El Puerto de Las Palmas quiere adjudicar en junio su última gran expansión exterior

Abierto el plazo hasta finales de abril para optar a la prolongación del dique de La Esfinge

El muelle Nelson Mandela, donde está proyectada la ampliación.

El muelle Nelson Mandela, donde está proyectada la ampliación. / Juan Carlos Castro

El Puerto de Las Palmas quiere que su última gran ampliación exterior esté adjudicada para el mes de junio. Se trata de la cuarta prolongación del dique de La Esfinge, una obra con un presupuesto de 30,9 millones de euros que está destinada a aumentar la línea de atraque para captar tráficos internacionales de buques especializados en el suministro de graneles líquidos, sobre todo de productos petrolíferos destinados al bunkering (suministro de combustible).

El proyecto, tras obtener la compatibilidad de Costas y el visto bueno del Consejo de Ministros, ha sido publicado esta semana para su licitación en el portal público de contratación y en el Diario Oficial de la Unión Europea. El plazo para presentar las ofertas expira el próximo 27 de abril, por lo que la Autoridad Portuaria de Las Palmas (APLP) espera encontrar en los próximos dos meses una empresa que ejecute la última gran obra exterior del Puerto de Las Palmas.  

Mas allá del dique de La Esfinge, ahora llamado Muelle Nelson Mandela, no salen rentables más ampliaciones debido a la gran profundidad de las aguas, lo que obligará al puerto a crecer hacia su interior, como ocurre en la actualidad con la dársena de África, donde está proyectada una plataforma logística para proporcionar servicios integrales al sector de la energía eólica marina. Las Palmas, en ese sentido, es el primer recinto portuario español que ha convocado un concurso público a gran escala para posicionarse en dicho mercado, con el objetivo de rentabilizar el negocio que genera esta floreciente industria, pues está prevista la instalación de aerogeneradores marinos en cuatro zonas de España, entre ellas Canarias (Tenerife y sureste de Gran Canaria).

El plazo de las ofertas para montar el centro de energías renovables en el Puerto de Las Palmas se cierra al final de este mes y la explanada destinada a ese fin irá precisamente en la dársena de África, esto es, en el interior del Muelle Nelson Mandela, que ganará en protección y abrigo para las operaciones marítimas con la ampliación proyectada de La Esfinge. Por eso la necesidad de adjudicar la obra en junio y tramitar ambos proyectos en paralelo, además de aprovechar los fondos europeos para ambas actuaciones, sobre todo con la prolongación del dique, que cuenta con un plazo de ejecución de 18 meses.

Un tramo de 238 metros

El dique que sale a licitación es de tipología vertical y tendrá 238,50 metros en dirección norte-sur, con un atraque de 25 metros de calado en su interior, así como un ancho de maniobras de 18,25 metros, con siete cajones flotantes de hormigón armado. De esos siete cajones, cuatro serán de nueva construcción (eslora de 33,90 metros y puntal de 28,50) y los otros tres serán reutilizados del actual martillo, tras su reflote y fondeo en su nueva ubicación. Sobre los cajones se proyecta un espaldón de hormigón armado coronado a 12,7 metros que incluye una galería de servicios. 

Con la ejecución de la obra, el puerto podrá prestar servicios portuarios a buques tanques de productos petrolíferos de gran porte, tipo VLCC (Very Large Crude Carrier), de tal forma que Las Palmas se erija en un hub (centro de operaciones) para el tráfico de este tipo de mercancías, mejorando la competitividad y potenciando los tráficos de tránsito marítimo y la actividad de suministro de combustible a los buques, lo que se conoce como bunkering.

El proyecto promovido por la Autoridad Portuaria de Las Palmas no solo busca aumentar la capacidad de la línea de atraque para dar respuesta a la demanda de una mayor oferta por parte de los operadores de tráficos de graneles líquidos ubicados en La Luz, sino que servirá para mejorar las condiciones de abrigo de los muelles y atraques situados en la dársena de África, donde actualmente operan barcos de transporte de cargamento rodado (ro-ro), como Naviera Armas. Esto redundará en una mayor seguridad de las operaciones en condiciones de climatología marina adversa. En esta zona se producen en la actualidad episodios de altos niveles de agitación y resonancia en las aguas, los cuales se han visto amplificados en los últimos años conforme ha ido avanzando la construcción de los muelles de la dársena y sus explanadas asociadas. 

El proyecto contará con 20,6 millones de euros de financiación europea a través del Connecting Europe Facility (CEF), un instrumento financiero de la Unión Europea para el desarrollo de la red transeuropea de transporte a la que pertenece el Puerto de Las Palmas. De ahí la urgencia de cumplir con los plazos de ejecución estipulados para no perder esa ayuda.

«Estos casi 240 metros extra son la última ampliación exterior prevista en el Puerto de Las Palmas, que consolida uno de sus grandes activos como es una línea de atraque de 18 kilómetros en aguas profundas para grandes buques de graneles líquidos y buques offshore, tanto del segmento oil&gas como del eólico», explica el presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra.  

Suscríbete para seguir leyendo