Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un quinto reparte alegría desde la barra de un bar de La Guancha

El establecimiento del pueblo tinerfeño de Santo Domingo reparte 1,5 millones en 250 décimos del 70316, al que juegan cada semana un grupo de vecinos

El 70316, segundo quinto premio del día

El 70316, segundo quinto premio del día

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El 70316, segundo quinto premio del día Pedro Fumero

El entorno del bar La Costa, en el pueblo de Santo Domingo, en el municipio de La Guancha, era ayer un hervidero de risas, gritos, abrazos, felicitaciones y algunas lágrimas de emoción. Desde el mostrador la familia Benítez Pérez vendió 250 décimos del quinto premio 70316; unos 6.000 euros de premio en un barrio de trabajadores en el que muchos de sus vecinos han pasado en los últimos tiempos por serias dificultades económicas. Este fue el premio más relevante que, de forma colectiva, se produjo en la provincia de Santa Cruz de Tenerife en el Sorteo Extraordinario de Navidad. Además, en el mismo establecimiento se vendió un décimo de un cuarto premio, el 42833.

«Un décimo nos lo quedamos nosotros y otro lo regalamos a una peña familiar»

Estefanía Pérez Mesa - Trabajadora

decoration

Se trata de una excelente noticia para este enclave costero, en el que residen alrededor de un millar de habitantes. La administración en el que se vendieron las 25 hojas es propiedad de Rogelio Benítez Luis y su hijo Alberto Benítez Pérez, repartió la suerte de forma muy repartida. El alcalde, Antonio Hernández, recordó que la mayoría de los residentes dependen de la construcción, el comercio o, en general, del sector servicios, por lo que este quinto premio supone «un balón de oxígeno» para muchas familias, ya que buena parte de ellas se caracteriza por tener un limitado poder adquisitivo. En opinión del regidor, el dinero del 70316 servirá, con toda seguridad, de «una ayuda para todo el próximo año», que beneficiará a «gente trabajadora y humilde».

Un quinto reparte alegría desde la barra de un bar de La Guancha

Un quinto reparte alegría desde la barra de un bar de La Guancha Pedro Fumero

Entre las vecinas premiadas figura un grupo de mujeres que trabajan en el servicio de limpieza de centros de salud y que en el 2019, cuando dependían de otra empresa, estuvieron ocho meses sin ingresar dinero alguno. Una de las agraciadas es Estefanía Pérez Mesa, junto a su marido, Javier. Para ellos se reservaron un décimo y, además, Javier compró otro, que lo regaló a una peña familiar y donde se han beneficiado siete parejas más, con 857 euros para cada una. Es decir, este matrimonio, que tiene dos hijos de corta edad, tuvo suerte y fue un ejemplo de solidaridad. Nunca antes habían percibido un premio de estas características. Según Estefanía, el dinero lo prevén dedicar a «algún capricho». Ella es una de las trabajadoras de la limpieza que hace dos años permanecieron más de medio año sin ingresar dinero alguno por su trabajo. Además, relata que la familia tiene una vinculación con la terminación del 16, por una elección de su abuelo.

Rogelio Benítez Luis asegura que vendieron completamente las 25 hojas de décimos que compraron en Barcelona. Además, no se trata de un número cualquiera para el pueblo de Santo Domingo, puesto que decenas de residentes están abonados para jugarlo todos los jueves y los sábados.

Su hijo, Alberto Benítez, cuenta que la elección para comprar en Barcelona el 70316 se debe a que coincide con la fecha en la que se inauguró el receptor del bar La Costa, el 7 de marzo del año 2016. Él relata que la suerte ha sido tan extensa que dos de los poseedores de décimos premiados fallecieron recientemente. Uno de ellos lo hizo tras una larga enfermedad y además de él también compraron el boleto premiado su hija y el marido de esta.

Otra de las vecinas de Santo Domingo que ingresará 6.000 euros por este quinto premio es Patricia García, vecina del pueblo y empleada en la peluquería Vanesa Llanos, situada a escasos metros del bar La Costa. En su caso, el décimo lo adquirió su marido, el número lo llevan jugando varios años y es la primera vez que le toca un premio de estas características.

Similar «al de las fiestas»

Sin embargo, muchos ciudadanos del pueblo suelen comprar cada año para el Sorteo Extraordinario de Navidad un número muy parecido al que ayer fue premiado. Se trata del 71316 y lo vende la comisión de fiestas de Nuestra Señora del Carmen. Alberto Benítez reconoce que en el núcleo muchos más vecinos adquieren el número al que está abonada la organización de los festejos que el suyo.

«Es la primera vez que ganamos un premio; jugamos a ese número desde hace años»

Patricia García - Trabajadora

decoration

Al lado de Alberto, Rogelio Benítez Luis trata de atender a los medios de comunicación al tiempo que mira por no descuidar la barra del bar, en cuya entrada hay en el suelo dibujados en relieve dos grandes pies descalzos. Benítez manifiesta que se trata de la primera vez que vende un premio tan importante y repartido. Para el propietario del bar La Costa, el 70316 está muy repartido, ya que la mayoría de compradores tiene uno o dos décimos.

