Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de Schamann

Una procesión desde las alturas

El paso de la Virgen de los Dolores reúne a varios centenares de vecinos del barrio de Schamann | El obispo de Las Palmas, José Mazuelos, ofició la misa previa

33

Misa y procesión de Los Dolores de Schamann Juan Castro

El barrio de Schamann vibró con el regreso del paso de la procesión en honor a la Virgen de Nuestra Señora de los Dolores. Los vecinos se volcaron engalanando las calles con las alfombras de sal y con varias banderas en los balcones de los edificios. La espectacular vista panorámica de la capital desde la calle Rafael Mesa y López ofrece una preciosa estampa en la que la imagen parecía dar una mirada desde las alturas. 

La ocasión lo merecía y no defraudaron. Cientos de vecinos del barrio de Schamann no quisieron faltar al encuentro con su virgen, la de los Dolores, que durante la tarde noche de ayer salió en procesión -tras dos años sin poder celebrarse- por algunas de las principales calles del núcleo de Ciudad Alta.

Pese a que el recorrido fue modificado y algo menor que el de pasadas ediciones, las muestras de fervor y la majestuosidad de las alfombras que esperaban recibir el paso estuvieron a la altura. 

La misa, que fue oficiada por el obispo de Las Palmas, José Mazuelos, se prolongó un poco más de lo previsto, lo que unido al retraso de la llegada de la Agrupación Municipal San Isidro Labrador MC, hizo que el paso procesional comenzase un poco más tarde lo esperado. 

Junto a las autoridades religiosas, también estuvo presente el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo -que hizo doblete tras asistir durante la jornada matutina a la Fiesta de la bici- y la concejala del distrito Ciudad Alta, Lourdes Armas, así como otros componentes del grupo de gobierno como Inmaculada Medina y Mario Regidor. 

No pudo estar más lucido el trono en el que desfilaba, muy bien ornamentado con flores blancas y rosadas, mientras que la imagen de la Virgen de los Dolores vestía para la ocasión un espectacular manto púrpura oscuro. 

Una alfombra espectacular

Al grito de «¡viva la Virgen de los Dolores!» se iniciaba el recorrido. Justo antes de salir de la plaza de la Iglesia, el alfombrista local Ariel León Naranjo, que pertenece a los Costaleros del Cristo de la Salud y Esperanza de Vegueta, fue el autor este año de un paño dedicado a una imagen de Jesucristo de grandes dimensiones.

Al igual que sucede en otros barrios capitalinos, los vecinos se implican voluntariamente en la creación de estas alfombras. En este caso, tal y como explica Ariel, se han utilizado «un total de 32 sacos de sal», a lo que hay que sumar «los colorantes» y «la mano de obra». «La implicación de la gente es lo más bonito en este tipo de trabajos», comenta el alfombrista, que también explica que «todo lo que es el diseño del torso y el rostro» lo hacen los más expertos, mientras que el resto del diseño -los bordes exteriores y el fondo- «lo hacen los vecinos». 

Concepción Fuentes es una de las vecinas que creció en Schamann que suele asistir con frecuencia a la procesión, «aunque hace algunos años» que no reside en el barrio. «Ya llevábamos dos años sin poder sacar a la Virgen (de los Dolores) y la verdad es que se echaba de menos», dice. 

Dentro de lo bonito del recorrido, hay que reconocer el paso del trono desde la calle Bailén hacia la calle Rafael Mesa y López, resulta realmente espectacular. Un nutrido grupo de vecinos espera observando desde los balcones, una imagen que se funde con la vista panorámica de Ciudad Baja, y que hace que la imagen de la Virgen prevalezca sobre toda la capital. Una mirada desde las alturas. 

Augusto Hidalgo, por su parte, recalcó la importancia no sólo de la procesión sino del periodo de las fiestas en «un distrito donde residen más de 100.000 habitantes». Además, subrayó el hecho de poder contar con la presencia del obispo (José Mazuelos), algo que quiso agradecer porque es un gesto «de querer estar al lado de un barrio señero de la ciudad». 

Por último, Lourdes Armas hizo balance de los actos oficiales de las fiestas, manifestando que «ha salido todo muy bien», sobre todo a «las ganas y la ilusión que han puesto los vecinos tanto en la preparación como durante las diferentes celebraciones». 

Compartir el artículo

stats