Una profesión cada vez más visible y reconocida

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria premia la labor de las enfermeras con la Medalla de Oro de la ciudad

Rita Mendoza (la segunda a la derecha), junto con el resto de miembros de la junta directiva.

Rita Mendoza (la segunda a la derecha), junto con el resto de miembros de la junta directiva. / José Carlos Guerra

El Ayuntamiento capitalino concede la Medalla de Oro al Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas, en reconocimiento a la labor que desempeña este colectivo. La presidenta de la corporación, Rita Mendoza, recibe la distinción como «un compromiso para seguir avanzando».

El Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas (COE) nació en 1921 con el objetivo de asegurar el buen ejercicio de la profesión y defender los intereses de este colectivo, que desempeña un papel esencial en el sistema sanitario. Más de un siglo después, estos propósitos se mantienen, pero las funciones del gremio han experimentado un cambio exponencial. De hecho, con el paso de los años, las enfermeras han crecido en competencias y responsabilidades. Tanto es así, que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria le ha concedido a la institución la Medalla de Oro de la ciudad en reconocimiento a las labores que realizan estas profesionales a favor de las personas. 

«Es un gran honor para el colegio recibir este reconocimiento social. Para nosotros representa un compromiso para seguir avanzando y conseguir los mejores cuidados para la población», manifiesta Rita Mendoza, presidenta de la citada corporación, que ahora mismo cuenta con 8.800 enfermeras colegiadas.

Mendoza tomó las riendas del órgano colegial en marzo de 2021, cuando la pandemia de Covid-19 aún causaba estragos en todo el mundo. Desde entonces, uno de sus principales objetivos ha sido visibilizar la profesión. «Hemos intentado trasladar y poner en valor lo que podemos aportar para el cuidado y la atención de la población, desde el punto de vista sanitario y sociosanitario. Además, en paralelo, hemos presentado proyectos a todos los grupos parlamentarios para mejorar la situación sanitaria y hemos transmitido nuestras principales reivindicaciones», cuenta. 

En este sentido, la profesional recuerda que las necesidades de la ciudadanía han cambiado. Y es que el envejecimiento poblacional y el aumento de la cronicidad han incrementado la demanda de cuidados, una realidad que evidencia la obligación de contar con las figuras líderes en esta materia: las enfermeras. 

«De momento, la tasa de reposición de enfermeras es favorable en Canarias, y por cada una que sale del sistema entran dos. Vamos a tener personal suficiente para los próximos diez años, algo muy distinto a lo que sucede en el resto del país y en Europa», valora.

No obstante, según el último estudio del Consejo General de Enfermería, el Archipiélago necesitaría 3.300 enfermeras más para abordar estas necesidades de cuidados con una visión distinta. «Si de verdad queremos responder a las nuevas realidades, habría que potenciar la atención domiciliaria, el trabajo en el entorno comunitario y mejorar las ratios en los hospitales», apunta. 

A juicio de Mendoza, la crisis sanitaria contribuyó a potenciar la importancia del colectivo. Ahora bien, según afirma, en la actualidad la profesión puede presumir de contar con un gran reconocimiento social, pero no ocurre lo mismo en el ámbito de las instituciones. «Seguimos reivindicando el papel de liderazgo que tiene esta profesión en la toma de decisiones. No hay que olvidar que en Sanidad no tenemos enfermeras gerentes o directoras generales que estén al frente de estos cometidos», lamenta. 

Tampoco se ha hecho realidad la creación una Dirección General de Cuidados liderada por enfermeras, una propuesta por la que las profesionales de las Islas llevan ya años luchando. «Entendemos que hay que pensar en los cuidados a lo largo de toda la vida, pero Canarias es una de las pocas comunidades autónomas que no tiene esta visión», remarca la responsable del COE provincial. 

Valores

El Consistorio capitalino también ha tenido en cuenta las iniciativas que desarrolla la corporación para defender los intereses generales de las profesionales. Entre las principales fortalezas de la institución que preside, Rita Mendoza destaca la transparencia, la democracia y la apuesta por la horizontalidad. «Es muy importante implicar a todas las personas en la toma de decisiones. Por otro lado, tengo que añadir que cuando llegamos al colegio solo teníamos como órgano de trabajo a la Junta de Gobierno. A día de hoy, hay otros 13 grupos de trabajo que cuentan con un presupuesto asignado», destaca. 

La formación de las colegiadas es otro de los asuntos que tiene muy en cuenta la junta directiva. Por eso, ha optado por duplicar la oferta formativa en la modalidad presencial y online. También ha desarrollado una unidad de Investigación que facilita a las enfermeras la posibilidad de presentar estudios que contribuyan al avance de la Ciencia. Al listado de acciones se suma la asignación de ayudas a las enfermeras que están realizando estudios de doctorado. 

En materia de empleo, hay que decir que el colegio ofrece contratación a través del servicio de Salud Escolar, uno de los proyectos estrella de la institución, pues permitió crear la figura de la enfermera escolar. «Queremos seguir impulsando esta iniciativa, por lo que esperamos trabajar con el consejero de Educación. También estamos centradas en un proyecto con el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria –IASS– para estar cerca de la población más vulnerable de la Isla», anuncia la presidenta, que además adelanta que la intención es inaugurar una nueva sede colegial el próximo año en Gran Canaria para ofrecer una mejor atención a las profesionales. 

Suscríbete para seguir leyendo