Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tristana lleva a Galdós a las calles de Schamann

La asociación Barrio y cultura graba un videolibro, bajo la dirección de Carlos Álvarez, en parques de Schamann v Los vecinos participan en el rodaje como lectores

9

Rodaje del videolibro Tristana Juan Castro

¿Misión? Sacar la cultura a la calle y acercarla a los barrios. Sin duda, un propósito loable que la asociación Barrio y Cultura lleva varios años persiguiendo y que en las últimas dos semanas ha materializado en plazas mediante un proyecto pionero que ha tenido al guionista y cineasta Carlos Álvarez como director. Un total de 80 vecinos y vecinas de Las Palmas de Gran Canaria han grabado un videolibro de la novela Tristana, obra de Benito Pérez Galdós, en distintos parques, plazas y miradores de Ciudad Alta.

«Queríamos hacer algo diferente para conmemorar el 170 aniversario del nacimiento de Galdós», indica Félix Suárez Valerón, presidente de la asociación Barrio y Cultura y quien ha sacado adelante esta iniciativa junto al guionista y escritor Carlos Álvarez. «La idea surgió tras sopesarlo en grupo y llegar a la conclusión de que podríamos implicar a un buen número de personas», añade. De esta manera, desde el pasado 5 de mayo y hasta este domingo, han estado rodando por diferentes rincones al aire libre de Schamann, Altavista y La Cornisa.

«En vez de leer la obra en un atril, pensamos que era buena idea hacer una lectura comunitaria en espacios al aire libre», resalta Álvarez, conocido entre otras obras por ser codirector y guionista de Ciudadano Negrín, finalista a mejor película Documental en los Premios Goya 2011. De esta manera, el equipo ha rodado en el parque de la iglesia de Los Dolores, en el del Canódromo, en la plaza de la iglesia de Santa Isabel de Hungría, en el mirador de La Cornisa y la plaza de Don Benito como punto neurálgico del proyecto.

Para la grabación han utilizado una versión de ‘Tristana’ adaptada expresamente para este proyecto

decoration

En el proyecto han participado actores aficionados de la asociación juvenil Aire Fresco, la compañía Salsipuedes -de Arucas- y Ómnibus el teatro del pueblo, además de vecinos que han querido colaborar con esta obra. «Han sido seis jornadas de rodaje en distintos parques», indica Álvarez; además de un séptimo día que tuvo lugar este domingo y en el que pulieron las últimas escenas que quedaron sueltas del libro. «Después vendrá la etapa de montaje, que promete ser exhaustiva», precisa.

Para la grabación han utilizado una versión de Tristana (Madrid, 1892) adaptada expresamente para esta ocasión. Compuesta por 29 capítulos, se trata de una novela que aborda el tema de la emancipación de la mujer a finales del siglo XIX. La obra tiene cuatro protagonistas: la propia Tristana, huérfana y rebelde; Don Lope, un hidalgo mujeriego; Horacio Díaz, joven pintor; y Saturna, criada de Don Lope y confidente de Tristana. Estos han contado con interpretaciones fijas durante todo el proceso, el resto de secundarios y trama narrativa ha sido relatada por varias decenas de aficionados y amantes de la lectura.

Momento en la grabación del videolibro Tristana. Juan Castro

Al ser aficionados en su mayoría, previamente los prepararon con un taller de lectura en voz alta. Allí les enseñaron las técnicas a seguir, «principalmente para que perdieran el miedo escénico a leer en público», apunta Álvarez; además, también les dieron las pautas para dar una entonación y para que se les pudiera escuchar, más teniendo en cuenta que la grabación se realizaba al aire libre, «pero nunca interpretando, porque no es algo teatralizado».

De hecho, estos mismos talleres la asociación Barrio y Cultura los ha llevado al alumnado de secundaria y bachillerato del IES Schamann y al Pablo Montesinos. Una manera de llevar la lectura a las aulas «con una actividad dinámica», indica Félix Suárez. El proyecto ha contado con la colaboración y financiación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de la red de Bibliotecas Municipales, la concejalía del distrito Ciudad Alta y distrito cultura.

La naturalidad es lo que caracteriza al videolibro, «en toda lectura siempre hay lapsus e inseguridades»

decoration

La idea será publicar el videolibro en youtube una vez termine el montaje y compartirlo en las redes sociales del barrio -Barrio y cultura, Fiestas de Schamann ayer y hoy, entre otras-. «Al final con el proyecto queremos que si una persona estudia español en Alemania o Azerbaiyán pueda ver algo natural», apunta Suárez, «que puedan ver acentos diferentes, tonos de vez naturales y de manera real, no una interpretación como si vieran una película». 

