Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio Histórico en Las Canteras

El tesoro histórico de Las Canteras

Los inmuebles reflejan el aspecto de las primeras construcciones urbanísticas del frente de la playa de Las Canteras, a finales del siglo XIX y principios del XX

9

Edificios que forman parte del BIC de Las Canteras José Carlos Guerra

El expediente incoado por el Cabildo de Gran Canaria para la declaración como Bien de Interés Cultural del conjunto arquitectónico formado por el Hospital y la Iglesia de San José, la Casa del Dr. Apolinario, la antigua sede de la Comandancia de Marina y la Casa de José Mesa y López, en el paseo de Las Canteras, ha puesto de relieve el valor patrimonial de estos edificios ubicados en el frente de la playa capitalina. 

El pasado viernes, 16 de septiembre, el Cabildo de Gran Canaria publicaba en el Boletín Oficial de Canarias el expediente denominado ‘Frente Ecléctico de La Playa de Las Canteras’, que vincula el inmueble conocido popularmente como ‘Casa del Dr. Apolinario’, con el Hospital y la Iglesia de San José, la Casa de José Mesa y López (’Casa Tirolesa’) y la antigua sede de la Comandancia de Marina, para iniciar el trámite para declararlos Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico, al estilo de las casas de colores de la calle Perojo o el núcleo urbano del casco histórico de Vegueta. La incoación de este expediente por parte del Cabildo, tras adoptar medidas cautelares el pasado mes de mayo para paralizar el derribo de la antigua vivienda del conocido doctor Bartolomé Apolinario Macías (1856-1929), ha puesto de relieve el gran interés cultural que poseen estos edificios, únicos representantes de la primera etapa urbanística del frente de la playa de Las Canteras, que se desarrolló a finales del siglo XIX y comienzos del XX por el auge que experimentó la actividad comercial tras la construcción del Puerto de La Luz. «Me parece muy interesante el conjunto porque es lo único que nos queda de la etapa inicial de la playa de Las Canteras», afirma Juan José Laforet, cronista oficial de Las Palmas de Gran Canaria, añadiendo que es «fundamental» mantener este patrimonio de aquella época. 

Hasta el último tercio del siglo XIX, los arenales del istmo de Guanarteme y la entonces denominada playa del Arrecife eran un territorio deshabitado, alejado del núcleo histórico de la ciudad, Vegueta y Triana, al que asomaban algunas pocas casas de pescadores y carpinteros, que se ocupaban del carenado de veleros. «En esa época solo iban a la playa las poquísimas personas que vivían por allí», recuerda Laforet. Sin embargo, a finales del siglo XIX los ingleses empezaron a promover la capital como destino turístico y vacacional para un turismo de larga estancia que valoraba los paseos y baños de mar. «Estos edificios son el pequeño patrimonio restante que simboliza el espíritu del comienzo del turismo en la ciudad y en la Isla. Los inicios de este sector, que es nuestro motor económico desde los años sesenta, se representan a través de ese conjunto arquitectónico», destaca.

El Puerto como dinamizador

Con la declaración del Puerto de La Luz como Puerto de Refugio, en 1881, el Estado abordó la dotación de toda una serie de infraestructuras que impulsaron un gran desarrollo urbanístico y poblacional en la capital. De esta manera, en 1883 la ciudad ya contaba con un plano para llevar a cabo un ‘ensanche’ de su trazado urbano que pusiera solución al rápido crecimiento económico y poblacional experimentado por el auge de La Luz. De esta forma, el Plan de Ensanche de Las Palmas, adjudicado por concurso en 1890, ordenaba el viario y manzanas de La Isleta, el istmo, la zona del Puerto, el sector de Santa Catalina y, finalmente, el frente de la playa de las Canteras, cuyo primer tramo comprendía las manzanas localizadas entre La Puntilla y Playa Chica.

En estos mismos años, la preponderante colonia inglesa introdujo un turismo estacional de salud y nuevas costumbres como el uso de recreo de la playa y el paisaje marítimo. El Dr. Bartolomé Apolinario conocía los antecedentes europeos y las estaciones de balneario junto al mar, por lo que la playa Las Canteras fue el lugar elegido para el establecimiento del Hospital, entre 1895-1900, primera construcción de su fundación benéfica para enfermos sin recursos Casa Asilo de San José. A esta construcción seguirían en años posteriores el resto de inmuebles que ahora se pretende proteger en la categoría de Conjunto Histórico a través de la catalogación como Bien de Interés Cultural.

La construcción del Hospital San José tuvo lugar entre los años 1895 y 1900 sobre un solar propiedad de la familia Apolinario que, posteriormente, sería donado por el doctor y su hermana, Carmen, al Obispo de la diócesis de Canarias, José María Cueto y Díez de la Maza, fraile dominico más conocido como ‘Padre Cueto’. La parcela hace esquina entre el número 18 del paseo de Las Canteras y el 26 de la calle Padre Cueto. En 1904, cuatro años después de la inauguración del Hospital, el Dr. Apolinario adquirió el pequeño solar colindante a la Casa Asilo y encargó un proyecto de vivienda. La parcela ocupa un frente de aproximadamente 8 metros en el número 17 del paseo de Las Canteras y una superficie aproximada de 142 metros cuadrados. 

Por su parte, el proyecto de la Iglesia de San José, la Escuela y la Casa de los Padres Franciscanos, ubicado en Padre Cueto 24, fue concebido inicialmente como una capilla para el Hospital. Sin embargo, en 1905 el arquitecto Laureano Arroyo firmó un nuevo proyecto denominado ‘Casa Residencia y Capilla para la Rvda. Comunidad de Padres Franciscanos en el Puerto de la Luz’ que convertiría estas construcciones en un conjunto de servicios sociales interrelacionados con el Hospital colindante.

Con respecto al inmueble que albergó la Comandancia de Marina de Las Palmas, se ubica en una parcela que ocupa los números 15 del paseo de Las Canteras, 28 de la calle Pedro del Castillo Westerling y 25 de la calle Hierro. El edificio fue proyectado en 1913 y albergó el primer hotel de la playa de Las Canteras, que abrió sus puertas en 1919 como Hotel Fargher. Posteriormente, sería conocido como Hotel Towers, destacado establecimiento inglés referente en la playa desde los años 20 hasta su cierre en 1938. Tras la clausura, un nuevo propietario volvió a abrir el inmueble con el nombre de Grand Hotel Playa, aunque por poco tiempo, a que en 1940 se arrendó a la Comandancia de Marina de Las Palmas. Finalmente, en 1986 fue adquirido por el Estado y en la actualidad alberga la Delegación de Defensa. 

Por último, la Casa de José Mesa y López fue un encargo del político homónimo al arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, en 1923. Fue proyectada como hotel de cuatro habitaciones y la edificación y sus fachadas reflejan la influencia británica en el uso del estilo cottage (modelo de casa de campo pintoresca), muy utilizado en las viviendas de veraneo de costa en Europa desde finales del siglo XIX. La edificación es uno de los pocos ejemplos que quedan de casa de recreo, en este caso plurifamiliar, y rememora el ambiente social y cultural de las primeras décadas del siglo XX.

Compartir el artículo

stats