Voltaire, que era de origen francés, fue capaz de tentar a la suerte y encontrar un vacío legal en la lotería francesa de aquella época. Esto le permitió poder ganarla en varias ocasiones. Hay quien dice que si Voltaire estuviera vivo hoy en día, encontraría mucho antes que el bombo el boleto ganador del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad.

En menos de un mes llega el esperado día de la Lotería de Navidad, y ya hay quien asegura saber qué décimo se llevará el Gordo. Pero primero deberá conocer las técnicas de Voltaire.

Cómo Voltaire se hizo con la lotería una y otra vez 

A mediados del siglo XVIII surgió La Ilustración, un movimiento cultural en el que se destacaba el conocimiento y la razón. El conocido como Siglo de las Luces fue la época de Voltaire, uno de los más famosos filósofos, escritores e historiadores de la Historia. Fue y es conocido por muchísimas cosas, entre ellas, por idear un método para ganar la lotería

Hubo una época en la que Voltaire precisaba de cualquier ayuda económica para poder subsistir. El conocimiento y la razón -tan en auge en aquel siglo XVIII- fueron sus más preciados aliados para encontrar un pequeño error en la lotería.

La lotería que organizaba la Corona de Francia anunció que todo aquel propietario de bonos de la Corona podía comprar -a cambio de una reducción de intereses- un billete de lotería. Si ese billete resultaba ganador, el que lo había jugado recibía 500.000 libras francesas y el valor mismo del bono.

El secreto (según Voltaire) para ganar la Lotería de Navidad

A Voltaire, entonces, se le encendió la bombilla. Si la probabilidad era la misma para todos los boletos, es decir, si cualquiera de ellos podía hacerse con el gran premio habiendo pagado exactamente lo mismo, podían comprar bonos devaluados para así conseguir más boletos sin tener que pagar tanto. 

Junto a su amigo Charles Marie de la Condamine, Voltaire creó un grupo de inversores, que se encargaba de comprar todos los boletos posibles. Así lo hicieron durante meses, hasta que vieron que el premio casi siempre caía en uno de sus boletos. 

Tentar de esta manera a la suerte y al azar era completamente lícito, pues no se estaba incumpliendo ninguna ley

No obstante, las autoridades comenzaron a darse cuenta al ver que siempre resultaban ganadores los boletos con misma firma en el reverso.

Como se trataba de algo legal, la justicia no pudo hacer nada más que cancelar la lotería. Por lo que Voltaire y su grupo de inversores pusieron fin a su tan ingenioso engaño, no sin antes embolsarse cada uno más de medio millón de libras.

De esta manera, los problemas económicos que el francés tenía al comienzo de esta historia fueron astutamente eliminados.

Voltaire no jugará este año a la Lotería de Navidad, por lo que los españoles pueden dormir tranquilos.