Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El teletrabajo de los empleados municipales tiene los días contados

El Ayuntamiento ordena al personal que acuda a las oficinas el 1 de septiembre. Los sindicatos rechazan la medida y piden que se aplique el reglamento acordado

Oficinas municipales de León y Castillo

El teletrabajo en el Ayuntamiento de la capital grancanaria tiene los días contados. La Dirección General de Administración Pública publicó el pasado 2 de agosto una resolución en la que ordena a todo el personal municipal que trabaja desde su domicilio para que se incorpore a las oficinas municipales desde el próximo 1 de septiembre. Sólo aquellos empleados cuyos jefes de servicio consideren que han tenido un mejor rendimiento trabajando a distancia, podrán esquivar la resolución.

Aunque se venía rumoreando sobre el fin del teletrabajo desde hace un año, la medida, que ha sido rechazada por los sindicatos, ha cogido por sorpresa en pleno mes de agosto a los trabajadores municipales, que se desayunaron el pasado martes con la resolución colgada en la intranet municipal.

Los sindicatos calculan que entre el 40% y el 50% de los empleados municipales teletrabaja algún día a la semana, siempre con el visto bueno preceptivo de sus jefes de servicio. El concejal de Innovación Tecnológica y Recursos Humanos, Mario Regidor, eludió dar una cifra, argumentando que el número «varía de día en día».

La resolución establece una excepción a la prohibición de trabajar a distancia en «aquellos puestos en los que ha podido comprobarse que la prestación del servicio» desde el domicilio «ha supuesto una mejora indiscutible en la prestación y en la reducción de los tiempos de tramitación correspondientes».

Según se establece en la resolución, la permanencia en la situación de teletrabajo «requerirá un informe emitido por la jefatura correspondiente de la que dependa el puesto en el que se indique con datos objetivos en qué han consistido tales mejoras en la gestión, así como en qué medida se han visto reducidos lo tiempos de ejecución y espera». También deberá aclarar dicho informe si «se han respetado los requisitos de comunicación y contacto permanente con el servicio y/o concejalías que hayan requerido su asistencia e información y con la ciudadanía». Será la Alcaldía la que autorice finalmente el teletrabajo, tras el visto bueno de la concejalía al informe favorable de la jefatura de servicio.

Casi la mitad de los funcionarios trabaja desde su domicilio algún día de la semana

decoration

Como en la totalidad de administraciones, el trabajo de forma remota se estableció en el Ayuntamiento de la capital grancanaria durante el confinamiento obligatorio por la pandemia y se ha mantenido hasta ahora, amparado por seis resoluciones transitorias basadas en la situación sanitaria que fueron aprobadas en 2021. La resolución recién aprobada lo que hace es suspender dichas resoluciones, estableciendo una prohibición generalizada del trabajo, salvo excepciones puntuales y muy justificadas, pese al acuerdo alcanzado con los sindicatos con la directora general de Administración Pública, Mercedes Cejudo, para regular el teletrabajo, que fue aprobado el 7 de julio de 2021.

El concejal Mario Regidor señaló que el decreto derivado de la pandemia «dejará de estar en vigor a partir del 1 de septiembre. En ese decreto dejábamos libertad a las distintas áreas y servicios del Ayuntamiento para determinar qué plazas podían ser de teletrabajo. Ahora, como la pandemia parece llevar un mejor ritmo, estamos negociando con la representación sindical una regulación adaptada a los cambios producidos y también a la propia recomendación del Gobierno con respecto al teletrabajo para el ahorro de energía».

Leonardo Perera, representante del sindicato CSIF, negó que existan negociaciones y expresó su rechazo a la resolución que acaba con el teletrabajo, la cual ha provocado, subrayó, «un enfado generalizado». «Llevamos más de un año insistiendo al Ayuntamiento para que se ponga en marcha el reglamento de teletrabajo que se aprobó en julio de 2021 para que se le de continuidad» a esta forma de trabajo, criticó Perera, quien informó de que todos los sindicatos rechazan la medida y van a exigir una reunión en septiembre para abordar el asunto y exigir que se ponga en marcha dicho reglamento. «Lo que queremos es que se mantenga el teletrabajo donde se vea que está funcionando y si se detecta que algún trabajador no cumple, que se le apliquen los mecanismos disciplinarios, al igual que ocurre con los trabajadores presenciales. Lo cómodo es decir todo el mundo a la oficina. El trabajo que hacemos se puede fiscalizar, sea presencial o de forma remota». Añadió que la mayoría de los jefes de servicio están en contra del teletrabajo. «Por eso queremos que se ponga en funcionamiento el reglamento, que contempla una comisión de teletrabajo que intervenga cuando» los jefes de servicio se oponen al teletrabajo y se establezcan los criterios para evaluar la productividad.

Compartir el artículo

stats