Sin embargo, no es la primera vez que en fechas navideñas lleva la suerte a su pueblo. El 24 de diciembre del 2019 vendió un premio de la Bonoloto a un cliente anónimo, que ingresó cerca de 54.000 euros.

Otra de las personas que ayer no podía reprimir su emoción, y que a la vez que sonreía le salían lágrimas de sus ojos claros, era María Denis Pérez. En su caso, explicó que ella está abonada al número premiado desde que su hermana y su cuñado abrieron el receptor, hace cinco años. Explica que la primera compra que se hizo de tal número se produjo cuando la familia propietaria del bar realizó un viaje a la Ciudad Condal para ver un partido del Fútbol Club Barcelona (FCB) en su estadio.

«Los 6.000 euros me vienen de maravilla», comenta esta actual empleada de la empresa Tragsa en el servicio de limpieza de los centros de salud en el Norte de Tenerife. En un momento de felicidad como el de ayer, María no se olvida de los duros meses que debió sobrellevar junto a su familia hace un par de años. Evoca que, en la anterior sociedad mercantil para la que trabaja, llegó a estar, junto a sus compañeras, un total de ocho meses sin cobrar ni un solo euro de su salario.

«Estoy muy contenta y podremos vivir las Navidades de otra manera»

Saray Benítez - Trabajadora

decoration

Y esa circunstancia coincidió con que, poco antes, tuvo que hacer frente a gastos importantes. Explica que las navidades del 2019 fueron especialmente duras para ella, su marido y sus dos hijos. Pero valora mucho la ayuda que recibió de sus compañeros de centro de trabajo. Los impagos de la entidad por la que estaba contratada «generó unas consecuencias que todavía estamos pagando», aclara esta guanchera de Santo Domingo. Admite que «todavía estamos a la espera de que se celebre el juicio y no sabemos si lo vamos a ganar o no».

En esas mismas circunstancias están hasta cinco de las mujeres que ayer lloraban de alegría en el entorno del bar La Costa. Por ese motivo, María otorga tanto valor a los 6.000 euros ganados.

Felicitaciones

Y, como son conscientes de las duras condiciones por las que ha tenido que pasar ella y sus seres queridos durante algún tiempo, en la mañana de ayer también llegaron las felicitaciones y las muestras de alegría por parte de varias personas que trabajan en el centro de salud al que está asignada.

Asegura emocionada que su padre, «que era el pilar de todos nosotros», falleció hace un año aproximadamente. El pasado martes estaba muy negativa y era excéptica de que le fuera a tocar algún premio, pero se acordó de su progenitor y tuvo un gesto: colocó el décimo junto al portarretrato con la imagen de su padre y le hizo una fotografía con su teléfono móvil. Y, desde luego, le dio mucha suerte.

«El premio de los 6.000 euros me viene de maravilla, y eso que estaba muy negativa»

María Denis Pérez - Trabajadora

decoration

Después de las celebraciones, una de las pocas personas que quedan por el exterior del bar La Costa es Saray Benítez, hija de Rogelio y la esposa de este, Esther. Ella también tenía un décimo y «se mostraba muy contenta» por el dinero que se va a embolsar, junto a su pareja, Javier. «Viviremos las navidades de otra manera», comenta la joven.

Eran muchos los vecinos que tocaban la pita o se paraban ayer por las inmediaciones del establecimiento para felicitar de una u otra manera a los agraciados. Al encontrarse con una conocida, una de las poseedoras del quinto premio afirma: «Estamos todos en una nube». Y su interlocutora le responde: «Hacía falta ya una alegría».

El Gordo vuela a Tacoronte

Adoración Darias, vecina de Tacoronte, también en Tenerife, no se lo podía creer cuando su marido la llamó para confirmarle que tenía un décimo del primer premio del Sorteo Extraordinario de Navidad, el 86148, el número más deseado en la jornada de ayer. La mujer trabaja en una tienda de una conocida cadena de supermercados en el municipio de La Victoria de Acentejo. La importante cantidad de dinero la obtuvo gracias a que un cuñado le regaló un décimo. De forma progresiva, la excelente noticia la fueron conociendo sus familiares y sus compañeros de trabajo, que no paraban de felicitarla al tiempo que ella iba asimilando la importante inyección económica que recibirán sus cuentas en los próximos días. Eso sí desconocía a qué dedicará todo o parte de ese dinero, con el que sueñan millones de ciudadanos españoles para mejorar su situación. Por ahora, Adoración solo piensa en mantener la forma de vida que ha tenido hasta ahora y conservar su puesto de trabajo, en el que lleva muchos años. Además, un cuarto premio del sorteo, el 42833, también recayó en Tenerife una administración de la zona de La Cuesta de la Villa, en La Orotava. | P.F. 


Compartir el artículo

stats