Precisamente, la naturalidad es lo que caracteriza a la obra. Durante el rodaje, varios de los participantes cometían pequeñas equivocaciones o trabalenguas con alguna palabra y, en la mayoría de los casos, con parar un segundo y retomar el ritmo era suficiente. «En toda lectura siempre hay lapsus, las inseguridades o fallos no son algo malo», explica el director de la obra. Al final, lo que buscan es que quede real en lugar de un resultado cuidado al milímetro.

No obstante, algunos participantes a veces deciden sí repetir la toma, al considerar que se han equivocado en demasía. «Eso ha ocurrido en muy pocos casos», apunta Álvarez, así en la mayoría de los equivocaciones les invita a seguir. «Las tomas que hemos repetido han sido casi siempre porque molestaba el sonido ambiente, coches, personas que pasaban cerca, cosas que al final no podemos controlar», destaca.

Dosis de naturalidad

Antes de cada grabación «simplemente» se le marcaba a cada voluntario el párrafo a leer y las partes de los protagonista dentro de cada capítulo. «Sin más instrucciones porque todo eso ya lo vimos en el taller», precisa el director. El número de participantes por cada capítulo varía entre los seis y los 22 lectores.

De hecho, la mayoría son aficionados justo para dar esa dosis de naturalidad y dinamismo. «Es la primera vez que hago algo así, en una grabación», apunta Nisamar Medina Cabrera, quien da voz en este videolibro a Tristana, la protagonista. Empezó en Navidad en la compañía amateur Ómnibus y técnicamente este es su segundo papel, «es algo a lo que me dedico por hobbie, pero ha sido una experiencia muy buena, he aprendido muchísimo».

«Esta es una forma diferente de hacer una lectura comunitaria trayendo la cultura a la calle», indica Álvarez

decoration

Junto a ella, se encuentra sentado el actor Rubén Sobrino Marrero, quien lee los diálogos y vivencias de Horacio, un pintor que será el gran amor de la joven Tristana a través de la novela. «La iniciativa está muy bien porque permite a la gente acercarse y acceder a una actividad así fácilmente», apunta el intérprete, que en este caso sí se dedica al mundo del teatro de manera profesional de la mano de su propia compañía, Teatro Pello. «Al final es una manera interesante y diferente de plasmar y enseñar la literatura», destaca.

Frente a ellos, los observa la estatua de Galdós que preside la plaza que lleva su nombre en el corazón de Schamann. Una escultura que inmortaliza al escritor, curiosamente, sentado en un banco leyendo bajo los árboles con un libro en la mano; una estampa que durante estas dos semanas los vecinos de Ciudad Alta han imitado en diferentes rincones.

«Al final esta es una manera de experimentar», reseña Álvarez, «una forma diferente de hacer una lectura comunitaria trayendo la cultura a la calle». Lo difícil llegará ahora, a la hora de hacer el montaje; «parece sencillo, pero la complicación estará al buscar el orden, al ser aficionados no siempre tenían disponibilidad y ha habido cambios», explica.

Preparación antes del rodaje del videolibro de la novela Tristana. Juan Castro

Lo cierto es que el director de este videolibro ya cuenta con experiencia moldeando obras de Pérez Galdós. Álvarez fue coguionista de la película Mararía, de Antonio J. Betancor. La cinta optó a cinco premios Goya en 1999, entre ellos el de mejor guion adaptado. Y es que el escritor grancanario sigue siendo todo un referente a pesar de los 100 años desde su muerte. Sus personajes siguen vigentes y su legado, gracias a la calidad de su novelas, es incuestionables.

De hecho, los barrios no paran de reivindicarlo. Más allá del espíritu galdosiano de Schamann -en toda la zona hay 54 calles con nombres de los personajes de sus obras-, la asociación Bentejuí, por ejemplo, estrenó recientemente el corto Villegas y Galdós basado en la relación entre María Villegas, vecina de Tamaraceite y famosa por sus bizcochos, su repostería y su cocina, y el escritor.

La asociación Barrio y Cultura realiza, además, actividades todos los años para conmemorar el nacimiento de Galdós e impulsar la zona. El pasado año, llevaron a los personajes de las novelas más representativas, caracterizados para el momento, a las calles de Schamann, de tal manera que los transeúntes al pasar por delante en rutas guiadas podían conocer los entresijos de unas historias cargadas de realismo. ¿Qué harán en 2023? Habrá que esperar.

Compartir el artículo

stats