El fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, contactó hoy con las autoridades libias para garantizar "una solución acorde a la ley" para Saif al Islam al Gadafi, que fue detenido hoy en Libia por una brigada de milicianos, según dijo a Efe una portavoz del tribunal.

"Estamos coordinándonos con el ministerio de Justicia libio para asegurarnos de que cualquier solución para Saif al Islam sea acorde con la ley", dijo en declaraciones telefónicas Florence Olara, la portavoz del fiscal general del tribunal con sede en La Haya.

Libia tiene la "obligación" de entregarlo a La Haya en base al Derecho internacional, según dijo el portavoz de la secretaría de la CPI, Fadi el Abdallah, en declaraciones recogidas por la agencia holandesa ANP.

El pasado día 9, el fiscal general precisó que si las autoridades libias "abrieran una investigación contra Saif al Islam por los mismos crímenes" de los que le acusa la CPI, la última palabra sobre dónde juzgarle la tendrían los jueces de la Corte.

En ese caso, las autoridades libias tendrían que retar la competencia de la CPI para juzgar al hijo de Gadafi y los jueces se pronunciarían a favor o en contra de esa moción.

La CPI reclama al hijo del dictador para juzgarle por presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos a partir del pasado febrero en Libia durante las revueltas de insurgentes.

Saif, llamado a suceder al fallecido coronel Muamar al Gadafi al frente del régimen que su padre creó y dirigió durante 42 años, fue detenido en la región de Obari, a 800 kilómetros al sur de Trípoli.

Según el jefe del consejo militar de Zintan, Bashir al Talib, Al Islam "se encuentra en buen estado de salud" y fue detenido junto a otros dos acompañantes.

El ministro de Justicia y de Derechos Humanos interino, Mohamed al Alagui, ha asegurado hoy al canal Al Yazira que será juzgado en Libia.

"Saif al Islam Gadafi será presentado ante un tribunal libio y será juzgado en un proceso conforme a las normas jurídicas internacionales", dijo el responsable libio.

Su captura tiene lugar casi un mes después de la detención y la muerte de su padre Muamar al Gadafi y su hermano Mutasim en la ciudad de Sirte el pasado 20 de octubre