Los operarios que trabajan para controlar la crisis en la central nuclear de Fukushima (noreste de Japón) detectaron hoy humo en uno de los reactores, lo que llevó a evacuar temporalmente ese área, informó la televisión pública NHK.

El humo se avistó a las 15.55 hora local (06.55 GMT) en la zona sureste de la unidad 3 de la central, que desde ayer domingo hasta bien entrada la madrugada estuvo recibiendo toneladas de agua para enfriar su piscina de combustible.

Un portavoz de TEPCO indicó a NHK que los trabajadores han sido evacuados de ese lugar mientras se investiga el origen del humo.

Además del agua vertida sobre el reactor 3, camiones cisterna retomaron hoy el lanzamiento de agua a la unidad 4 para enfriar su piscina y evitar que las barras de combustible almacenadas queden expuestas al aire.

A estas labores de enfriamiento se suman los esfuerzos por devolver la electricidad a la central, donde ya se ha logrado que los cables alcancen las instalaciones de las unidades 5 y 2.

El objetivo es restaurar sus sistemas de refrigeración, la iluminación de las salas de control y los mecanismos para medir la radiación.

Según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, sin embargo, todavía serán necesarios unos días para que se reactive el crucial sistema de refrigeración del reactor 2, que sufrió daños en la parte inferior de su vasija de contención.

El organismo añadió que se espera que en las próximas horas se restauren algunas funciones en esa unidad, como las de algunos aparatos de medición y un sistema de ventilación que filtraría sustancias radiactivas, lo que mejoraría las condiciones de trabajo de los operarios.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, aseguró hoy que hay progresos "lentos, pero firmes" para controlar la crisis en la planta nuclear de Fukushima, donde continúan las labores para enfriar los reactores y restaurar la electricidad.

Según la agencia local Kyodo, Kan participó en una reunión del Gabinete para abordar la emergencia en Fukushima y la situación en los lugares devastados por el seísmo de 9 grados Richter que sacudió el noreste de Japón el día 11.

Aviso de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes de que la detección de contaminación radiactiva en los alimentos procedentes de las zonas más afectadas por la actual emergencia nuclear de Japón supone un problema "más grave de lo que se esperaba".

"Claramente se trata de una situación grave", declaró a Reuters desde Manila el portavoz de la oficina de la OMS para el Pacífico Occidental, Peter Cordingley. "Es más grave de lo que se pensaba en los primeros días, cuando se creía que este tipo de problemas se limitaba a un radio de entre 20 a 30 kilómetros", añadió.

Pese a que las autoridades japonesas han asegurado que no reviste problemas para la salud, la detección de radiación en vegetales, áridos, leche y agua ha afectado a los mercados de alimentos regionales.

El Gobierno ha prohibido la venta de leche fresca procedente de la prefectura de Fukushima y de espinacas producidas en otras zonas próximas. Este lunes se anunciarán nuevas restricciones alimentarias.

Según Cordingley, la OMS no tiene evidencias de que la contaminación de alimentos procedentes de la prefectura de Fukushima --donde se encuentra la planta nuclear de Fukushina-1, gravemente afectada por el terremoto y el posterior tsunami del pasado 11 de marzo-- haya afectado a otros países.

"No hemos podido establecer ninguna relación entre Fukushina-1 y las exportaciones, pero es lógico suponer que algunos productos contaminados hayan salido de la zona", admitió.

Los expertos de la OMS en Ginebra, prosiguió Cordingley, están intentando obtener las máximas informaciones posibles sobre la crisis para emitir nuevas recomendaciones a lo largo de este lunes.

Balance de v´citimas

El balance de víctimas por el terremoto de nueve grados en la escala de Richter que el 11 de marzo sacudió la costa noreste de Japón ha ascendido a 8.649 muertos y 12.877 desaparecidos, según ha informado este lunes la Agencia de Policía Nacional.

Del total de fallecidos, 5.244 pertenecen a la prefectura de Miyagi, la más afectada por el seísmo; 2.650 a la de Iwate; y 699 a la de Fukushima. Hasta el momento han sido identificados 3.550 cadáveres.

En cuanto a los desaparecidos, aunque la cifra es elevada, los equipos de rescate confían en que la mayoría de estas personas se encuentren entre los 500.000 supervivientes que continúan aislados en unos 2.300 refugios de la costa.

Estas personas están sufriendo las consecuencias del temporal de nieve que estos días azota al país, así como de la falta de alimentos, bebida y ropa, entre otros insumos básicos, recoge la televisión estatal NHK.