Al menos quince personas murieron hoy, entre ellas ocho miembros de la misma familia, y 24 resultaron heridas en atentados separados en la provincia oriental iraquí de Diyala, informó una fuente policial a Efe.

El ataque más mortífero ocurrió en el pueblo de Al Yil, 20 kilómetros al sur de Baquba, capital de la provincia, donde ocho personas fallecieron y otras cuatro resultaron heridas, todas de la misma familia, después de que un grupo armado irrumpiera al amanecer en las viviendas de dos hermanos.

El otro atentado causó siete muertos y veinte heridos al estallar un coche-bomba en un mercado de fruta y verdura en el norte de Baquba, 50 kilómetros al noreste de Bagdad.