Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

El TSJC tumba el recurso de los consignatarios por el pliego de remolque

La Sala de lo Contencioso niega a Asocelpa la legitimidad necesaria para presentarlo

Remolcadores de la empresa Fairplay atracados en el Puerto. | | JUAN CASTRO

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha rechazado el recurso que la Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas (Asocelpa) presentó contra el pliego del servicio portuario de remolque aprobado por la Autoridad Portuaria en 2020. La sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo considera que la organización empresarial carecía de la legitimación activa necesaria para presentarlo, por lo que ha decidido declarar su inadmisión, según una sentencia del pasado 13 de septiembre a la que ha tenido acceso este periódico.

La demanda de Asocelpa, en la que la organización reclamaba la anulación del pliego o al menos de varios de sus puntos, estaba dirigida contra la Autoridad Portuaria de Las Palmas, la Asociación Nacional de Remolcadores de España y las empresas Remolques Insulares y Remolcadores y Barcazas de Las Palmas, y Puertos del Estado. En sus contestaciones, todas solicitaban la inadmisión del recurso por falta de legitimación activa.

En la sentencia, la sala hace suyos los razonamientos de la Abogacía del Estado, que presentó una «magnífica exposición» con «claridad y solidez, así jurídica como conceptual». El fallo recoge de forma literal sus fundamentos jurídicos y recuerda que Asocelpa tiene como objeto la representación de los intereses profesionales de las empresas que la componen, dedicadas a la consignación, estiba y desestiba de buques. «Es evidente», agrega el abogado del estado, que la entidad «no puede alegar tener un interés legítimo para recurrir un pliego que ninguna relación» con sus socios.

No basta la simple condición de asociación «para reconocerle legitimación», continúa la Abogacía del Estado en el texto reproducido en la sentencia; también «debe existir un interés profesional o económico que sea predicable». Asocelpa, agrega, propugna un interés en que exista competencia «en la prestación de un servicio portuario en donde no interviene». La jurisprudencia del Tribunal Supremo «ha recalcado que el interés legítimo consiste en un beneficio o perjuicio específico, actual y real» y no puede tener como base «simples previsiones potenciales o hipotéticas», concluye. Los magistrados llegan incluso más allá y señalan que el interés de Asocelpa por presentar el recurso ni siquiera es «eventual o hipotético», como lo había calificado el abogado del estado.

Para la sala, la legitimación ha de radicar en el beneficio que pueda obtener quien formula la pretensión, pero en el caso del recurso de Asocelpa, «de la eventual nulidad no podría seguirse efecto positivo alguno en favor de la actora». El interés por el recurso, añade, no sería la defensa de un derecho, «sino, a lo sumo, el mero interés en abstracto por la legalidad». Por todo ello, declara su inadmisibilidad e impone a la asociación empresarial las costas del proceso.

Compartir el artículo

stats