Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energías renovables

Las solicitudes del IBI solar se doblan para escapar del sablazo de la luz

Más de 400 personas demandan información pero sólo 98 se han formalizado en una petición. La obligación de pagar un proyecto de instalación disuade a la mayoría, porque no les compensa

Paneles solares en el paseo de Chil Juan Castro

Las solicitudes para acogerse a un 50% de la bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles durante tres años, el denominado IBIsolar, se han duplicado durante el primer semestre de este año, una circunstancia que refleja el incremento del número de familias o empresas que se han lanzado a instalar una estación solar de autoconsumo para escapar del sablazo del recibo de la luz.

Según las empresas del sector, las instalaciones se han duplicado desde finales del año pasado, coincidiendo con la puesta en marcha de la subvención del Gobierno canario -que aporta un 50% de la inversión- y las bonificaciones y ayudas puestas en marcha por el resto de administraciones para impulsar la creación de estaciones solares en los hogares, entre ellas el IBI solar creado el año pasado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

En lo que va de año, más de 400 personas se han interesado por la bonificación del municipio capitalino y 98 se han concretado ya en una solicitud, una cifra que supone un incremento de un 108% con respecto a las 47 peticiones que se registraron durante el primer semestre de 2021.

Fuentes de la Concejalía de Hacienda, que dirige Encarna Galván, atribuyen el escaso interés registrado el año pasado a la novedad de la ayuda y también a lo complicado de la tramitación. Por esa razón, indicaron que la junta de gobierno acaba de aprobar una modificación de la ordenanza para «simplificar» la tramitación, que está previsto que ahora vaya a pleno.

 «La normativa se mantiene igual, pero se simplifica el papeleo y se clarifican los requisitos», aclaran las fuentes, quienes subrayan que se hace con el objetivo de que el mayor número de gente se beneficie de esta ayuda.

Una persona que pague un IBIde 200 euros, obtendrá una bonificación de 300 euros en tres años

decoration

En la nueva normativa se mantiene, sin embargo, la exigencia de presentar un proyecto de la instalación, una cuestión que hace renunciar a la mayoría de los solicitantes porque salvo que paguen más de 900 euros de contribución, le sale más caro abonar 1.200 euros a un arquitecto o a un ingeniero por el proyecto que lo que le descuentan por el IBI. Además, los solicitantes deben pagar el Impuesto sobre Construcciones e Instalaciones de Obras (ICIO), que supone el 3% del coste de la instalación, aunque se puede solicitar también la bonificación en un 75% de este tributo.

Las instaladoras de plantas solares señalan que la capital grancanaria es -junto a Santa Lucía de Tirajana- de los pocos municipios que aún sigue exigiendo una comunicación previa, que en la práctica se traduce en un proyecto, pese a que el Estado eliminó su obligatoriedad en 2009. Además, los solicitantes deberán tener un contrato de mantenimiento de las instalaciones que tenga una vigencia de tres años y, en el caso de las instalaciones solares térmicas, un certificado que acredite que los colectores estén homologado.

Por esa razón, el IBI solar de la capital grancanaria interesa sobre todo a los dueños de viviendas o empresas que paguen más de 700 euros de IBI, lo que les permite abaratar la instalación aunque tengan que pagar el proyecto de la misma. Por una casa que pague un IBI de 200 euros, la bonificación sería de 300 euros al año.

 En cualquier caso, el IBI solar es una ayuda más que se suma a las ayudas del Gobierno canario y la deducción en el impuesto de la renta. El plan de acción por el clima y la energía sostenible de la capital grancanaria aspira a que el 19% de las viviendas de la capital funcionen con energía solar en 2030, lo que significa que un total de 35.045 viviendas de las 182.930 registradas tengan paneles fotovoltáicos para su autoconsumo.

Los barrios de la periferia acaparan la mayoría de la instalaciones de energías limpias

decoration

 Una cantidad que, seguramente, se alcanzará, no por las bonificaciones, sino por la necesidad de las familias de escapar a la brutal escalada del recibo eléctrico. Además de una inversión rentable, los paneles reducen la contaminación y ayudan a vivir en una ciudad más limpia. Al respecto, el Ayuntamiento destaca que en Las Palmas.

de Gran Canaria hay más de 4.800 horas de sol, por lo que la instalación de placas solares en una vivienda unifamiliar, con una potencia instalada en su tejado o azotea de 5 kw, puede evitar lanzar a la atmósfera 1,9 toneladas de CO2 al año. En el caso de una empresa, la cantidad se eleva a 76,72 toneladas de CO2.

Más paneles en la periferia

Las instaladoras señalan que el incremento en la colocación de paneles fotovoltáicos se nota sobre todo en los barrios de la periferia, donde hay una mayor cantidad de casas terreras. Entre los barrios que lideran la apuesta por las energías renovables figuran Las Mesas, Lomo los Frailes y Las Mesas, en Tamaraceite, y Schamann, Escaleritas, el Barranquillo de Don Zoilo, Marzagán y Tafira. La mayoría de las azoteas y tejados de las casas situadas en torno al paseo de Chil y Ciudad Jardín disponen de estaciones solares. La bonificación del IBIsolar se puede solicitar a lo largo de todo el año. Las empresas tienen un descuento máxima de 6.000 euros.


Una estación en la azotea puede reducir el recibo de la luz a 20 euros



Las instalaciones fotovoltaicas interesan aunque no consigas una subvención porque te permiten ahorrar dinero en el recibo de la luz», sostiene un responsable de una instaladora de sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar.

Al respecto señala que una instalación solar bien dimensionada permite a una familia reducir a 20 euros mensuales el recibo de la luz, salvo que la casa tenga aire acondicionado, en cuyo caso pagará «un poco más».

Montar una estación solar pequeña de 3,6 kilowatios, para un consumo de dos o tres personas, puede costar entre 8.000 y 9.000 euros. Con la subvención del Gobierno canario del fondo de resiliencia, que en la práctica supone una reducción de hasta un 50%, se reduciría entre 4.000 y 4.500 euros.

A esto se añade la deducción en el IRPF y las bonificaciones del IBI de los municipios. El de Agüimes es uno de los ayuntamientos grancanarios con más ayudas, ya que bonifica el IBIen un 20% durante diez años.

El Cabildo también tiene una línea de subvenciones para instalaciones fotovoltaicas, tanto en residencias como para el sector agrario y pesquero, en las que se abona hasta el 60% de la inversión. Las subvenciones contribuyen a amortizar antes la inversión.

«Con subvención empiezas a ganar dinero a los dos o tres años y sin subvención a los cinco años y la planta dura un mínimo de 10 años. Ningún banco te va a dar en intereses lo que vas a ahorrar en el recibo de la luz. Yluego está el beneficio social y medioambiental», señala el encargado de la instaladora, quien resalta que a su empresa acuden muchos jóvenes y extranjeros que quieren instalar placas fotovoltaicas por «el beneficio social, no por el económico. Te vas a ahorrar mucho dinero en el recibo de la luz, pero encima vas a vivir en un mundo mejor y menos contaminado», subraya. Las empresas consultada señalan que en los últimos años se ha venido notando un incremento gradual de las instalaciones, pero «después de octubre pasado, se disparó, sobre todo, por el aumento del precio de la luz y por las ayudas».

Compartir el artículo

stats