Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presupuestos participativos | Distrito Ciudad Alta (II)

Ciudad Alta propone ascensores, huertos urbanos y ocio al aire libre

Los vecinos presentan 76 ideas a las presupuestos participativos con el propósito de mejorar la movilidad vertical y las dotaciones de los barrios

Los vecinos piden en los presupuestos participativos un ascensor hasta paseo de Chil. ANDRES CRUZ

Un ascensor que conecte el mirador de Cuatro Cañones con Arenales, un huerto urbano en el parque de La Ballena o la conversión del parque Juan Pablo II en un espacio similar al Parque Romano. Estas son solo algunas de las 76 propuestas que los vecinos y las vecinas del distrito de Ciudad Alta han presentado a los Presupuestos Participativos 2022. Se trata de una batería de iniciativas más o menos ambiciosas que ahora los técnicos tendrán que cribar -las de mayor envergadura tienen escaso recorrido por su complejidad a la hora de ejecutarse-. En esta ocasión el distrito tiene asignado una partida de 642.600 euros, la más alta del municipio al ser el más poblado de la capital.

Mejorar la conectividad y la movilidad entre la ciudad alta y la baja es una de las principales reivindicaciones año tras año a través del canal de los Presupuestos Participativos. En esta ocasión, los vecinos de Ciudad Alta han propuesto dos ascensores que permitan salvar el fuerte desnivel que existe entre las dos partes de la capital grancanaria. Por un lado, un elevador que una el mirador de Cuatro Cañones, en Schamann, con pasoe de Chil y el barrio de Arenales. También sugieren la construcción de un elevador que se adapte al terreno entre Altavista y Ciudad Jardín. En este último caso se trata de una obra que el Ayuntamiento ya tiene prevista y proyectada como complementaria a la puesta en marcha de la Metroguagua.

Entre otros proyectos similares, en ediciones anteriores los vecinos propusieron la colocación de escaleras mecánicas en La Paterna, entre La Minilla y Mesa y López a la altura de la calle Habana y una rampa en Los Tarahales. No obstante, ninguna ha logrado salir elegida -la mayoría ni siquiera ha logrado pasar el corte de los técnicos municipales-. Y es que existe escepticismo hacia este tipo de infraestructuras mecanizadas, dado que buena parte de las que ya existen en la ciudad no funcionan por falta de mantenimiento o por actos vandálicos.

Entre las propuestas de los vecinos de Ciudad Alta destaca el fomento del ocio y la vida al aire libre. Los alumnos de la ULPGC de Hábitat y Desarrollo han presentado una iniciativa para hacer huertos urbanos entre dos parcelas entre los barrios de El Polvorín y el de San Antonio, a la altura de la calle Rosario Manrique. La idea sería que los propios vecinos pudieran mantener y gestionar el recinto para su autoconsumo. Los estudiantes también han sugerido peatonalizar la calle Practicante Agapito Arbelo, en Schamann.  

Huerto urbano en el Polvorín. Hábitat y desarrollo

En Ciudad Alta han propuesto un segundo huerto urbano. La asociación Escaleritas Actúa, Barrios verdes y la Fundación Lidia García han presentado una iniciativa para dar vida a un solar sin ajardinar en el parque de La Ballena, frente al parque infantil. La idea sería perimetrar el terreno y habilitar una zona con puntos de riego, cuarto de aperos, luminarias alimentadas por paneles solares y un espacio de producción de compost para abonar los terrenos. Los vecinos apuntan que podría funcionar a modo de cooperativa y como escuela de agricultura ecológica para el autoabastecimiento de los barrios de alrededor.

Parque de La Ballena

Escaleritas Actúa ha presentado otras propuestas de mejora para el parque de La Ballena, como la instalación de aparatos biosaludables. Por otro lado, la asociación también ha elaborado una iniciativa con el objetivo de rehabilitar los patios comunes de las antiguas viviendas del patronato de Escaleritas entre las calles Doctor Jacinto Mejías, Gustavo Navarro Nieto, Joaquín Blume, Alberto García Ibáñez, Párroco González, y comienzo calle Jerónimo Mejías. La idea sería poner de acuerdo a las comunidades de vecinos para arreglar estos espacios mediante labores de aprendizaje impartidas por educadores sociales.

Por segundo año consecutivo, los vecinos de Siete Palmas han incluido en los Presupuestos Participativos la recuperación del anfiteatro del parque situado entre las calles Hoya del Enamorado y Lomo San Lázaro. Esta instalación se encuentra sin uso y abandonada desde prácticamente su construcción en los 90. La idea sería dotarlo de una cubierta adaptada para permitir allí la celebración de actos culturales; y la adaptación del entorno degradado.

Auditorio en Siete Palmas.

En cuanto a mejora de espacios degradados, la asociación de vecinos de El Cardón propone una limpieza exhaustiva del Camino Viejo del Cardón y de los laterales del barranco del mismo nombre; «actualmente son un cultivo de desechos y vertidos de todo tipo». Los vecinos de Ciudad Alta también solicitan una actuación similar en el denominado Jardín Secreto o Parque de las Cucas. La propuesta sugiere la inclusión de una zona infantil en la parte baja, la más cercana al paseo de Chil, y oferta de restauración.

De parques va la cosa, algo muy habitual en las convocatorias de los presupuestos participativos año tras año. Otro vecino, por ejemplo, sugiere transformar el parque Juan Pablo II en un espacio similar al Parque Romano -tal y como quiere hacerse con el Parque Blanco-. Es decir, sustituir el pavimento duro por uno de tierra batida con un circuito para correr de un kilómetro; además, también propone hacer un segundo pipican, máquinas para hacer entrenamientos y calistenia y una cancha de baloncesto.

En cuanto a propuestas de Movilidad, el AMPA del CEIP Santa Bárbara, en La Minilla, ha presentado una iniciativa para mejorar el tráfico en la calle Pintor Juan Guillermo. La idea sería crear una puerta independiente al centro que agilizaría la entrada y salida de los alumnos y sus tutores. Y es que actualmente deben hacerlo a través de los accesos al contiguo IES Guanarteme. Además, plantean pintar los muros del colegio con murales que promuevan diferentes valores educativos.

Por otro lado, la asociación de vecinos de Siete Palmas propone poner reductores de velocidad en las calles Lomo la Plana, Fondos de Segura, Lomo San Lázaro y Pintor Felo Monzón. También sugieren la inclusión de lomos de asno en Agustina de Aragón entre las calles Tormento y Realidad; la demanda de este tipo de elementos se extiende al barrio del Pilar.

Compartir el artículo

stats