Varias personas secuestraron hoy un barco de pasajeros que cubría una ruta en el mar de Mármara, en Turquía, informó la cadena de noticias NTV.

Los hechos ocurrieron en torno a las 17.45 hora local (15.45 GMT), cuando al menos cuarto personas, de las que se desconoce la identidad y los objetivos, se apropiaron de los teléfonos móviles de los 19 pasajeros y 4 tripulantes de la embarcación.

Según fuentes de las fuerzas de seguridad citadas por la cadena de televisión, el capitán pudo comunicarse con las autoridades antes de ser "neutralizado" por los secuestradores, quienes afirmaron que portaban explosivos.

Los autores de esta acción han exigido hablar con los medios de comunicación y han asegurado que, si es así, liberarán a los pasajeros.

De acuerdo con otras fuentes, los secuestradores habrían afirmado pertenecer a las HPG, el ala militar del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización armada considerada terrorista por Turquía, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

En declaraciones a la cadena NTV, el ministro turco de Transportes, Binali Yildirim, quien canceló un viaje para participar en una mesa de crisis en Ankara, dijo que se trata de una "acción terrorista" y que los secuestradores han asegurado que son miembros del PKK, aunque por el momento no han hecho ninguna demanda.

"No hemos hablado con los terroristas. Hemos establecido una mesa de crisis en Ankara y los guardacostas están siguiendo al barco", explicó Yildirim.

La nave -el transbordador rápido "Kartepe", de propiedad municipal- cubría el trayecto entre dos localidades del golfo de Izmit, situado en la parte más occidental y estrecha (10 kilómetros) del mar de Mármara.

En la zona hay una base naval de las Fuerzas Armadas turcas, por lo que tres barcos de la guardia costera fueron rápidamente movilizados y, con el apoyo de un helicóptero, siguieron a la embarcación secuestrada, aunque sin que hubiera contacto visual para evitar reacciones imprevistas de los secuestradores, indicó la NTV.

Fuentes militares citadas por la cadena señalaron que no creen que sea necesario un asalto militar al barco.

Conforme a los datos ofrecidos por el ministro turco, a la nave sólo le queda fuel suficiente para cubrir entre 100 y 120 millas náuticas, por lo que le resultaría muy difícil salir del mar de Mármara, aunque sí podría llegar a Estambul.

En este mar se halla la isla de Imrali, donde cumple cadena perpetua el líder histórico del PKK, Abdullah Öcalan.

El barco, por el momento, no ha seguido una ruta fija, dirigiéndose primero al oeste, luego al noroeste y posteriormente al sudoeste.

"No hay un rumbo fijo, van haciendo zig-zag", indicó Yildirim.

Varias líneas de transbordadores en el mar de Mármara han sido canceladas, debido a este suceso.