Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mayores de Las Palmas de Gran Canaria recuerdan sus vivencias en El Confital en una ruta por la zona

El programa busca un envejecimiento activo y saludable de las personas y socializar entre ellas | Se retoma tras el parón de dos años por la pandemia

Ruta de mayores en El Confital

Ruta de mayores en El Confital La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Ruta de mayores en El Confital Christian Afonso

Con nostalgia y alegría, medio centenar de personas mayores recorrieron ayer a pie el sendero del Confital para hacer ejercicio y, de paso, recordar los momentos que vivieron en esta zona natural.

Alrededor de medio centenar de personas mayores de Las Palmas de Gran Canaria han realizado este martes una ruta de senderismo por el espacio protegido del Confital, en el que no solo han hecho ejercicio para mantenerse activos, sino en el que además han recordado sus vivencias en este mítico enclave de la capital grancanaria, en el que muchas de ellas vivieron o veranearon durante muchos años. Procedentes de los cinco distritos de la ciudad, han vivido una jornada que también les ha servido para socializar y contar anécdotas, al tiempo que salían de sus casas para evadirse de la rutina. Pese a la lluvia que mojó el ambiente, y que les obligó a tener que dar marcha atrás a mitad de camino, el éxito ya se había conseguido: tener una nueva vivencia que relatar a los suyos.

Esta actividad se enmarca en el proyecto Palabras Mayores, impulsado por la Asociación Social y Cultural Trib-Arte y financiado por Acción Social de CaixaBank, y que está dentro del programa de envejecimiento activo y saludable que, tras dos años de parón por la pandemia, ha regresado en las últimas semanas a Las Palmas de Gran Canaria bajo el auspicio del área de Servicios Sociales del Consistorio capitalino. Tras una primera ruta por el barranco de La Ballena la semana pasada, las personas mayores han encaminado sus pasos en esta ocasión hacia El Confital.

Para Chona y Loli ha sido volver al pasado. Armadas con viejas fotografías de otros tiempos y un detallado mapa de todo El Confital, estas dos mujeres se han convertido en el alma de la fiesta. Con gran orgullo y cargada de anécdotas divertidas, Chona ha relatado al resto de sus acompañantes cómo su familia vivió en una de las populares casetas que poblaban este enclave -concretamente en El Charcón- hasta hace 45 años en su caso, cuando se le entregó una vivienda en el polígono Cruz de Piedra. De sus famosas barbacoas -su padre y su marido eran pescadores y cocinaban lo que capturaban prácticamente al instante-, ha tenido relato suficiente para llenar minutos de risas y algarabía.

"Cuando estábamos haciendo nuestra caseta, todo el mundo aparecía por ahí para golisniar pero luego nadie hacía nada ni echaba una mano. Se la pasaban -y mi familia también- bebiendo cervezas y cubatas, por eso tardamos tanto en terminarla", ha explicado mientras el resto no paraba de reír con sus peripecias. En El Confital de su memoria, Chona ha rememorado también El Bufadero, con su particular sonido y cómo expulsaba el agua a través de la chimenea natural que conecta con las simas marinas bajo la superficie, así como las salinas en las que trabajó durante tantos años.

Acompañada de su amiga y vecina Loli, ambas han bromeado sobre las "sirenas" que fueron en su época, mientras miraban con una mezcla de nostalgia y diversión una fotografía en la que aparecían sentadas en poses sugerentes en sus rocas favoritas de toda la bahía. También han hablado sobre lo bien que se lo pasaban sus chiquillos mientras corrían de acá para allá, jugando y disfrutando de los días veraniegos en el paraje natural.

En opinión de Loli, El Confital ha significado mucho en su vida. Su familia vivió en una de esas casetas que pintaron el paisaje de esa peculiaridad única que siempre caracterizó esta zona de la ciudad, que considera es "un sueño para todo el mundo". Desde pequeña, saltaba por las rocas y se remojaba en los charcones de la bahía, pero en 1972 tuvieron que cogerlo todo y marcharse porque les concedieron una vivienda en Cruz de Piedra y, pese a los muchos recuerdos y buenos momentos, no lo dudaron dos veces. Siguieron, eso sí, yendo muy a menudo a su playa querida, esta vez con tiendas de campaña para seguir pasando las vacaciones.

28

Ruta para mayores por El Confital JC Castro

Reyes también ha sido guía durante la visita. Ha contado a todo el que quiso escucharla los pormenores del Confital que ella vivió y gozó en su juventud, junto a sus hijos. "Teníamos nuestra casetita junto al bar playa y veníamos todos los fines de semana y vacaciones, fuera Navidad o verano. Mis hijos eran pequeños y les encantaba venir a jugar, cogiendo lapas y buceando", ha señalado la mujer con gran alegría. Su construcción fue posterior a las de Chona y Loli, que fueron tiradas al suelo hace cuatro décadas, porque la ciudadanía volvió a erigirlas en otros puntos de la bahía cuando vieron que nada pasaba si lo hacían. Ello duró hasta hace unos 25 años, según Reyes, cuando se las tiraron. "Lloramos mucho aquel día", ha comentado al respecto.

Todavía se acuerda de esos buenos momentos que vivió con su familia en la playa capitalina, y por ello no ha dudado en ensalzarla hasta las cumbres. "Esta zona es una maravilla como paraje natural, es único en nuestra isla y uno de los pocos que quedan así", ha afirmado.

Recuperar el tiempo perdido

La concejala de Servicios Sociales de Las Palmas de Gran Canaria, Carmen Luz Vargas, ha asegurado que, tras el parón por la Covid-19, están tratando de "recuperar el tiempo perdido" en todos esos meses. "Vamos a intentar que los mayores estén el menor tiempo posible en casa y tengan un envejecimiento activo porque queremos llenarlos de actividades, de ocio y de tiempo libre", ha agregado. Dentro de ese plan municipal se adscriben numerosas actividades de muy diversa índole, desde gimnasia especializada en la senectud a clases de baile y numerosos talleres de distintas temáticas. Uno de los últimos les ha enseñado a subir contenido a la nube a través de sus teléfonos móviles o a usar las cámaras para poder sacar fotos o vídeos de sus aventuras. "Es una barbaridad la ilusión y predisposición que muestran al aprendizaje", ha destacado la edila.

«Esta zona es una maravilla como paraje natural, único en la isla y de los pocos que quedan», según Reyes

decoration

Por su parte, para la representante de la Asociación Trib-Arte y CaixaBank, Marta Martín, este programa de Palabras Mayores tiene por objeto "mejorar la salud en todos los conceptos", dentro de los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su decenio de envejecimiento saludable. "Se desarrolla por un lado con actividades dirigidas a personas mayores, por otro lado, con formación dirigida a profesionales del ámbito de intervención con personas mayores, y por otro lado, dotando también a los ayuntamientos, profesionales y personas mayores de un kit de herramientas para poder trabajar también de forma autónoma", ha explicado.

Con la visita a este paraje de la ciudad, muchos sentimientos han aflorado para estas personas, que han conocido o vivido intensamente una zona única. "Esta es la historia del Confital, cualquier otra cosa que quieras saber, me la puedes preguntar", ha concluido Loli mientras las primeras gotas comenzaban a caer.

Compartir el artículo

stats