El coronel Muamar el Gadafi compareció hoy antes sus fieles en su complejo residencial de Bab el Aziza, al sur de la capital libia, uno de cuyos edificios fue bombardeado por la coalición internacional el pasado domingo, para asegurar que luchará hasta el final.

Gadafi, cuya última comparecencia pública fue a través de la radio estatal, aprovechó las cámaras de la televisión oficial para reiterar su intención de permanecer al frente de los destinos de Libia.

"Lucharemos hasta el final", afirmó en su breve alocución el mandatario libio, que añadió que "no nos rendiremos y les derrotaremos".

Gadafi animó a sus partidarios a la resistencia frente al aislamiento internacional y el cerco aéreo al que se ha visto sometido desde la aprobación el pasado viernes de la resolución del consejo de seguridad de Naciones Unidas que autorizó la implantación de una zona de exclusión aérea.

El coronel aseguró que los libios resistirán los bombardeos de los países de la coalición que detuvo el avance gadafista sobre la capital rebelde de Bengasi.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cree que el mandatario libio, Muamar Gadafi, podría tratar de "atrincherarse" hasta que la zona de exclusión aérea y el asalto militar internacional al país árabe lleguen a su fin.

"Gadafi podría intentar atrincherarse y esperar pese a la permanencia de la zona de exclusión aérea, pese a que sus fuerzas se hayan visto debilitadas", ha dicho Obama.

En una entrevista a la cadena CNN, el inquilino de la Casa Blanca ha subrayado este martes que el objetivo de la intervención se limita a garantizar que "el pueblo de Libia no es asaltado por su propio Ejército".

"Tengan en mente que no solo disponemos de herramientas militares para lograr la marcha de Gadafi", ha matizado Obama. El dignatario libio, que no ostenta ningún cargo oficial, lleva 41 años al frente de su país. "Hemos puesto en vigor sanciones internacionales contundentes, hemos congelado sus activos. Continuaremos aplicando un amplio abanico de (medidas de) presión sobre él", añade.

Sobre las ayudas al bando rebelde, Obama afirma que está discutiendo posibles medidas con el resto de aliados. "Creo -nuestro deseo es- que lo primero que puede pasar una vez hemos espejado el terreno es que los rebeldes sean capaces de empezar a discutir cómo se organizan, cómo articulan sus aspiraciones para el pueblo libio y crean un Gobierno legítimo", según palabras del dirigente norteamericano.