Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

El Carnaval se mantiene en Santa Catalina pese a la demora en el túnel de la Metroguagua

La construcción del paso subterráneo de la línea de alta capacidad bajo el Parque será compatible con las celebraciones carnavaleras del próximo año 2023

El Carnaval se mantiene en Santa Catalina

Las obras de construcción del paso subterráneo para la MetroGuagua en Santa Catalina, cuya finalización se ha demorado hasta mediados del próximo año, no afectarán a los actos del próximo Carnaval 2023. Fuentes municipales han confirmado que, tras las reuniones mantenidas entre la organización de las fiestas carnavaleras y la Sociedad Municipal de Gestión Urbanística, Geursa, los plazos para la ejecución de las obras de soterramiento de la línea de alta capacidad y la celebración de las fiestas en el entorno del parque capitalino son compatibles, por lo que el Carnaval no variará su ubicación.

La previsión inicial establecía que las obras, adjudicadas la pasada primavera a la UTE formada por Acciona Construcción y Lopesan Asfaltos y Construcciones por un presupuesto superior a los 16 millones de euros, finalizaran a finales de año o, como tarde, a comienzos del siguiente, siempre antes del inicio del Carnaval 2023. Sin embargo, la demora sufrida en el desarrollo del proyecto urbanístico ha pospuesto la fecha de finalización casi medio año después, tal y como reconoció este miércoles el concejal de Movilidad, Promoción Económica y Ciudad de Mar del ayuntamiento de la capital, José Eduardo Ramírez, durante la presentación de la exposición ‘Transforma & Transporta’, en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología. 

«El periodo de obra de la MetroGuagua posiblemente se extienda hasta mediados del año que viene, si todo va bien, dado que estamos viviendo una situación anómala, con una guerra, crisis económica y dificultades para la obtención de suministros», señaló Ramírez, añadiendo que están manteniendo reuniones constantes con vecinos, comerciantes y hoteles de la zona para informarles de antemano de cómo proceder durante el desarrollo de la obra de Santa Catalina.

«Tienen que saber que una obra de estas características siempre genera molestias a los vecinos de la zona, es absolutamente inevitable. Lo importante es contarles cuál es el futuro, cómo va a quedar, para que sepan que el sacrificio que van a hacer va a ser premiado al final, ya que van a mejorar su calidad de vida y los servicios que prestan. La idea es mucha información y mucha comunicación con todos ellos», afirmó el edil.

Una obra de gran calado

Tal y como se detalla en la exposición inaugurada este miércoles en el Museo de la Ciencia y la Tecnología, que muestra la evolución y transformaciones urbanísticas que han marcado el desarrollo de la capital a lo largo de la historia, así como los detalles de la técnica constructiva del paso subterráneo, las obras requerirán de una excavación con muros pantalla para evitar derrumbes y que el fondo excavado se inunde debido a la cercanía del mar.

El subsuelo del parque Santa Catalina está formado por arenas, un material caracterizado por su permeabilidad. Al estar situado muy cerca de la costa y a una cota muy próxima al nivel del mar, el agua aparece a poca profundidad en la capa freática (nivel del subsuelo con presencia de agua). Si se excavara esta arena a cielo abierto con métodos convencionales, los taludes del terreno se derrumbarían fácilmente y el fondo de la excavación se inundaría, situación que requeriría del achique de grandes caudales de agua.  

Para evitar estos inconvenientes, se recurre a la construcción de muros continuos de hormigón armado. Estos, denominados pantallas, son hormigonados contra el terreno y ejecutados por bataches (excavación por tramos alternos para evitar derrumbes) desde la superficie, utilizando lodos de bentonita, una arcilla específica para la contención de las paredes de arena durante los trabajos.

La excavación se realiza con una pantalladora, una grúa que utiliza una cuchara bivalva formada por dos mandíbulas con dientes, que excava dentro del agua y deposita los residuos en la superficie. Una vez terminada la excavación, se limpia el fondo de la misma y se procede a colocar el encofrado lateral del tramo de pantalla a hormigonar. A continuación, una grúa coloca la jaula de acero redondo, que hará de armadura de la pantalla, en la zanja excavada.

Una vez introducida la armadura en la zanja, se procede a su hormigonado a través de un tubo ‘tremie’, una tubería con un embudo soldado en un extremo, que facilita la descarga del hormigón en el fondo de la excavación sin que entre en contacto con el agua presente en la capa freática.

El siguiente paso es eliminar la capa superior de hormigón que ha sido contaminada por el agua hasta la cota necesaria, para luego construir una losa de hormigón superior que actuará como techo o cerramiento de la pantalla sobre el terreno. 

Tras adquirir la losa superior la resistencia necesaria, se inicia la excavación del interior del túnel en avance. Finalmente, se construye una losa de subpresión en el fondo y se ancla a las pantallas, para establecer una barrera que resista las presiones del agua del nivel freático en la solera del túnel. 

Zanjas, pantallas y armaduras


Fase 1


Excavación de pantallas


  • Una grúa pantalladora excava una zanja que atraviese el nivel freático (capa del subsuelo con agua).


Fase 2


Colocación de armaduras


  • Se procede al encofrado del lateral del tramo de pantalla a hormigonar y se introduce la jaula armadura de acero redondo en la zanja.


Fase 3


Hormigonado 


  • A través de un tubo ‘tramie’ (tubería con un embudo soldado en un extremo para facilitar la descarga del hormigón en el fondo de la excavación


Fase 4 


Losa superior


  • Se elimina la capa de hormigón contaminado por el agua y se construye una losa de hormigón superior, a modo de techo o cerramiento sobre el terreno.


Fase 5 


Excavación del túnel


  • Se inicia la excavación del interior del túnel en avance y, se construye la losa de subpresión en el fondo) , que va anclada a las pantallas y deberá resistir las presiones del agua del nivel freático en la solera del túnel. 


Compartir el artículo

stats