Los ataques de la coalición internacional sobre las fuerzas del líder libio, Muamar el Gadafi, que sitian desde hace una semana la ciudad de Misrata, aislada entre Trípoli y Sirte, han detenido el bombardeo que mantenían sobre la población, según informó hoy el canal árabe Al Arabiya. Mientras, los rebeldes libios se encuentran a 20 kilómetros de la ciudad de Briga, en su camino hacia el oeste del país, tras haber retomado el control esta mañana de Ajdabiya, dijo hoy a Efe su portavoz Muhammad Mergirby.

Los carros de combate, morteros y artillería gadafistas han sometido en los últimos días a un intenso bombardeo Misrata, que quedó en manos rebeldes desde el comienzo de la rebelión y es el único foco de resistencia organizada al oeste de la ciudad.

Los residentes, en sus escasas comunicaciones con el exterior, han asegurado a las cadenas por satélite árabes que la situación es desesperada por la falta de medicinas, sangre y demás elementos esenciales para atender a la gran cantidad de heridos, que se cuentan por decenas.

No obstante, también hay mucho miedo en la ciudad a que las fuerzas de Gadafi reciban apoyo con nuevos refuerzos en su acoso a la ciudad, donde según los relatos de vecinos, numerosos francotiradores de las fuerzas leales al líder libio han sido abatidos. Los médicos en Misrata que han logrado contactar con el exterior han reiterado la necesidad urgente de ayuda humanitaria.

Además, los rebeldes libios se encuentran a 20 kilómetros de la ciudad de Briga, en su camino hacia el oeste del país, tras haber retomado el control esta mañana de Ajdabiya, dijo hoy a Efe su portavoz Muhammad Mergirby.

Las fuerzas antigubernamentales retomaron hoy el control de Ajdabiya, 160 kilómetros al suroeste de Bengasi, tras ocho días de contraofensiva contra los partidarios del líder libio, Muamar el Gadafi.

Mergirby explicó que, tras la caída de Ajdabiya en sus manos, los revolucionarios están despejando el camino hacia el cercano enclave petrolero de Briga, aunque "no se están registrando enfrentamientos".

Briqa es un importante enclave petrolero que está situado a unos 80 kilómetros al oeste de Ajdabiya y a unos 240 al suroeste de Bengasi, la segunda ciudad de Libia y la más importante en poder de las fuerzas de la oposición.