20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grupo B

Un descanso para Silva

El grancanario, que no sobresalió en los dos partidos, está en las quinielas para las rotaciones frente a Marruecos Z Iniesta y Sergio Busquets, otros candidatos

David Silva y Andrés Iniesta, durante el calentamiento del partido frente a Irán.

David Silva y Andrés Iniesta, durante el calentamiento del partido frente a Irán. EFE

Con pie y medio en los octavos de final, España se puede permitir el lujo de tomarse un respiro en la tercera jornada de la fase de grupos. Casi un milagro en un Mundial de tanto equilibrio. Al equipo de Fernando Hierro le basta un punto, e incluso podría ser suficiente una derrota, en el partido del lunes (19.00 horas) frente a Marruecos para amarrar su clasificación, el primer objetivo. Por eso, y por las dudas que generó contra Irán, el conjunto nacional afronta la cita con la opción de rotar. Y ahí es donde entra David Silva.

El grancanario, que no ha sobresalido pero tampoco suspendido en las dos primeras jornadas, entra en todas las quinielas para tomarse un respiro. Junto a Andrés Iniesta y Sergio Busquets, que se encuentra apercibido -las amonestaciones no se limpian hasta los cuartos de final-, podrían tener un descanso en la tercera jornada, en la que solo una carambola dejaría a España fuera de combate. Además de la derrota, en el otro duelo del grupo Irán tendría que superar a Portugal. Y en ese caso habría que mirar la diferencia de goles entre españoles y lusos, a estas alturas igualada. Un triunfo casi garantiza la primera plaza con Rusia y Uruguay a la espera.

Así, el choque frente a Marruecos se presenta como una ocasión ideal para inspeccionar otras alternativas. Koke, Saúl Ñíguez, Thiago Alcántara, Marco Asensio y Aspas se presentan como candidatos al once titular. Una de las principales carencias de España ha estado en la falta de profundidad en ataque. A pesar de la inclusión de Lucas Vázquez en el equipo, Irán puso en aprietos el juego de la Roja con un planteamiento muy defensivo, aunque será complicado que se repita algo similar en el resto del Mundial ya que los asiáticos plantaron hasta seis jugadores en su área en muchos tramos del encuentro. En ese sentido, con Isco Alarcón y Diego Costa como estrellas en ambos duelos, la velocidad de Aspas y la habilidad de Asensio son los argumentos ofensivos que podrían dar soluciones.

La otra carencia ha estado en la fiabilidad defensiva. Con nombres tan consolidados como Sergio Ramos, Gerard Piqué, Jordi Alba y Carvajal, los focos apuntan al equilibrio que ha aportado el centro del campo, donde Busquets no ha sido suficiente para taponar las vías de agua que han provocado las ocasiones de Portugal primero e Irán después. Ante ese panorama regresa también el debate del doble pivote, ese que hizo a España campeona en Sudáfrica, donde la pareja formada por el del Barça y Xabi Alonso resultó un muro de contención sin igual. Así, hombres como Koke, titular frente a Portugal, cuando cuajó un buen partido, Saúl o Thiago salen a relucir para acompañar a Busquets.

Y es que la defensa parece intocable dada la diferencia entre titulares y suplentes. Con Carvajal tocado, Hierro confía en que los minutos que tuvo frente a Irán, y los que presumiblemente tendrá frente a Marruecos, le sirvan para coger rodaje. Puede que haya novedades ante los magrebíes, pero solo una sorpresa mayúscula rompería esa defensa de cuatro en los presumibles octavos de final. De Gea, mientras, está en todos los debates externos, pero Hierro ni se plantea mandarlo al banquillo.

Tres goles en grandes torneos

A quien sí piensa relegar, de momento solo por un partido, es a David Silva. El grancanario cuajó un partido notable frente a Portugal, pero tuvo más problemas contra Irán. Sea como fuere, no ha logrado estar a la misma altura que en la fase de clasificación, cuando fue uno de los líderes del equipo y tuvo una gran continuidad en su rendimiento, llegando incluso a anotar cinco goles, más otros seis en amistosos. Ha elevado su cifra el de Arguineguín hasta los 37 en 124 partidos como internacional.

Pero tiene una asignatura pendiente en los grandes eventos. Entre Eurocopa y Mundial encadena 22 partidos, en los que solo ha marcado tres goles, por lo que su promedio realizador baja notablemente. Tiene tiempo por delante para desquitarse.

Compartir el artículo

stats