Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avenida Marítima

El Gobierno canario actuará de emergencia para evitar el desplome de la Avenida Marítima

Franquis anuncia que la obra se iniciará "cuanto antes" en la zona situada entre el Castillo de San Cristóbal y el primer edificio de la Guardia civil

Grieta en la Avenida Marítima ANDRES CRUZ

La Consejería de Obras Públicas del Gobierno canario actuará de emergencia para iniciar «cuanto antes» las obras de reparación de la escollera de la Avenida Marítima evitar el desplome de la plataforma que protege el paseo y la autovía GC-1, por la que circulan a diario 100.000 automóviles.

La intervención, que será declarada de emergencia por el consejo de gobierno la próxima semana, se llevará a cabo de inmediato en un tramo de aproximadamente 600 metros, comprendido entre la altura del Castillo de San Cristóbal y el primer edificio de la Guardia Civil.

Se actuará en un primer momento en el tramo más cercano al barrio marinero de San Cristóbal, donde un viandante detectó el pasado 25 de mayo una nueva grieta, aparecida a una distancia de algo más de cien metros de distancia del lugar donde se abrió un socavón hace algo más de un año y que el Ayuntamiento rellenó el pasado mes de marzo, ante el riesgo de hundimiento, después de casi un año en el que todas las administraciones se dedicaron a mirar para otro lado y a pasarse la pelota.

El consejero regional afirma que la situación que hay ahora es más grave que hace un año

decoration

Se calcula que la obra tendrá un coste de algo más de cuatro millones y tomará como base un proyecto que hizo el Cabildo de Gran Canaria, que colaborará con el Ayuntamiento capitalino en el arreglo del paseo, tarea que le corresponderá a este último.

El consejero regional de Obras Públicas, Sebastián Franquis, anunció este miércoles que el Gobierno canario asumirá la ejecución y la financiación de la obra de emergencia, tras la reunión mantenida con el consejero insular de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez, y el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, un encuentro que el primero convocó de urgencia tras recibir el informe que le remitió el Ayuntamiento capitalino, que advierte del pésimo estado de la cimentación de la plataforma del paseo y la autovía debido al enorme deterioro de la escollera. En el informe el consistorio pedía a Obras Públicas que obligara al Cabildo a reparar la escollera.

Franquis, que reconoció que la reforma de la escollera es competencia de la Comunidad Autónoma, indicó que cuando se produjo el socavón del pasado año que rellenó el Ayuntamiento por la vía de emergencia hace tres meses, la situación de la escollera no «era tan grave» como ahora, ni afectaba a la autovía.

De forma paralela a la obra de urgencia, anunció, se hará un estudio en profundidad del estado del conjunto de la escollera, en el que participarán los técnicos de las tres administraciones. Salvo que se detecten nuevas anomalías, añadió, las obras consistirán basicamente en el arreglo de la escollera, cuyo gran deterioro le impide desempeñar su función de rompeolas, así como el relleno de los al menos cuatro huecos que se han detectado en la plataforma, porque el agua se está metiendo por la parte baja y está horadando toda la estructura.

 Los técnicos de Geursa, que hicieron el informe municipal se encontraron en abril pasado con una estructura, cuyo interior parece un queso de Gruyere, llena de huecos, que son los responsables de la aparición de la última grieta y del desplazamiento del paseo.

Los técnicos detectaron que por uno de los cuatro huecos observados se introducía el agua del mar, que llegaba a la altura del borde del carril derecho de la carretera, a cinco metros de profundidad.

«Tal y como está ahora» la escollera y el paseo «sí se justifica una declaración de emergencia para que se actúe de forma inmediata», subrayó Franquis, para intentar explicar que se haya tardado un año en intervenir.

«La situación que se reflejaba en aquellos primeros informes no tiene nada que ver con lo que hay ahora», subrayó.

