensar que esto iba a suceder”, manifestaba esta mañana Antonio Martín Santana, uno de los residentes de la calle Florinda, donde vivía la víctima.

“Este hombre es un bandido, lo que ha hecho no tiene nombre. Ella era muy querida en el barrio, donde ha vivido toda la vida. Ella lo acogió en su casa”, explicaba Antonio.

Juan, otro vecino, explicó que el pasado sábado vio un humo blanco salir de la casa, pero jamás pasó por su cabeza que hubiera ocurrido un suceso tan trágico.

“No era humo de fogalera. Era como el fuego que tú prendes con papeles para dar olor a la casa. Ví el humo cuando fui a tirar la basura y cogí un poco de respeto. Yo no escuché ninguna discusión, ni golpes ni nada. Nada. Nunca he escuchado discusiones en esa casa”, indicó Juan, quien añadió que “eso no quiere decir nada, porque nunca sabemos lo que ocurre en el interior de las casas”.

Añadió que en ningún momento pensaron que el fuego “fuera para quemar a la señora. Eso era impensable. Como va a pensar uno eso. La cabeza se me traba sólo de pensarlo. La señora era buenísima”.

En los mismo términos se pronunció Isidro, otro vecino, quien señaló: “En ningún momento pensamos que estaba pasando algo grave ahí. Lo únioc que vimos es que estaba saliendo mucho humo. Luego esto se llenó de policías el domingo, hasta las seis de la tarde, cuando se llevaron el cadáver”.

Compartir el artículo

stats