Varios cientos de opositores rusos fueron detenidos hoy en la segunda jornada de protestas contra el fraude oficialista en las recientes elecciones parlamentarias al grito de "Rusia sin Putin".

Ese eslogan se ha convertido en el grito de guerra de la oposición no parlamentaria, que acusa a Rusia Unida, partido liderado por el primer ministro Vladímir Putin, de falsificar los resultados para obtener la mayoría absoluta en la Duma o Cámara baja del Parlamento ruso.

"No recuerdo nada igual. Acababa de salir con mi hija y (el opositor ex vicepresidente del Parlamento) Vladími Rizhkov del subterráneo cuando me rodearon, detuvieron y me condujeron a un automóvil policial, sin explicación alguna", aseguró tras ser detenido el dirigente opositor Borís Nemtsov, antiguo viceprimer ministro, a la agencia Interfax.

Entre los detenidos se encuentra el escritor Eduard Limónov, líder del movimiento opositor "La Otra Rusia", el que convocó la protesta no autorizada, y Serguéi Mitrojin, dirigente del partido liberal Yábloko, el quinto más votado en las legislativas.

También fue detenido Oleg Orlov, jefe de la organización de derechos humanos Memorial, y varios periodistas, según el diario digital Gazeta.ru.

Los detenidos fueron trasladados por la fuerza a furgones y autobuses policiales que abandonaron la plaza con destino a las comisarías, según las fuentes, que citan a testigos presenciales.

"Rusia sin Putin", corearon sin parar los manifestantes que se congregaron en las inmediaciones de la plaza Triumfálnaya de la capital rusa, habitual lugar de concentración de la oposición más radical al Kremlin.

El Ministerio del Interior reconoció que ha introducido tropas en Moscú, que permanecerán en la ciudad hasta el fin de la semana, cuando se anuncien los resultados definitivos de los comicios, según dijo a Gazeta.ru el jefe de prensa del ministerio, Oleg Yelnikov.

Los numerosos efectivos antidisturbios lograron impedir el acceso de los manifestantes a la plaza, donde se habían concentrado miles de miembros de organizaciones juveniles oficialistas con tambores y coreando eslóganes patrióticos, para abortar la protesta opositora.

Los manifestantes también demandaron hoy la liberación de los cientos de opositores detenidos la víspera cerca de las sedes de la Comisión Electoral Central y del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) en la plaza Lubianka, en la mayor protesta antigubernamental en años.

Entre ellos, el dirigente del movimiento opositor "Solidarnost" (Solidaridad) Iliá Yashin, y el popular bloguero Alexéi Navalni fueron condenados hoy a 15 días de arresto administrativo.

Tanto la ONG "Golos" y la emisora de radio "Eco de Moscú" como otras páginas web han denunciado miles de irregularidades cometidas durante la jornada electoral.