El Mercado Central crece sus ventas más de un 35% con el desembarco de Mercadona

El director de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias defiende la necesidad de reinventar los mercados tradicionales en busca de nuevos clientes

Los puestos del Mercado Central han aumentado sus ventas más de un 35% con el desembarco de Mercadona en la plaza de abastos. El concejal de Desarrollo Local, Pedro Quevedo, defendió esta medida este jueves en el IV encuentro de los Mercados Tradicionales de Canarias. La cita, a la que han acudido profesionales del sector de todo el Archipiélago y que se está desarrollando estos días en el Museo Elder, contó también con la participación del director general de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias, David Mille, quien defendió la reinvención de los negocios con modelos que inviten a vivir experiencias y atraigan a nuevos consumidores que propicien el relevo generacional.

El Mercadona del Mercado Central ha sido el primer supermercado que ha abierto en el interior de una plaza de abastos en Canarias. Esta cadena abrió sus puertas el pasado mes de octubre en la planta alta del edificio. Se trataba de un espacio que llevaba varios años prácticamente sin actividad comercial; de ahí que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acudiera a esta fórmula de "convivencia" para reflotar el establecimiento. Para este desembarco fue necesario poner de acuerdo a todos los puesteros, de tal manera que los pocos que quedaban en la planta alta se mudaron a la baja o traspasaron el negocio; y, además, sacar a concurso el espacio y hacer una amplia reforma.

Productos de kilómetro cero

"Mucha gente nos criticó porque parecía que queríamos cargarnos el mercado tradicional y lo que hemos hecho ha sido potenciarlo", resaltó Quevedo a los medios de comunicación. La cadena de alimentación valenciana comenzó a tantear su apertura en el Mercado Central de la capital grancanaria en 2018. Tras llegar a un acuerdo con la cooperativa que gestiona la plaza, el Ayuntamiento sacó a concurso el espacio -licitación a la que también concurrió DinoSol-. El edil de Desarrollo Local indicó que la clave estaría en que "como mínimo el 51% del espacio debe seguir ligado a la las actividades tradicionales, con productos de kilómetro cero".

Mercadona abre un nuevo supermercado en Mercado Central de la capital grancanaria.

Apertura de Mercadona en el Mercado Central. / LP/DLP

En esta línea, la directora general de Comercio, Hostelería y Consumo del Ayuntamiento de Madrid, María Concepción Díaz Villegas, quien participó en el encuentro de este jueves en una de las ponencias, señaló que "la clave son las personas" y hay que saber "adaptarse a las nuevas sociedades". En ese sentido, preguntó, "¿qué es mejor, tener enfrente el supermercado y que no nos compren o tenerlo dentro y que nos conozcan?". De los 45 mercados y galerías de la capital española, 26 tienen en estos momentos un supermercado dentro de sus instalaciones. Además, cinco tienen gimnasios, dentro de esa línea de diversificar y reinventar la actividad.

Productos innovadores y comidas preparadas

Mille habló durante su intervención de la necesidad de encontrar un "relevo conceptual" para revitalizar los mercados. "Hay un nuevo tipo de cliente que busca experiencias", apuntó. En este sentido, resaltó las actividades que se realizan, por ejemplo, en el Mercado del Puerto o en el Mercado de Nuestra Señora de África, en Tenerife. De la misma manera que Díaz Villegas señaló que el comerciante "no se puede quedar con la señora de 89 años", su homólogo en Canarias indicó que "el problema está en atraer a los hijos y a sus nietos". Hablaron de fomentar negocios con productos innovadores o de comidas preparadas o precocinadas, por ejemplo.

La presidenta de Femeca (Federación de Mercados de Canarias), Estefanía Hernández, se mostró reticente hacia los usos mixtos, en especial con respecto a los puestos dedicados a la hostelería. "Pon que sea un 70-30, y creo que ya es mucho, pero no pasarnos de listo porque si no se convierte en un centro de hostelería y eso al final se pierde porque la gente se puede cansar", indicó a los medios. Hernández habló de la necesidad de "relanzar y sacar adelante los mercados que están ahí a medio gas, que queremos que todos vivan y que todos salgan adelante".

Tres líneas de ayudas

Dentro de las acciones, apuntaron en el acto la necesidad de comunicar o mejorar los espacios. Por ejemplo, con la apertura de Mercadona, el Mercado Central abre por las tardes y, además, se instalaron escaleras mecánicas para ir a la segunda planta. Mille hizo énfasis en las subvenciones del Gobierno de Canarias enfocadas a la mejora, promoción y dinamización de los mercados. Tres líneas de ayudas dotadas con un millón de euros. Cubren hasta el 60% de los proyectos y varían entre los 25.000 y 40.000 euros por plaza de abastos basándose en criterios de población.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, quien también estuvo presente en el acto, resaltó que se trata "de un sector complicado y muy atomizado"; además de destacar que "es el mejor canal para todos los productos de kilómetro cero, para el comercio tradicional, aquel que te conoce". El vicepresidente, Manuel Domínguez, resaltó por los 700.000 en subvenciones para la mejora de las instalaciones y puso en valor la digitalización de algunas plazas, caso de la de Vegueta donde han incluido básculas digitales, "lo que permite mejorar la productividad".

El ‘catarro’ del mercado de Altavista

La presidenta de Femeca (Federación de Mercados de Canarias), Estefanía Hernández, señaló ayer que el mercado de Altavista, en la capital grancanaria, tiene un catarro que se debe curar y no dejar que coja pulmonía». La plaza de abastos del distrito de Ciudad Alta lleva años perdiendo puesteros y vitalidad; al mismo tiempo, los proyectos municipales para sacar adelante la reforma del sistema eléctrico y contraincendios no han salido adelante por problemas con la gerencia, según ha argumentado el Ayuntamiento en varias ocasiones. «Hay que buscar la manera de sacarlo adelante, por estar en un sitio de privilegio», indicó Hernández ayer, «a los mercados hay que hacerlos visibles y buscar comerciantes que también los saquen adelante»; es más fue tajante y señaló que «no se puede perder un mercado más». Como ejemplo, señaló el reciente cierre de la plaza de Arucas. | A. V.

Suscríbete para seguir leyendo