Las autoridades libias han admitido hoy su derrota en Ajdabiya, de donde se han replegado tras los bombardeos de la coalición internacional, según informó el canal Al Yazira, que citó al viceministro de Asuntos Exteriores, Khaled Kaim.

Los rebeldes libios han consolidado su posición en el estratégico enclave de Ajdabiya y avanzan en dirección al puerto de Briga, mientras que al menos dos civiles han muerto en Misrata, según informaron portavoces rebeldes.

Los revolucionarios tienen ya el control total de Ajdabiya, y ahora avanzan hacia el puerto de Brega, a unos 80 kilómetros al oeste, y cuyo control perdieron los revolucionarios hace diez días, aseguro a un grupo de periodistas el portavoz rebelde Shams Eddin.

La toma por los rebeldes libios de Ajdabiya, 160 kilómetros al sur de Trípoli, se produjo tras ocho días de contraofensiva.

No obstante, Eddim aclaró que aún quedan combatientes gadafistas en Ajdabiya y en el carretera de Brega, pero afirmó que habían capturado al comandante de las tropas leales al coronel Muamar al Gadafi, Belgazem Ganga.

Mientras, al menos dos civiles murieron hoy y otros seis resultaron heridos en Misrata, 200 kilómetros al este de Trípoli, donde "la situación es muy crítica", informó otro portavoz rebelde Mustafa Geriani en una rueda de prensa.

"Hago un llamamiento a la ONU y la comunidad internacional a que unan sus fuerzas para que hagan algo por Misrata", dijo Geriani, visiblemente preocupado.

En ese sentido, instó a que "se despeje el puerto para que los civiles puedan ser evacuados".

"La gente de Misrata está sufriendo lo inimaginable. Hay cientos de heridos que están murieron en los hospitales porque no están recibiendo tratamiento", agregó el portavoz.

Los combates prosiguen hoy en esta ciudad, donde ayer los rebeldes habían tomado el centro, pese a que las tropas del líder libio, Muamar al Gadafi, se encontraban en la calle Trípoli, una de sus principales arterias.

Fuentes de los rebeldes apuntaron ayer que el panorama en Misrata había mejorado tras los bombardeos de las fuerzas de la coalición internacional que ha impuesto una zona de exclusión aérea en Libia.