Franquis resaltó el acuerdo alcanzado por las tres administraciones, que han decidido además crear una comisión técnica para hacer un seguimiento a las obras. «Hay que hacer un profundo estudio», dijo, «de la situación desde el Castillo de San Cristóbal hasta el enlace de los túneles de San José para ver el estado exacto en el que se encuentra el paseo y la escollera y ver lo que hay que hacer, aunque en este momento es necesario actuar» de urgencia «en la escollera. Ya está afectando al carril de la carretera y, por lo tanto, podría peligrar en el futuro, no mañana ni pasado, pero si no se toman medidas inmediatas, logicamente puede afectar a la vía. El agua ya está penetrando en el primer carril y hay que actuar».

Javier Doreste, por su parte, indicó que el acuerdo adoptado en torno al problema es la “prueba palpable de que no hay conflictos y de que las tres administraciones gobernadas con pactos de progreso dejan a un lado los malentendidos, que no diferencias, se dan la mano y se ponen a trabajar de la mano”, tratando de ocultar el enfrentamiento que han protagonizado el último año a cuenta de quien arreglaba la escollera.

Las instituciones alcanzan un acuerdo y crean una comisión técnica de seguimiento

decoration

La última entrega de esta pelea la protagonizaron el pasado lunes el alcalde Augusto Hidalgo y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales. En palabras de Doreste, «es de agradecer que el Gobierno actúe para resolver el problema. En el paseo actuaremos de la mano el Ayuntamiento y el Cabildo, que llevará a cabo una colaboración puntual».

Por su parte, Miguel Ángel Pérez manifestó que el objetivo de la reunión era buscar la solución a un problema, cuyo origen es el mal estado de la escollera, que daña a su vez al paseo y a la estructura de la GC-1. Calificó de «gran noticia» la actuación de emergencia. «Se ha adoptado una actuación rápida y el Cabildo ofrece su colaboración tanto al Gobierno canario como al Ayuntamiento con el proyecto que hemos realizado en la Avenida para que pueda ser el punto de partida para la solución definitiva. Es un problema que nos afecta a todos y tenemos que colaborar en su solución».

Los problemas aparecen en 2006


2006

Primer hundimiento

El primer hundimiento en el carril derecho de la autovía se produce en 2006. Desde entonces se han registrado cuatro incidentes más en 2012, 2014 y 2018. En mayo de 2021 se produjo un socavón que afectó al paseo. El Cabildo aseguró que dicho incidente no afectaba a la calzada por lo que se negó a actuar. Al final, el Ayuntamiento actuó en marzo pasado y rellenó un socavón y varios huecos, después de que los técnicos advirtieran del peligro de hundimiento de la calzada y de la rotura de la tubería de agua de Emalsa.


Zona afectada

600 metros

Los incidentes siempre se producen entre el kilómetro 1,4 y el 2, un tramo de 600 metros, el más antiguo de la Avenida, que está entre San Cristóbal y poco antes de Lady Harimaguada.


2017

Informe del Cabildo

Los técnicos advirtieron en 2017, en un informe encargado por el Cabildo, del riesgo de hundimiento de la calzada, que no se evita, avisaron, con los periódicos rellenos de hormigón, sino con el refuerzo de la escollera.

En el proyecto que hizo en su día el Cabildo se cuantifica la actuación en algo más de tres millones, pero Franquis indicó que los técnicos calculan que habrá que invertir más de cuatro millones.

El consejero regional espera que la obra comience en las «próximas semanas» y consideró que en principio «no tiene por qué afectar al tráfico», aunque si se tiene que interrumpir el paso en un carril «se hará».

En cuanto a las competencias, Franquis reconoció que la escollera «forma parte de los terrenos cedidos» por el Gobierno de España «a la Comunidad Autónoma y eso nos da la posibilidad de actuar. Si tuviéramos duda de que no fuera nuestra, no actuaríamos por la vía de emergencia».

Compartir el artículo

stats