El Cruz de Piedra plasma su pasado y su futuro en sus muros

El Centro Integrado de Formación Profesional pone en valor por su 40 aniversario tanto la historia del barrio que lo acoge como el afán de superación de su alumnado

El CIFP Cruz de Piedra de Las Palmas de Gran Canaria nació a principios de los años 80 en un barrio con problemas sociales dispuesto a convertirse en un pilar fundamental -lo cierto es que pronto se convirtieron en referente-. Con motivo de su 40 aniversario han reflejado en sus paredes su pasado y su futuro; tanto la historia del propio barrio que lo acoge como el afán de superación de su alumbrado a través de una escaladora dispuesta a alcanzar su meta.

Cuando el Polígono Cruz de Piedra, en Las Palmas de Gran Canaria, nació hace poco más de 50 años lo hizo sin ningún tipo de servicios públicos. Calles de tierra y solares a espaldas de las torres que casi de la noche a la mañana pasaron a acoger a cientos de familias, la mayoría procedentes de antiguos poblados chabolistas de la capital. El fotógrafo Adolfo Marrero inmortalizó para este periódico a un grupo de niños jugando en uno de esos terrenos, era 1975. Medio siglo después, el grafitero Richard Santana, más conocido como Graffmapping, ha plasmado aquella estampa en los muros del CIFP Cruz de Piedra con motivo de su 40 aniversario.

El Centro Integrado de Formación Profesional de Cruz de Piedra abrió sus puertas a comienzos de los años 80 en un barrio con familias de bajos recursos. Desde entonces han intentado mantener un espíritu de superación basado en la educación pública. Y es que, también en el marco de ese 40 aniversario, los alumnos de una de las ramas que imparte el centro -la de Publicidad y márquetin- han querido plasmar ese espíritu en el patio; con un mural en el que una escaladora que está dispuesta a alcanzar sus metas educativas.

Carretera General del Norte

«El centro contactó conmigo y la idea era hacer algo más de cara al barrio», apunta Graffmapping, quien lleva con el spray en las manos desde los 16 años -fue el culpable de revivir por un día los cines Galaxys en 2022-, «hice un proceso de búsqueda y encontré varias fotos antiguas y que además fueran bonitas». La de los niños jugando en los solares del barrio impactó de primeras. Escogió esa, otra similar junto a los bloques -también del fotógrafo Adolfo Marrero- y una tercera en la que se puede ver la antigua Carretera General del Norte en los 70.

«Lo más complicado fue la pared», explica el grafitero, «era de gotelé grueso y fue un trabajito darle el fondo previo». Necesitó la ayuda de dos compañeros y tardaron una semana en hacer toda la composición. Durante este tiempo, no faltaron las anécdotas por parte de los vecinos, «dije que seguro vendría a alguien a decir que es uno de esos niños, al poco pasó un señor y se señaló, pero luego [él permanecía incrédulo] admitió que era broma, aunque podría haberlo sido perfectamente». «Lo que quería era eso, alejarme de las temáticas educativas que ya había en el centro y que el barrio se viera reflejado y sintiera el sitio como algo suyo», precisa.

Alumnado de Publicidad y Márquetin

Y es que, también en el marco del 40 aniversario del instituto, los alumnos de Publicidad y Márquetin diseñaron un mural para el patio del centro. «Me siento especialmente orgullosa», señala María Jesús Santana, vicedirectora del CIFP Cruz de Piedra y profesora en esta misma rama, «nos propusimos hacer algo por el 40 aniversario y ellos montaron un mural en el que se refleja el esfuerzo del alumnado hasta obtener el título; además, incluyeron los colores de las cuatro familias que impartimos en el centro».

Murales en el IES Cruz de Piedra

Murales en el CIFP Cruz de Piedra / José Carlos Guerra / LPR

La protagonista, «es una mujer, por lo que refleja ese esfuerzo que existe para su inserción en ciertas profesiones», comenta Santana, «estamos dentro de varios programas de Igualdad». Para plasmar esta idea, hicieron un convenio con la Escuela de Arte, de tal manera que un alumno, Alberto Cárdenes, fue el encargado de hacer realidad la idea de los alumnos.

Para el exterior, la idea fue «darle continuidad» a los murales que ya tenían de otros años. Además, tienen pensado embellecer también la pared que da a la calle interior del barrio. Santana resalta que «el barrio ha mejorado en estos años, ya no se ve tanta gente en la calle», en referencia a los terribles años 80 y comienzos de los 90, cuando la droga inundó los hogares de los barrios obreros como este de Cruz de Piedra.

Un alumnado combativo

El centro imparte hoy cuatro ramas educativas: Administración y Gestión, Comercio y Márquetin, Imagen Personal y Transporte y Mantenimiento de Vehículos. Precisamente, el centro fue conocido desde los años 80 como todo un referente en la ciudad en esta última rama. Es más, cuando Educación planteó sacar esos estudios para concentrarlos en otro instituto encontró el rechazo del profesorado y alumnado. Un alumnado siempre combativo que en 1992 llegó a protagonizar sentadas pacíficas contra la masificación de las aulas de aquella época.

Hoy, tras reunir el pasado marzo a buena parte del profesorado que ha pasado por el centro en estos 40 años, ven el futuro con buenas expectativas. «Siempre estamos mejorando cosas», apunta Santana, «lo que intentamos es sacar adelante a la gente, que se impliquen»; y resalta como reto presente la adaptación a la nueva FP dual. Para el próximo curso incorporan estudios de redacción de contenidos y mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos.