Al menos diez personas han muerto y 25 han resultado heridas este jueves por la explosión de un coche bomba en un mercadillo de la ciudad iraquí de Jalis, ubicada unos 80 kilómetros al noreste de Bagdad, según han informado fuentes médicas y de seguridad a Reuters.

"Los testigos dicen que había un coche aparcado en el mercadillo que ha explotado y ha dejado diez muertos", ha indicado el policía Alí al Temini. Las autoridades locales han impuesto inmediatamente un toque de queda.

Jalis, cercana al campamento de Ashraf, es uno de los bastiones del grupo terrorista Muyahidines del Pueblo de Irán (MEK, por sus siglas en inglés), que en 1987 se estableció en Irak con la ayuda del entonces presidente Sadam Hussein.

El ataque coincide con la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Irak para diseñar la próxima etapa de las relaciones bilaterales, ante la inminente retirada de las 13.000 tropas que Washington todavía mantiene en el país, ocho años después de la invasión.