Al menos 16 supuestos insurgentes murieron en un nuevo ataque con misiles de un avión no tripulado estadounidense en una región tribal paquistaní fronteriza con Afganistán, informaron fuentes oficiales.

El bombardeo tuvo lugar en la demarcación de Waziristán del Sur, uno de los principales bastiones de redes yihadistas y de facciones talibanes paquistaníes.

Según fuentes oficiales citadas por la cadena de televisión Khyber, 16 insurgentes perdieron la vida y cuatro resultaron heridos en este ataque con 14 misiles, dirigido contra dos refugios talibanes y registrado en la zona de Janatha.

El bombardeo tenía como objetivo golpear escondites del cabecilla talibán Mehiz Khan Mehsud, según Khyber.

Ayer murieron al menos cinco personas en otro de estos ataques de aviones teledirigidos, en este caso en la región tribal vecina de Waziristán del Norte, la más castigada por los misiles de Estados Unidos.

Washington está intentando desmantelar con estos bombardeos a las facciones talibanes que planean ataques desde Pakistán a sus tropas desplegadas en Afganistán, sin renunciar al diálogo con aquellos grupos que estén dispuestos a deponer las armas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hecho una firme apuesta por el programa de 'drones' como una herramienta para liquidar a cabecillas de redes islamistas violentas.