La muerte de un bebé de 17 meses ha elevado a cinco el número de personas asesinadas este martes por un hombre que, armado con granadas y un fusil, sembró el pánico en el centro de la ciudad valona de Lieja, según un nuevo balance oficial hecho público en torno a las 23.00 horas.

El fallecimiento de este bebé se suma al de dos adolescentes de 16 y 15 años de edad y el de una mujer de 75, primeras víctimas del agresor, identificado como Nordine Amrani.

El presunto asesino lanzó varias granadas y disparó con un fusil de asalto contra quienes esperaban el autobús en distintas marquesinas de una céntrica plaza de la ciudad, en donde en esta época se instala el Mercado de Navidad, y tras el ataque se suicidó. La mayoría de los 123 heridos son jóvenes estudiantes que terminaban una jornada de exámenes.

Entre los heridos figuran varias personas en estado crítico, aunque el caso que más preocupa es el de un joven de 20 años que ha sido operado en el Centro Hospitalario Universitario de Lieja, según informa 'Le Soir'. De hecho, 'La Libre Belgique' informa ya de su muerte y de la de un bebé de 23 meses, aunque estos decesos, que elevarían a siete el número total de fallecidos, no han sido confirmados por las autoridades.