IGLESIA : Arte efímero

Mensaje en una alfombra

La celebración del Corpus Christi tapiza el casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria de sal, color y misivas contra la desigualdad social

Alfombras Corpus Christi en Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria

LP/DLP

Las calles de Vegueta de la capital grancanaria se engalanaron este domingo con las tradicionales alfombras de flores y sal con motivo de la celebración del Corpus Christi. Un arte efímero con mensaje que duraría tan solo unas horas hasta la salida en procesión del Santísimo Sacramento de la Catedral de Canarias por la tarde. La primera en caer sería la de Cáritas, que ocupó cuatro horas de trabajo y en la que se usaron 3.500 kilos de sal.

La celebración del Corpus Christi congregó a cientos de curiosos en los alrededores de la Catedral de Canarias para contemplar las alfombras de sal, flores y plantas realizadas por grupos y entidades religiosas de Canarias, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo insular, que desde primera hora de la mañana decoraron la plaza de Santa Ana y las calles Espíritu Santo, Doctor Chil, Reyes Católicos, Reloj y Castillo. A las doce del mediodía aún se podía ver a la comunidad salesiana y a la cofradía de Los Dolores de Triana rematar sus trabajos para disfrute de los que aún desconocen cómo se crean estas obras de arte.

La festividad del Corpus Christi fue en realidad el pasado jueves ya que, según la regla católica, se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección. Desde que hace unos años dejó de ser fiesta nacional, la celebración ha pasado al domingo en aquellas comunidades en las que no es festivo.

Cerca de una veintena de grupos y entidades religiosas participaron en esta tradición que tiñe de color el suelo del casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria cada año

La costumbre de tapizar el adoquín o el asfalto para el paso del sagrado sacramento o eucaristía duraría apenas unas horas puesto que tras la misa presidida por el Obispo de Canarias José Mazuelos Pérez en la Catedral de Canarias, prevista a las siete de la tarde, la procesión desdibujaría todas las figuras y mensajes diseñados con esmero. Posteriormente, llegaría también el dispositivo especial de limpieza del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria compuesto por veinte trabajadores y ocho vehículos para que ningún grano de sal gruesa se vieran posteriormente por las calles de Vegueta.

La primera alfombra en difuminarse sería la de Cáritas, a las mismas puertas de la Basílica de Santa Ana. El tapiz hecho son sal, en el que predominaba el color blanco y lila, había sido realizado por un grupo de cuarenta personas entre trabajadores de la entidad, voluntarios y personas atendidas.

Alfombras de sal en una de las calles de Vegueta.

Alfombras de sal en una de las calles de Vegueta. / JUAN CASTRO

«La alfombra tiene 14 metros por siete, primero hemos echado una capa de sal blanca y luego con el bombo [hormigonera] hemos hecho los colores. Metemos la sal, el tinte y el bombo hace la mezcla. Luego ponemos los cartones, en el que hemos dibujado las figuras, y echamos la sal como si fuera un molde», explicaba Mario del Rosario, coordinador en Cáritas, mientras el resto del equipo recogía el material y terminaba de barrer la sal dispersa.

Del Rosario, que lleva participando nueve años, comentó que la obra la habían hecho en cuatro horas y que la experiencia resulta muy gratificante para todos ya que la jornada se convierte en un día de convivencia. «Para nosotros es un día de convivencia, de trabajo en equipo entre todos los agentes de Cáritas», añadía Del Rosario, que ha colaborado en ocho ocasiones desde que trabaja en la entidad ya que el covid no lo permitió. 

La calle Doctor Chil fue la que más tapices concentró desde la plaza del Espíritu Santo hasta los Reyes Católicos

La secretaria general de Cáritas Diocesana Canarias Cayi Suárez indicó, por su parte, que era un día importante ya que la celebración de la festividad de la eucaristía significaba en realidad dedicación y servicio hacia los demás, y especialmente a «las personas más empobrecidas».

«En esta alfombra hemos querido mostrar que, más que nunca, ante la crisis migratoria, ante la crisis de la pandemia, ante la inflación, sigue habiendo personas que lo están pasando mal, que cada vez les es todo más complicado y tienen más dificultades para salir adelante. Esta alfombra simboliza los rostros de esas personas junto a Jesús», respondió sobre el significado del dibujo, un diseño que hizo referencia a la campaña ‘Más que nunca por ti’, relativa a la labor que Cáritas realiza con las personas más desfavorecidos.

En la calle Espíritu Santo, miembros de la cofradía de Los Dolores de Triana se esmeraban en terminar unos rosetones entre su alfombra y la de la Obra Social. Y a pocos centímetros de la terraza de un local, que al margen de la festividad, colocó sus mesas y sus sillas en la misma vía sin percatarse de que el adoquín sería adornado. Algo que indignó a algunos vecinos de la zona, partidarios de que se mantengan las tradiciones.

Tomillo para dar olor

La cofradía de Los Dolores realizó una alfombra de color blanco sobre la que dibujó una hostia consagrada, un pan, y a la que añadió una rama real de vid en referencia al pan y el vino de la consagración eucarística. Además de las palabras Corpus 2023.

El tapiz había sido realizado por diez personas, que el sábado por la tarde habían estando mezclando la sal con los tintes de colores en la sede social y consensuado el dibujo. «El año pasado hicimos un cáliz y una vela, pero este año nos decidimos por este. Hemos gastado unos 15 kilos de arena en total», indicó el hermano mayor de la cofradía de Los Dolores de Triana, José Luis Rivero, que añadió que le habían puesto un poco de tomillo «para que al pasar la procesión se sienta el olor en el ambiente». 

La sustitución de pétalos de flores y plantas aromáticas por sal tintada en la elaboración de las alfombras ha rebajado el espectáculo sensorial que se vivía antaño con el olor que emanaba del suelo. Tan solo el tapiz del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que enfonbraba la misma plaza de Santa Ana, olía a césped recién cortado al estar elaborada mayoritariamente por este elemento. 

En la misma calle del Espíritu Santo también se podía contemplar el dibujo de los Caminantes de Santa Luisa de Marillac .

La cofradía de Los Dolores de Triana no fue la única que participó en la decoración de las calles de Vegueta. También lo hicieron la cofradía del Santo Encuentro y los Nazarenos de Vegueta, aunque en distintas calles. Y es que cada participante tiene asignado una vía.

Celebración de la misa y procesión del Corpus Christi en Vegueta

Diócesis de Canarias

La calle Doctor Chil fue la que más tapices concentró desde su cruce con la plaza del Espíritu Santo hasta Reyes Católicos. Pusieron su granito de sal el Seminario Diocesano; Unión Eucarística Reparadora; Manos Unidas, que pidió frenar la desigualdad; el Colegio San Ignacio de Loyola; los Cursillos de Cristiandad, las Adoratrices; la parroquia de Las Torres y El Cardón; la Jornada Mundial de la Juventud; el Movimiento de los Focolares, declaró que el mundo es la casa común de todos, y Retiros Demaus.

En la calle del Castillo, la comunidad salesiana también remataba su alfombra, que hacía referencia a Don Bosco, su fundador, y al centenario del colegio de Las Palmas, celebrado este año. Mientras unos echaban la sal coloreada con botes de plásticos, otro la aplanaba con la llana de un albañil. Y es que la elaboración de alfombras tiene su técnica más allá del siempre esbozo de un dibujo. 

Suscríbete para seguir leyendo