Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CIUDAD DE MAR

Vuelve a quedar desierto el concurso para dragar las piscinas de La Laja

Dragado de una de las piscinas de La Laja en 2017 0, 0

El concurso convocado por la Concejalía de Ciudad de Mar para dragar y limpiar de piedras y arena el fondo de las piscinas de La Laja ha vuelto a quedar desierto porque no se presentó ninguna empresa.

Esta es la segunda vez que se archiva en el último año la licitación para limpiar las piscinas, que están a punto de cumplir más de cuatro años sin la eliminación de las piedras y arenas que el oleaje va acumulando en el fondo.

La falta de interés de las empresas se ha vuelto a repetir pese haberse incrementado el presupuesto y el tiempo de la concesión.

Debido a ello, la mesa de contratación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria declaró desierto el concurso el pasado 18 de mayo, «al no haberse recibido ninguna oferta válida» por no presentarse ningún licitado. Asimismo, se ha procedido a la anulación de la partida de 24.722 que estaba prevista en los presupuestos para ese servicio.

El Ayuntamiento estuvo varios años sin licitar la limpieza, que antes de 2018, se solía realizar una o dos veces al año. Ciudad de Mar convocó un concurso finalmente en 2021, que quedó desierto por no presentarse ninguna empresa. Después del archivo de la licitación, cambió las bases mejorando las condiciones y lo volvió a sacar a concurso el 8 de marzo con un presupuesto de 92.419 euros y un plazo de ejecución de tres años, con la posibilidad de prórroga durante un año más, previo acuerdo entre las partes.

Los usuarios de las piletas llevan años denunciando el mal estado del fondo de las piscinas, que necesitan un dragado anual para retirar las piedras y arenas que se acumulan en el fondo.

El contrato que ha quedado desierto contemplaba, además de la limpieza del fondo la realización de trabajos de seguimiento y control de las obras, así como del proceso de colmatación de las piscinas.

A las piedras y arenas se ha unido desde el pasado mes un nuevo visitante, un alga invasora procedente de Japón, que causa trastornos a los bañista por la acumulación en la zona. La más afectada por la presencia del alga parda es la piscina de que usan los niños y niñas.

Compartir el artículo

stats