Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acercamiento entre la administración y bomberos en los cambios de guardia

Los sindicatos e Íñiguez dejan para octubre el nuevo reglamento interno y el complemento de libre disposición

Los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria se manifiestan para exigir mejoras laborales

Los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria se manifiestan para exigir mejoras laborales Andrés Cruz

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria se manifiestan para exigir mejoras laborales Christian Afonso

Acercamiento entre el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y los representantes sindicales del Cuerpo de Bomberos tras la mesa de negociación que se ha celebrado este jueves en las oficinas municipales. Después de la tensión de las últimas semanas, la conversación ha vuelto a centrarse en algunas de las necesidades del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS). En concreto, se ha avanzado mucho en los cambios de guardia para reforzar el personal, una práctica que se hacía hasta la fecha pero que no estaba escrita sobre el papel. Además, la redacción del reglamento interno del Servicio y la política en cuanto a jornadas de libre disposición se han puesto sobre la mesa para seguir profundizando en ello de cara al mes de octubre, cuando se retomará el diálogo sectorial.

Tanto desde la administración como desde los sindicatos presentes en el SEIS se han congratulado de la buena sintonía que se ha mostrado durante esta mesa de negociación. Sobre todo después de los acontecimientos de las últimas semanas, que habían elevado la tensión entre las dos partes, hasta el punto que el propio Consistorio se ha querellado contra nueve bomberos por presuntas injurias, calumnias, coacciones y daños a bienes.

En el orden del día había cuatro puntos a tratar: una propuesta de acuerdo para el cambio de guardias, establecer el calendario para las negociaciones del reglamento interno del SEIS, sentar las bases para establecer el complemento de la jornada de libre disposición y presentar un informe de planificación de las inversiones que el área de Seguridad y Emergencias ha llevado a cabo y realizará en el Cuerpo. Nada de ello tiene que ver con las reivindicaciones que, desde los sindicatos, han venido realizando en los últimos años, y que se han visibilizado más a raíz de su decisión de dejar de hacer horas extra en mayo. Hablan de falta de personal por las continuas jubilaciones sin que se convocaran oposiciones en más de una década, a lo que añaden la antigüedad de parte del vestuario, la nulidad en la que se encuentran los contratos y lo que consideran «problemas de organización».

El concejal de Seguridad y Emergencias capitalino, Josué Íñiguez, ha asegurado a este periódico que de esta mesa de negociación saca "unas conclusiones a priori positivas porque nos permiten seguir avanzando en las mejoras para el Servicio". Han avanzado en los calendarios que, desde ahora, marcarán la agenda de la Concejalía en lo que a bomberos se refiere, con la intención de poder ir cerrando capítulos en la batalla en la que se encuentran los sindicatos desde hace varios años.

En ese sentido, Daniel Ojeda, portavoz de la Unión Sindical de Policías y Bomberos (USPB) en la sección del SEIS, ha confirmado que el encuentro no ha estado motivado por "el conflicto, ni por las reivindicaciones sindicales, porque los problemas siguen siendo los mismos". "Nuestra postura es siempre de diálogo, siempre hemos estado dispuestos a ello, y lo hemos comprobado en esta reunión en la que nos hemos sentado con quienes nos han querellado", ha defendido Ojeda.

Por su parte, Ángel Sánchez, portavoz de UGT en el Cuerpo, ha agradecido el talante con el que han acudido a esta mesa tanto Íñiguez como la jefa del SEIS, Rosa Rodríguez. "Esperemos que siga así para continuar dando pasos adelante e ir consiguiendo avances que sean beneficiosos para el Servicio y, por ende, para la ciudadanía", ha agregado el representante sindical, quien ha sostenido que no pretenden "mezclar" la negociación con la administración con las cuestiones jurídicas en las que se han visto inmersos tras la querella del Consistorio contra nueve de los bomberos.

Para el portavoz de CCOO en Bomberos, Víctor Monzón, el encuentro fue "distendido" y "constructivo" para los intereses del SEIS y de la población palmense. Además, ha resaltado que se puso sobre la mesa una cuestión que trajo a colación la propia Comisiones Obreras en lo relacionado con la necesidad de desarrollar un reglamento interno del que no ha gozado el SEIS en sus 150 años de historia. "Pedimos que desarrollen una propuesta de documento y trabajaremos sobre ella, y es lo que vamos a hacer", ha dicho.

Multiplicar por cuatro la plantilla

El concejal y portavoz de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francis Candil, recordó ayer que la capital cuenta con solo 80 bomberos, cuando en la normativa europea en materia de seguridad de Desarrollo sostenible en las ciudades se establece que debe haber al menos un bombero por cada 1.000 habitantes. Se trata de la ratio mínima que garantiza un servicio de extinción de incendios y salvamento. Por tanto, si el número de habitantes en la urbe es de unos 400.000, está lejos de alcanzar esos parámetros. Debería tener cuatro veces la plantilla de bomberos que tiene a día de hoy. «Hoy [por ayer] nos hemos reunido con los 30 bomberos interinos con los que el Ayuntamiento se comprometió que se incorporarían este año, además de los 31 que, tras haber aprobado la oposición, siguen sin fecha estimada ni formación», indicó Candil para luego denunciar que es «incomprensible cómo se ha permitido, por parte de los diferentes gobiernos municipales, este nivel de deterioro».

En lo que respecta a este nuevo documento normativo, regulará, según los cuatro principios básicos que propuso Seguridad, qué formación de reciclaje deberán mantener los bomberos; las prácticas en esta materia -maniobras que hay que hacer para mantener los conocimientos-; el reglamento de honores y distinciones, que ha quedado obsoleto y necesita actualización, y la segunda actividad. Esto último tiene que ver con las ocupaciones de otra índole menos exigente físicamente que podrían desempeñar aquellos agentes que, por su edad, ya no tengan las facultades para participar en primera línea de acción, con el objetivo de alargar su vida laboral y que tengan mayor calidad de vida en su puesto. Todos los sindicatos han celebrado este nuevo paso hacia una mayor ordenación de sus funciones. "Queremos un consenso para que no se tomen decisiones unitarias", ha afirmado, en ese sentido, Ojeda.

Un segundo punto que se trasladará hasta nuevas negociaciones en octubre será el de equiparar a los Bomberos con la Policía Local en cuanto al complemento de las jornadas de libre disposición, de tal manera que aquellos agentes que se apunten voluntariamente para cubrir uno de los denominados servicios especiales puedan recibir un plus económico por ello. Esta opción, en cualquier caso, será sometida a votación en el momento oportuno, según ha avanzado Josué Íñiguez.

Compartir el artículo

stats