Yemen celebrará elecciones presidenciales el próximo 21 de febrero y bajo observación de una comisión independiente, según decretó este sábado el vicepresidente Abed Rabbo Mansur Hadi, informó la agencia de noticias estatal.

El presidente en funciones desde 1978, Ali Abdullah Saleh, se declaró dispuesto el miércoles tras meses de protestas a abandonar el poder. Saleh seguirá como "presidente honorario" de Yemen 90 días más y cederá el poder a Hadi y a un gobierno de transición aún en formación. Luego será elegido un nuevo presidente.

El acuerdo contempla que el presidente y su familia no serán juzgados. En protesta por este acuerdo, decenas de miles de personas salieron a las calles el viernes en Yemen. Los manifestantes quieren que Saleh sea procesado por la represión de las acciones de protesta de los últimos meses.