Tercer socavón en la calle Luchana de Guanarteme en un año

La rotura de un entronque en la red de saneamiento provoca un hundimiento a pocos metros del que se produjo en marzo

Socavón en Guanarteme

La calle Luchana, en el barrio de Guanarteme de Las Palmas de Gran Canaria, amaneció este miércoles con un nuevo socavón. El agujero se ha producido cerca del cruce con la calle Lepanto, a pocos metros de los otros dos hundimientos que se han producido en esta misma vía de la capital en el último año. Esta situación lleva produciéndose esde que comenzaran los trabajos de excavación y cimentación del Residencial Las Américas y se desviera el tráfico pesado que circulaba por Fernando Guanarteme hacia Carretera de Chile.

Según fuentes de Emalsa, el socavón se ha producido en esta ocasión tras quebrarse un entronque entre un imbornal y un pozo, por lo que este se movió y provocó un pequeño hundimiento en la calzada. Desde la compañía del agua resaltan que es de menor consideración a los problemas de esta índole que se han producido en el barrio recientemente, por lo que se está trabajando ya en su reparación. La infraestructura dañada pertenece a la red de saneamiento, por lo que no ha habido problemas en el suministro a la población.

Palafox, Almansa y California

Desde junio de 2023 se han producido tres hundimientos en la misma vía de manera lineal con pocos metros de diferencia. Todo comenzó con el desvío del tráfico pesado de Fernando Guanarteme hacia la calle Luchana. No obstante, los socavones se han repetido a lo largo del último año en las calles Palafox, Almansa y California. Además, el aparcamiento subterráneo de la plaza del Pilar también ha tenido problemas con filtraciones de agua a través de un pilar que recoge las escorrentías naturales del barranco.

La antigüedad del alcantarillado de Guanarteme está detrás del elevado número de incidencias que se están produciendo en la zona. Los vecinos llevan tiempo alertando que las nuevas promociones que se están construyendo en el barrio se están conectando a una red de los años 50 y 60 que está obsoleta. Esto habría derivado en una saturación del sistema y de ahí los hundimientos y problemas que están padeciendo de manera periódica. La última avería en Luchana fue el pasado mes de marzo.