Un grupo de activistas paraliza las obras de acceso a El Confital

La protesta tiene el objetivo de evitar el desmonte de la ladera

Paralización obras de acceso a El Confital por la Asociación Alternativa Maga Nacionalista

C. T.

Activistas de la organización Alternativa Maga Nacionalista han paralizado la obra de acceso a El Confital que comenzaba ayer. La ladera de la montaña fue ocupada por un grupo de personas que denunciaron la ilegalidad de la obra a los policías y encargados de la empresa constructora que se personaron en el lugar. 

El representante de la organización, Felipe Ros, pone en duda la legalidad del proceso: «Queremos que no se haga el desmonte, pero el resto de la obra la pueden mantener, es decir, reparar los muros para ganar estabilidad y poner mallas de protección, con lo único que no estamos conformes es con que se modifique el perfil de un acceso rodado a costa, que está protegido y por lo tanto se tiene que mantener abierto en el estado que está sin ampliaciones»

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria informó que el proyecto, con un presupuesto de 1,3 millones de euros, tiene como objetivo mejorar la accesibilidad al espacio natural. Las obras tienen un plazo de ejecución de siete meses y están adjudicadas a la empresa Pérez Moreno S.A.U. con una inversión de 1.346.308 euros. El proyecto está subvencionado por la consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias y ejecutadas por las concejalías de Urbanismo y Ciudad de Mar.

El proyecto permitirá la reposición de los muros actuales en los que se apoya el camino de entrada, el acondicionamiento del firme de la pista de acceso para vehículos, la canalización de pluviales del talud, la mejora del camino peatonal de bajada a la playa y su conexión con la plaza de Pepe el Limpiabotas, el refuerzo de los taludes con el fin de evitar desprendimientos y conferir mayor seguridad a la zona, así como reverdecer las laderas mediante la plantación de especies vegetales autóctonas canarias.

A lo largo de la ladera los obreros han pintado una línea blanca que indica la franja en la que romperán parte de la ladera. Por encima de esta marca se mantienen las cinco personas con poco más que unas sombrillas para protegerse del sol y que aseguran que volverán todas las veces necesarias para «que no siga la obra». Ros defiende que al ser un suelo de «protección costera solo caben acciones de conservación y mantenimiento». 

Los responsables de la empresa encargada recalcan la legalidad del proceso: «El desmonte de la ladera será lo justo y necesario para hacer el muro, que es por seguridad». 

Fuentes de Ciudad de Mar ratifican que la construcción tiene todos los permisos. El 15 de febrero la Consejería de Transición Ecológica autorizó las mejoras de accesibilidad en la zona costera. El escrito señala que son unos trabajos «necesarios y convenientes para el mantenimiento y conservación de infraestructuras preexistentes que prestan un servicio público».

Por su parte, la organización Alternativa Maga Nacionalista adelanta que tomará medidas judiciales para impedir la ejecución del proyecto.

Suscríbete para seguir leyendo