Un miliciano palestino de la Yihad Islámica murió y otros cuatro civiles resultaron heridos -dos de ellos de gravedad- en la madrugada de hoy en un bombardeo israelí al este de la ciudad de Gaza, según testigos y fuentes sanitarias de la franja.

Los testigos relataron que carros de combate estacionados en la zona fronteriza de la franja con el territorio israelí efectuaron al menos tres rondas de disparos contra un grupo de milicianos de la Yihad Islámica que lanzaban proyectiles de mortero contra una fuerza terrestre del Ejército de Israel cerca de la línea divisoria.

La primera ráfaga impactó en el barrio Zeitún del este de la capital de la franja e hirió a una persona, precisaron los testigos, los cuales añadieron que, cuando los milicianos continuaron disparando los proyectiles contra la fuerza israelí, los tanques bombardearon otras dos ocasiones.

Vecinos de Gaza declararon que sobre la medianoche escucharon varias explosiones tras los disparos de los tanques israelíes, así como el sonido de ambulancias que llegaron al lugar de los impactos y evacuaron a varios heridos al principal hospital de Gaza, Shifa.

El portavoz del servicio de urgencias del Ministerio de Sanidad en Gaza, Adham Abu Selmiya, anunció poco después a los medios que un palestino de 22 años murió y otras cuatro personas fueron heridas, dos de ellas de gravedad, por los bombardeos de tanques.

Por su parte, el Ejército israelí indicó en un comunicado que aparatos de la Aviación militar dispararon contra "dos escuadrones de terroristas" que se disponían a lanzar cohetes contra soldados israelíes desde sendas localizaciones en el extremo norte de la franja.

En una nota, la Portavocía Militar aseguró haber identificado exitosamente los dos impactos y evitado los disparos de proyectiles.

Una vez más Israel responsabilizó al Gobierno del grupo islamista Hamás de cualquier actividad ofensiva procedente del territorio que mantiene bajo su control.

En las últimas semanas predominaba una relativa calma en Gaza y el sur de Israel después de un repunte puntual de la violencia el mes pasado, que concluyó tras un enésimo alto el fuego alcanzado gracias a la mediación de Egipto.