Diez personas murieron y 110 resultaron heridas en los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes anoche en el barrio de Moqqatam de El Cairo y en sus alrededores, informaron hoy las autoridades egipcias.

Los disturbios se registraron después de que grupos de cristianos cortaran una autopista durante una nueva jornada de protestas por el incendio de una iglesia el pasado sábado en la provincia de Heluan, al sur de la capital egipcia.

Según la agencia oficial MENA, que cita al jefe de Emergencias del Ministerio de Salud, Sharif Zamel, la cifra de muertos y heridos fue recopilada en distintos hospitales donde fueron atendidas las víctimas de esos incidentes entre cristianos y musulmanes.

Los enfrentamientos se extendieron a sectores de la capital próximos a Moqqatam, como el barrio de la Ciudadela y Sayeda Aisha.

Se trata de los choques más violentos que se registran en El Cairo después de la caída del régimen de Hosni Mubarak, el pasado 11 de febrero, al final de dieciocho días de protestas populares.

Según el dirigente de una asociación de coptos egipcios, Naguib Gibrail, los enfrentamientos de anoche se produjeron después de que los cristianos protagonizaran una manifestación pacífica y cortaran una autopista.

Grupos de musulmanes procedentes de un barrio al otro lado de la vía llegaron al lugar para intentar abrir el paso.

Según Gibrail, en el barrio de Moqqatam fueron incendiadas varias viviendas de sus residentes, en su mayoría recolectores de basura, conocidos como "zabalín".

Los cristianos representan cerca del 10 por ciento de la población de Egipto, un país con mayoría de musulmanes.

Periódicamente hay enfrentamientos entre coptos e musulmanes por motivos personales y diferencias religiosas.

Los Hermanos Musulmanes, el grupo más importante de la oposición egipcia, rechazó ayer estas divisiones sectarias y acusó a remanentes del régimen de Hosni Mubarak de provocar estos incidentes. E