Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas fundacionales | Una tarde para el recuerdo

Una ‘suite’ con 23 ilustres

Calor y emoción en el acto de entrega de distinciones, marcado por un homenaje al pintor Manolo Millares en el 50 aniversario de su muerte

105

Acto de Honores y Distinciones 2022 de Las Palmas de Gran Canaria Juan Carlos Castro

Envueltos por el espectáculo ‘Suite para Millares’, con el que finalizó el acto de entrega de honores y distinciones, las 23 personas e instituciones distinguidas por el Ayuntamiento se fundieron con los músicos y bailarines que homenajearon a Manolo Millares en el 50 aniversario de su muerte.

Daba como un poco de pena internarse en el Auditorio Alfredo Kraus y dejar atrás la intensa luz de la primera tarde de pleno sol que lucía en la ciudad después de tantos días plomizos. Los premiados, amigos, familiares y autoridades que entraban al acto de entrega de honores y distinciones se mezclaban con la riada humana de bañistas y visitantes del centro comercial vecino en los prolegómenos de una Noche de San Juan que se adivinaba intensa y, sobre todo, multitudinaria.

Varios centenares de personas repletaron la Sala Sinfónica del Auditorio para acompañar a los premiados en un acto, lleno de mucha emoción, alegría y aluviones de aplausos para los homenajeados. La directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, abrió el reparto de las distinciones. La productora musical Dania Dévora, el costalero del Carmen José Falcón y el diseñador Tino Montenegro acapararon los mayores aplausos de la noche, junto a la activista María Puig y la sindicalista Lorenza Machín, que hizo reír al auditorio con su saludo-reverencia.

 Espectacular fue también la oleada de aplausos y vítores que levantó el escritor Alexis Ravelo, una supone que por parte de lectores profundamente agradecidos por tantos momentos felices disfrutados entre las páginas de sus novelas.

Especialmente emotivo fue el abrazo entre María Puig y el alcalde Augusto Hidalgo, quien poco antes le había dado las gracias en su discurso por abrirle los ojos, cuando él era joven, «a la crudeza de aquellos que carecían de un techo digno donde vivir, en esa lucha irrenunciable por la vivienda».

 «Esta es la persona que con su tesón me enseñó de verdad, con crudeza, la ciudad donde había yo nacido», subrayó refiriéndose a la activista comunista que batalló en los años ochenta y noventa del siglo pasado por conseguir una vivienda digna para muchas personas de esta ciudad que no tenían donde caerse muertas. Compañeros del Partido Comunista, entre ellos Segundo Martínez, acudieron a la entrega del título de Hija predilecta.

Numerosos sindicalistas y miembros del movimiento vecinal, entre ellos el portavoz del sindicato Unificado de Guaguas, Wolfang Alcántara, o Matías Dávila y Oscar Roque, de Movecan, y Alcorac Guanche, que arroparon al sindicalista Feluco Marrero, al que Hidalgo seguía en su juventud revolucionaria, según aseguró, «como líder de brega obrera».

 Matías Dávila, de Movecan, afirmaba que «la ciudad le debe mucho a Feluco», mientras recordaba la última gran batalla en la que participó para evitar la privatización de Guaguas, una de cuyas movilizaciones tuvo lugar precisamente el día en el «que el Delta atacó Canarias y se cayó el Dedo de Dios» .

Luis Sánchez, portavoz de Ben Magec, aprovechó la recogida de la medalla de oro para desplegar una pancarta con una cita de César Manrique: «Hemos empezado a descubrir que todo está interconectado y que la ocupación desmedida del suelo acaba destruyendo a la naturaleza y, por tanto, al ser humano», un alegato en toda regla contra el desarrollismo que aún sigue vigente más de 30 años después.

También hubo un hueco para recordar a los que fallecieron en el último año, entre ellos Totoyo Millares, Francisco García Bello, Isabel Torres y Domingo González.

Los exalcaldes Jerónimo Saavedra, Juan José Cardona y la exalcaldesa Pepa Luzardo estaban entre los asistentes, entre los que se encontraban también el delegada del Gobierno Anselmo Pestana y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, entre otros.

El acto terminó con el espectáculo Suite para Millares, una composición musical de Germán G. Arias y Augusto Báez creada bajo la dirección artística de Israel Reyes de manera especial para el acto de Honores y Distinciones, con la que culminó el homenaje que se rindió al pintor Manolo Millares Sall durante la noche.

Al igual que hiciera Millares con los tejidos aborígenes que envuelven las momias del Museo Canario para crear sus arpilleras, el mundo guanche se adueñó del escenario en una especie de viaje al pasado, de la mano de los bailarines Cristina Pérez, Cora Panizza, Silvia Pérez, Sofía Pereira Dias, Abián Hernández y Alejandro Déniz, quienes interpretaron la coreografía creada por José Guadalupe. La escenografía fue creada Rafael Suárez y las videocreaciones por Derrotero VFX. Además de Germán G. Arias, con el fliscorno, y Augusto Báez, al piano, se encargaron de poner la música Laura Espino (violín), Lara Cabrera (viola), Marisa Roda (violonchelo), Marta Bautista (contrabajo) y Totó Noriega (percusión).

Compartir el artículo

stats