Puerto de Las Palmas: la presidenta advierte al Ayuntamiento que está en juego la ayuda de la ONU a África

La Autoridad Portuaria reclama a la alcaldesa que aclare si sigue adelante con el traslado de las naves para hacer el parque

«No aceptamos amenazas», añade la presidenta de la Autoridad Portuaria

La presidenta de la APLP, Beatriz Calzada.

La presidenta de la APLP, Beatriz Calzada. / LP / DLP

La pugna entre el Ayuntamiento y el Puerto de Las Palmas por el diseño y la ejecución del parque del istmo va para largo. Las máximas responsables de ambas instituciones, Carolina Darias y Beatriz Calzada, tienen una reunión en julio, pero en la Autoridad Portuaria escuece la nota hecha pública esta semana por Darias, que amenaza con bloquear la liberación del suelo para hacer realidad el parque.

Calzada espera que la reunión se mantenga y Darias aclare si van a cumplir con el traslado de las naves de ayuda humanitaria al interior de La Luz. La liberación de ese espacio es fundamental para ejecutar los 25.000 metros cuadrados de zonas verdes y el Ayuntamiento acumula varios retrasos, con prórrogas para ejecutar las obras, que debieron comenzar este año y están pendientes de licitación.

«Si no quieren participar no pasa nada, pero que sean claros y lo digan para poder asumirlo nosotros», asegura Calzada respecto a la construcción de las naves para Cruz Roja y el Programa Mundial de Alimentos, proyecto este último auspiciado por Naciones Unidas (ONU). «Creo en el diálogo» y «rechazo las amenazas», la «pataleta de la alcaldesa» por «decidir» lo que irá en el parque «no puede poner en peligro dos proyectos fundamentales como estos», añade la presidenta de la Autoridad Portuaria de Las Palmas (APLP), que ayer participó en un acto de CC para explicar el proyecto de ingresar en la «primera división» de los puertos españoles. 

Repercusión internacional

Todo lo que ocurre en La Luz, recuerda Calzada, tiene repercusión internacional. «Lo que falta es que a Naciones Unidades le entren dudas sobre la continuidad del Programa Mundial de Alimentos», destaca la presidenta, que rechaza el «uso» de esos dos proyectos humanitarios «como arma arrojadiza contra el Puerto».

La ONU envía desde La Luz importantes cantidades de alimento a África y necesitan aumentar su capacidad logística en Las Palmas de Gran Canaria, como han manifestado en varias ocasiones durante los últimos años. De ahí la «sorpresa» y el «asombro» con amagar con el bloqueo de las naves hasta consensuar el desarrollo del futuro pulmón verde del proyecto Puerto-Ciudad.  

«No entendemos lo que le ha pasado a la alcaldesa y a su equipo. Estamos hablando de suelo portuario, nos corresponde a nosotros hacer el proyecto técnico. No podemos seguir perdiendo el tiempo con más prórrogas», insiste Calzada, que emplaza a Darias a aclarar sus intenciones con la divulgación del controvertido comunicado dirigido a los medios de comunicación. «Que nos digan ya si se bajan del carro para poder asumir nosotros la construcción de las naves», agrega.

Consenso y proyecto original

Desde el punto de vista de la Autoridad Portuaria no se ha roto ningún consenso sobre la idea original del proyecto Puerto-Ciudad, que arranca una década atrás con las gestiones de Juan José Cardona y Luis Ibarra, las cuales se plasmaron en un boceto presentado el mandato pasado por el propio Ibarra y Augusto Hidalgo, entonces alcalde de la capital grancanaria.

Los dibujos y las infografías presentados en la pasada Feria del Mar, aclara Calzada, son un «esbozo de ideas» para testar la respuesta de los ciudadanos y comenzar a trabajar en el proyecto técnico del parque. Ese trabajo, aventura la presidenta, será un proceso largo, con «cosas consensuadas que se podrán hacer y otras que no», adelanta la máxima responsable de Puertos de Las Palmas.

La idea de fondo que baraja Calzada coincide con su antecesor en el cargo, Ibarra, aunque con dos novedades: hacer el museo del Puerto dentro del recinto y no en la Base Naval, que es lo que busca el Ayuntamiento con el retranqueo de esa parte de la Avenida Marítima, y redistribuir los aparcamientos de forma diferente, con la intención de que los coches se queden a la entrada sur del Puerto y la gente recorra el parque en bicicleta o caminando. Eso pasa por ampliar el parking modular situado frente al acuario, además de eliminar los que estaban previstos en la trasera del centro de grandes yates, entre los muelles Pesquero y Sanapú

Aparcamientos y conciertos

Sagulpa, además, termina la concesión en 2025 y no está previsto renovarla, con la idea original de incorporar esa explanada al futuro corredor verde, aunque con nuevos equipamientos que están por definirse y que servirán para completar la oferta del acuario y del futuro museo, el cual irá acompañado de un centro de interpretación y de cafetería para disfrutar del trajín a ese lado del puerto.

El problema es que el puerto se opone a la gran zona abierta de cemento a la que aspira el Ayuntamiento para celebrar grandes actos, entre ellos los carnavales, principalmente por seguridad y por su incompatibilidad con las actividades económicas propias del recinto portuario.

Suscríbete para seguir leyendo